Inicio Artículos Viviendo la soltería con propósito

Viviendo la soltería con propósito

1447
0
Compartir

¿Has escuchado la frase “Camarón que se duerme se lo lleva la corriente”?  Habla de lo trágico que puede ser el descuido para lograr una meta. Yo siempre la escuché de mi abuela y de alguna forma, en mi mente la relacionaba con la parábola de las 10 vírgenes, en la cual nuestro Señor Jesucristo nos advirtió de manera especial sobre la diferencia de esperar su segunda venida con propósito o con descuido y dejadez. Y esta espera del Señor la podemos vivir en las diferentes etapas de nuestras vidas. Cada etapa de la vida de la mujer presenta sus propios desafíos y retos frente a las distracciones, obstáculos y amenazas que buscaran desenfocarnos del Señor y/o debilitarnos o “dormirnos en la espera”.  Hoy nos concentraremos en la etapa de la soltería.  

La soltería es una etapa transitoria en la mayoría de los casos- en la vida de las mujeres. Generalmente se da en la juventud temprana y a veces en la madurez y/o vejez, producto de viudez o divorcio. En la historia de la humanidad sólo existió una mujer que nunca fue soltera: Eva. Todas las demás han pasado por ahí por breve tiempo o durante toda su vida.  

Como cristianas, ya sea solteras o casadas, todas tenemos un propósito principal en nuestras vidas: Glorificar a Dios. Lo que varía entre unas y otras es la forma de hacerlo. Como solteras el primer punto de partida para glorificar a Dios es vivir nuestra soltería con la actitud correcta.  

Actitud en la Soltería: 

  1. Confiada en la soberanía de Dios 

Nuestro Padre es soberano y ha escrito el guion de nuestras vidas con gran amor y cuidado. No depende de nosotras sino de Él. Nosotras sólo somos actrices siguiendo el libreto que nos fue dado.  

Salmos 139:16/ Hechos 17:26-28: Dios ha determinado nuestro tiempo de vida con cada etapa y aún dónde viviremos  

Efesios 2:10: Entender este versículo cambió mi vida para siempre.  Nos enseña que el Señor ha determinado ciertas obras para cada una de nosotras para que nos ocupemos de ellas. Esto incluye tu soltería, qué tiempo estarás soltera, cuáles obras puedes hacer como soltera, cuál esposo te tocará -no puede ser cualquier cristiano, sino el que Dios tiene para ti, porque tu entras en sus obras y ya tus obras fueron determinadas por Dios-; o ningún esposo si es que Dios ha determinado obras en las que caminarás sola. Si vas tras otras obras o relaciones vas a perder el tiempo y salir con heridas. Siempre es una pérdida de tiempo ir tras nuestros propios deseos sin buscar la dirección del Señor. 

  1. Rendición a Su voluntad 

Una cosa es saber que Dios es soberano y otra muy distinta es rendirnos de corazón a esa soberanía. Cuando lo hacemos somos libres para seguir el plan de Dios y para recibir de El lo que tiene para darnos. Salmos 143:10 Busca la voluntad de Dios para ti en esta etapa y resuelve en tu corazón obedecerla y dedicarte a ella.  

  1. Enfoque en Dios  

Un corazón rendido es el primer paso pero le sigue una mente enfocada. Ese enfoque debe estar en el Señor, Sus propósitos y voluntad. Si no cultivamos una mente enfocada pronto el corazón se rebelará buscando su propio camino. Filipenses 4: 8// Hebreos 12:2 La mente de la soltera debe meditar y aferrarse a la verdad, porque el enemigo intentará llenarla de mentiras. También enfrentará muchas distracciones para hacerla enfocarse en su soledad, en sus necesidades y de esta manera no cumplir con el propósito de Dios para ella.  

  1. Dependencia de Dios 

Un indicativo de cuanto estamos dependiendo de Dios es nuestra vida de oración. No sólo qué tanto oramos sino por qué oramos. Debemos orar por todo y siempre. Un hábito que debemos cultivar es no tomar ninguna decisión sin orar. 1 Tesalonicenses 5:17/ Filipenses 4:6 

El alma en reposo, el corazón rendido, la mente enfocada y la voluntad sometida en dependencia, es el conjunto de virtudes que conforman la actitud correcta de una soltera. Entonces ya con la actitud correcta podemos pasar a seguir los mandatos específicos para las solteras, así como los principios para vivir nuestra soltería con propósito y pasión para Dios: 

Mandatos: 

1) Ocuparse en Agradar a Dios: 

Y la mujer que no está casada y la doncella se preocupan por las cosas del Señor, para ser santas tanto en cuerpo como en espíritu… 1Corintios 7:25 Este es un tiempo para desarrollar al máximo nuestra relación con Dios. Para cultivar la intimidad con Él y para servirle. Para serles útiles y hacer cosas para el Reino. Desarrolla tus tiempos con Dios, tu alabanza, adoración, lectura y estudio de la Palabra, servicio en la iglesia, en obras de caridad, Etc.  

2) Aprovechar el tiempo: 

Este mandato no sólo es para las solteras pero es fundamental si queremos vivir una vida para Dios y sacarle el jugo a este tiempo de soltería. Efesios 5:16 y Colosenses 4:5 La soltera goza de algo que no tiene la casada: más tiempo. Como vimos en el mandato anterior este tiempo es para emplearlo en Dios y en cosas que le agraden. Quizás este sea el tiempo de hacer misiones de corta duración: un viaje misionero por ejemplo. Quizás sea el tiempo de desarrollar un proyecto; de hacer una maestría, de irte fuera por un tiempo; desarróllate como persona, aprende nuevas habilidades, aprender a administrar el dinero y el tiempo de forma sabia.  

3) Prepararse para el matrimonio 

Como dijimos anteriormente lo normal es que las mujeres se casen, la excepción es que no lo hagan. La mayoría de ustedes se casarán, entonces la soltería es el tiempo ideal para preparase para el matrimonio. Y en caso de que el Señor no tenga el matrimonio para ti como quiera este conocimiento te es útil para tus relaciones en general. Nosotras nos preparamos varios años en la universidad para ejercer una carrera y sin embargo no nos preparamos para el matrimonio. No sólo que es conveniente prepararse sino que es un mandato del Señor también… 

Tito 2:3-5 Si se les manda a las ancianas que enseñen a las jóvenes, por deducción se les manda a las jóvenes que aprendan de las ancianas. Si hay alguien que enseña, debe haber alguien que aprenda.  

Aquí tienes ejemplos de solteras de la Biblia y cómo aprovecharon su soltería para seguir los mandatos del Señor: 

Ayudar y servir a la familia – Miriam, hermana de Moisés (Éxodo 2:1-10)

Ama primero tu familia para que puedas amar a tu propia familia.  

Confianza, rendición y dependencia de Dios. – Rebeca (Génesis 24) 

Rebeca se depositó totalmente en las manos de Dios.  

Prepararse para el Matrimonio – Ester  (libro de Ester) 

Prepárate para el matrimonio en todas las áreas.  

Desarrollarse económicamente  Rut (libro de Rut)

Desarrolla tu carrera y aprende a manejar tus finanzas sabiamente.  

Aprovechar oportunidades para ser Ayuda Idónea – María (Lucas 1:39-56) 

Al parecer María era servicial y buscaba oportunidades de servir a los demás. A pesar de que estaba embarazada y de que su novio la quería dejar, María se fue a ayudar a Isabel y se quedó 3 meses con ella.  

Desarrollo de Intimidad con Dios Marta y María (Lucas 10:40-42)

Estas mujeres eran solteras maduras (para esa época) vivían con su hermano Lázaro. Se empeñaron en desarrollar una amistad con Jesús y lo recibían con frecuencia en su casa. Lo invitaban a comer y demás.  

Servicio en el Reino a las mujeres que andaban con Jesús y le servían à evangelios. Es de opinión que estas mujeres eran solteras, de lo contrario sus compromisos con su familia e hijos, sobre todo en una época como la de Jesús, no lo hubieran permitido servir y viajar con el Maestro.  

Ya hemos visto la actitud correcta, los mandatos y ahora veremos algunos principios que nos ayudan como solteras a glorificar a Dios: 

  1. Busca ser pura. La voluntad de Dios para nosotras en la santidad y el vivir en pureza. En esta sociedad tan corrupta tendrás que tomar decisiones para mantener tus ojos, mente y corazón puros: cuida lo que ves, lees y escuchas.  
  1. Busca cuidar tu corazón: Algo que he visto es que muchas solteras buscan el romance, ya sea las películas, canciones, libros que leen; etc. Se sabía y no despiertes el romance hasta que llegue (Cantares 3:5) porque al llenar tu mente de esto, se te hará más difícil la espera, anhelarás el romance de una forma no sana y lo buscarás por ti misma, sin esperar en Dios.   
  1. Rodéate de amigas: una de las desventajas de la soltería es la soledad. Si no aprendes a manejarla, ella te debilitará. Somos seres relacionales, necesitas crear una red fuerte con tu familia, hermanas y amigas con las que camines.  
  1. Cuida de ti misma y tu salud. Debes aprender a cuidarte. Si no te cuidas a ti misma, ¿Cómo cuidarás de hijos y esposo? Invierte tiempo en hacer ejercicios, en actividades que beneficien tu salud. Cuida tu higiene personal y tu presentación. Ve al médico a evaluarte cada cierto tiempo, ve al odontólogo, planifica dietas saludables. Etc.  
  1. Administra bien el dinero: aprende a ahorrar, a invertir, a llevar un presupuesto. Todo esto lo necesitarás más adelante cuando formes una familia.  
  1. Administra bien tu tiempo: No seas perezosa. Trata de ser productiva, de glorificar a Dios usando los dones y talentos que te ha dado en beneficio de otros.  

En resumen debemos vivir nuestra soltería, el tiempo que nos toque de ella -ya sea por un tiempo o de por vida- con una actitud que glorifique, honre y agrade a Dios, obedeciendo sus mandatos para nosotras y siguiendo buenos principios. No es un tiempo pasivo, hay mucho por hacer y el tiempo corre.