Inicio Hasta los confines de la tierra El reino de las tinieblas se opone al reino de la luz

El reino de las tinieblas se opone al reino de la luz

1584
0

Pasaje Bíblico: Hechos 13:1-12

Compartir

Este domingo, el pastor Miguel Núñez continuó la serie “Hasta los confines de la tierra” con el sermón “El reino de las tinieblas se opone al reino de la luz” basado en Hechos 13:1-12.

Cuando escudriñamos la palabra de Dios, descubrimos que la teología o la revelación de Dios en Su palabra, ha sido progresiva a lo largo de la historia redentora. Poco a poco, Dios nos fue dando cada vez más conocimiento y más entendimiento de aquellas cosas que hoy se encuentran todas agrupadas en un solo libro que llamamos la biblia. De esas cosas reveladas, yo diría que una de las doctrinas más tempranamente reveladas y más claramente discernibles es el hecho de que el reino de las tinieblas continuamente se ha opuesto y continúa oponiéndose al reino de la luz.

Si abrimos la Biblia, apenas en Génesis 3 nos encontramos con Satanás personalmente oponiéndose al plan de Dios; el reino de la luz apenas había sido inaugurado en la tierra cuando Satanás lo penetró y trajo maldiciones convirtiéndolo en un mundo de tinieblas tan densas y extensas que llegaron a penetrar hasta la mente y el corazón del hombre que quedó en oscuridad espiritual. Cuando avanzas y comienzas a ver la historia del pueblo de Israel, vemos que desde muy temprano surgen los falsos profetas con falsas enseñanzas y aquí vemos el mismo mecanismo de oposición; el uso de seres humanos, llamados maestros y profetas que traen enseñanzas falsas para desviar al pueblo de Dios de su camino. Y cuando llegamos a los evangelios, nos encontramos a Jesús librando una batalla cuerpo a cuerpo quien trata de distorsionar las escrituras para desviar a Jesús del camino que Él tenía atrasado por parte del Padre.

La mayor parte de esta batalla no se libra vía demonios, sino vía mentiras programadas a través de personas que usan el nombre de Jesús para ocultar el camino de la verdad. En Hechos 13:1-12 vemos esta oposición claramente. La iglesia de Antioquía estaba comenzando a tomar preponderancia sobre la iglesia de Jerusalén, dando origen al movimiento misionero. Pero esta iglesia no se involucra en la gran comisión hasta que Dios la hace crecer y madurar. Fue una iglesia grandemente bendecida; para este tiempo ya tenía profetas y maestros. Se nos mencionan cinco nombres distintos, lo cual nos habla de la riqueza de dones y talentos: Bernabé, Simeón llamado Níger, Lucio de Cirene, Manaén, y Saulo o Pablo. La iglesia había comenzado a orar y ayunar y mientras oraban (Hebreos 13:2), el Espíritu Santo dijo apartadme a Bernabé y Saulo para la evangelización de los gentiles. Fueron obedientes y volvieron a orar y ayunar, les impusieron las manos y los despidieron.

El movimiento comenzó por medio del Espíritu apartando a Bernabé y Saulo y tendría que continuar hasta llegar a su final bajo la unción del mismo Espíritu (Hebreos 13:4). Bernabé era un hombre lleno del Espíritu, Pablo era un hombre lleno del Espíritu y ambos fueron apartados y enviados por medio del Espíritu. Nosotros podemos ordenar y enviar misioneros, pero no tenemos poder; si el Espíritu de Dios no unge a la persona para la misión, estamos enviando a los obreros a recoger la mies con una predicción de fracaso.

Descendieron a Seleucia, un puerto de mar a unas 16 millas de Antioquía, y de ahí navegaron hasta Chipre. Una vez en la isla, llegaron a Salamina y allí comenzaron a predicar el mensaje del evangelio en las sinagogas de los judíos. Tenía sentido porque los judíos eran los que conocían el Antiguo Testamento y sería fácil mostrar qué Jesús cumplía las promesas. Parece que en las sinagogas no encontraron oposición, pero no podemos olvidar que Satanás crea oposición o a la entrada o a la salida. Los problemas comienzan al llagar a Pafos donde se encuentran con dos personajes: un cierto mago y falso profeta, de origen judío, llamado Barjesús (Hebreos 13:6) y el procónsul de la isla, Sergio Paulo, un varón prudente. El mago estaba con el procónsul ya que era una persona de influencia. De alguna manera, Dios movió el corazón del procónsul: él deseaba oír la palabra de Dios así que llamó a Bernabé y a Saulo.

Bernabé y Saulo estaban llevando a cabo la evangelización, pero no sin oposición. Hebreos 13:8 dice, “Pero les resistía Elimas, el mago (pues así se traduce su nombre), procurando apartar de la fe al procónsul.” Bernabé y Pablo eran representantes del reino de la luz y el mago era un representante del reino de las tinieblas. Estos dos enviados de Dios estaban tratando de hacer brillar la luz del evangelio en medio de la oscuridad de la magia y la brujería. Barjesús resistía la evangelización, quizás contradiciendo lo que Pablo anunciaba con la meta de apartar al procónsul de la fe. La resistencia del mago no era física, sino de ideas contrarias. Es muy posible que el procónsul le proporcionara al mago beneficios económicos, pero quien estaba detrás del mago era Satanás a quien no le interesaban los beneficios económicos, sino que el procónsul no conozca la verdad.

Otra forma muy usada por Satanás para ganar acceso a nuestra mente es vía los sistemas seculares que abundan a nuestro alrededor como una educación que enseña que Dios no creó al hombre o legislaciones que favorecen el aborto y el matrimonio homosexual. Él gana acceso a nuestra mente a través sistemas de comunicación tales como la TV y el Internet, no porque estos sistemas sean pecaminosos en sí, sino porque es a través de estos sistemas que él puede ofrecernos una amplia gama de mentiras para hacernos caer (1 Timoteo 4:1).

Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando en él los ojos, dijo: !Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?” (Hebreos 13:9-10). La llenura del Espíritu le dio a Pablo el discernimiento para ver lo que este hombre era y le dio la valentía para fijar sus ojos en este hombre. Bernabé y Pablo eran hombres llenos del Espíritu de Dios; pero eso no impidió que Satanás tratará de engañarlos. La iglesia de Antioquía que los había enviado era una iglesia llena del Espíritu que seguro estaba orando por sus dos misioneros; pero eso no evitó que Satanás se opusiera a ellos.

Ahora, pues, he aquí la mano del Señor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo. E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano.” (Hebreos 13:11). El mago era un hombre ciego espiritualmente hablando; pero ahora como resultado de su juicio ha quedado ciego físicamente. Sabemos que los planes de Dios no fueron estorbados (Hebreos 13:12); El procónsul no quedó maravillado de los poderes de Bernabé y Pablo, sino de la doctrina del Señor.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.