La relación entre el pecado y la mundanalidad

LaRelacionDeElPecadoConLaMundanalidad-Banner

En el post anterior estuvimos hablando de cómo entender la mundanalidad a la luz de lo que la palabra revela. La conclusión a la que llegamos es que un comportamiento mundano es aquel que se conforma a los patrones del mundo, y por tanto viola el estándar de Dios. Esto va mucho más allá de los comportamiento extremos a los que regularmente nos referimos cuando pensamos en algo mundano. En este sentido, las principales causas de la mundanalidad pudieran ser resumidas en tres: a) ignorancia de la palabra de Dios; b) falta de discernimiento y c) una incorrecta percepción de lo que es el pecado. Nosotros no entendemos correctamente lo que es el pecado, y por tanto no diferenciamos correctamente lo que es pecaminoso de lo que es santo.

Entender lo que es la mundanalidad sin definir lo que es el pecado es una imposibilidad. En el griego del Nuevo Testamento, hay dos vocablos principales que son traducidos a nuestro idioma como “pecado” . El primer vocablo eshamartia (άμαρτία), que implica errar al blanco. La segunda palabra esparabasis (παράβασις), que implica traspasar una línea. Con estas dos definiciones yo puedo entender que al pecar traspasamos la línea que Dios ha establecido, para que yo viva dentro de ese límite. Cada acción pecaminosa significa, a la luz de lo visto, que no he “dado en el blanco”. En otras palabras, cada vez que yo no vivo a la altura que Dios ha señalado para el cristiano, entonces estoy errando al blanco y por tanto pecando.

Otra manera de cómo entender lo que es pecaminoso para mí es esta definición de Susana Wesley, que yo creo que es una de las mejores definiciones de pecado que yo haya podido entender. Su definición es esta: “Pecado es cualquier cosa que debilite tu razonamiento, altere la sensibilidad de tu conciencia, oscurezca tu apreciación de Dios, o te quite la pasión por las cosas espirituales. En pocas palabras, cualquier cosa que aumente el poder o la autoridad de la carne sobre tu espíritu… eso para ti se convierte en pecado, independientemente de cuan bueno sea en sí mismo”.

Podemos ver claramente que hay cosas que para mí son pecaminosas, y quizás hasta altamente pecaminosas, que en algunos casos para el otro no lo es. Yo no creo que pudiéramos establecer eso como un patrón, porque creo que en la palabra de Dios queda muy claro que aquello que es pecaminoso para uno es pecaminoso para el otro. Pero en aquellas áreas grises donde tenemos dificultad de diferenciar lo que es pecaminoso de lo que no lo es, creo que Susana Wesley ha dado en el blanco. Nota como al final de su definición ella nos deja ver que cualquier cosa que aumenta la autoridad de la carne sobre mi espíritu, eso se convierte para mí en algo pecaminoso, independientemente de cuán buen eso pudiera ser en sí mismo. El problema es que eso que pudiera ser bueno en sí mismo, cuando es usado por mi carne de una manera que debilita mi espíritu y que me lleva a pecar, en sí ya se convirtió en algo que es eminentemente pecaminoso. El uso de ciertos medicamentos tranquilizantes pudiera ser necesarios en algunos casos médicos, y sin embargo su mal uso o abuso ya pasaría a ser algo pecaminoso. Las relaciones sexuales dentro del matrimonio son lícitas de acuerdo a la palabra de Dios. Pero es posible hacer uso de esa bendición de Dios de una forma pecaminosa, como cuando no se tiene en cuanto la dignidad de la pareja, o cuando la frecuencia es demandada de una manera que el “sexo” para ser más una adicción que algo sano otorgado por Dios.

Creo que a la hora de determinar si algo es mundano o no, debiéramos preguntarnos si es algo bíblico. Claramente Isaías 8:20 nos deja ver cuál debe ser la reacción del cristiano cuando ese estándar está siendo comprometido, o cuando él no tiene claro cuál es la norma que debe seguir. El texto dice “A la ley y al testimonio” y luego agrega, “si no hablan conforme a esta palabra es porque no hay para ellos amanecer”. Creo que Isaías nos está dejando ver, en un momento donde el pueblo judío estaba comprometiendo el estándar de Dios, que tenían que regresar a la ley de Dios. Que aquellos que no vivan conforme a ese mandato de Dios no tendrían amanecer, no tendrían mañana ni esperanza. Finalmente podemos tener una mejor idea si al dudar nos preguntamos de qué manera esto pudiera reflejar la gloria de Dios atendiendo a 1 Corintios 10:31que dice: “Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”.

2 comentarios

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *