Inicio Mujer Para la Gloria de Dios El descanso Un llamado para libertad

Un llamado para libertad

311
0
Compartir

“Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” Filipenses 4:19

Aileen: Bienvenidas a Mujer para la gloria de Dios. Les saludan quien les habla, Aileen Pagan de Salcedo y Cathy Scheraldi de Núñez.

MPLGDD es una producción del Ministerio de mujeres Ezer, de la IBI, bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría.

Les invitamos a suscribirse al canal de YouTube de Integridad y Sabiduría, darle me gusta a este video y compartirlo para que este contenido sea de edificación para muchos. El programa de hoy lo hemos titulado “Un llamado para libertad”.

Cathy: Damos gracias a Dios y a todas aquellas que nos apoyan con su sintonía y mensajes.  ¡En verdad es una bendición!

Recuerden además que tenemos otra forma más para compartir con ustedes: a través de algunas preguntas que posteamos en Instagram, para sacar mayor provecho personal al reflexionar sobre el contenido de MPLGDD.  ¡No dejen de responderlas!

Y como siempre antes de iniciar con nuestro estudio, vamos a presentarnos a nuestro Señor, oremos.

Aileen: Para los que no saben, estamos en medio de una serie sobre el descanso, basados en un estudio bíblico hecho por Priscilla Shirer, llamado Breath, o Respirar, traducido al español. No creo que este material este traducido al español todavía, pero si leen en inglés, es un estudio excelente.

La semana pasada revisamos cómo Dios instituyó el día de reposo para acercarnos a Él, además de la necesidad de romper con la esclavitud que tenemos con relación al trabajo y los afanes del día a día.  Y todo esto para formarnos cada vez más a Su imagen. El día de reposo es un día de celebración, de hacer un alto para meditar en nuestras vidas en torno a nuestro Dios!!

Y algunas de las razones por la que no guardamos el día de reposo, es porque creemos que nuestro valor ante Dios y los hombres está relacionado a nuestro nivel de productividad, y no al hecho de que somos hijas de Dios.


Le damos tanta preponderancia al trabajo, porque se nos hace difícil asimilar el hecho de que todo lo que recibimos es por gracia. De hecho, algunas personas creen que con su obrar están ayudando a Dios, ¡¡¡porque Él necesita de nosotros para cumplir con Sus planes!!!

Cathy: Aunque teológicamente sabemos que esto no es verdad, nuestra vida demuestra que no asimilamos esto. Nuestro Dios, el mismo que creó todo con Su Palabra, que abrió el mar para Su pueblo caminar en seco, que tranquilizó la tormenta, quien caminó sobre las aguas, quien hasta venció la muerte, ¿realmente necesita de nuestra ayuda?

Hay algunos que persisten en sobre invertirse en el trabajo por la competencia, o para ganar la aprobación de otros. ¡Cuando en verdad la única aprobación que necesitamos para sentirnos satisfechos es la aprobación de Dios!

También este sobre enfoque en el trabajo puede ser motivado por el orgullo, o hasta el miedo de fracasar. Y la realidad es que, en algún momento de la vida, todos fracasamos, y necesitamos aprender a crecer en medio del fracaso.

¡Esta semana queremos abundar sobre la mentalidad de esclavitud vs. la mentalidad hecha libre por medio de Cristo!

Aileen: Para empezar, podemos establecer que la mentalidad de esclavitud es limitada y cimentada en la escasez. Mientras que la mentalidad en libertad es una de abundancia. La mentalidad de escasez es de acaparamiento ególatra, mientras que la mentalidad de abundancia es dadivosa. Vivimos en una de las épocas de mayor abundancia y comodidades en todos los sentidos.  Sin embargo, persistimos en vivir con miedo al futuro, acumulando todo solo para el disfrute personal, por si acaso sucede algo!  Continuamente olvidamos que “Dios proveerá para todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:19) La pregunta para nosotras es ¿qué tanto creemos esta verdad?

Cathy: Ouch, ¡vivimos en un mundo que nos enseña y motiva a acumular bienes para prepararnos para el futuro!

Aileen: Y aunque no hay nada de malo en prepararnos para el futuro, la pregunta es si estamos siendo avaros? Así como los judíos hicieron en el desierto, queriendo acaparar más de lo necesario!

Cathy: Y para mostrar lo que los judíos hicieron, leamos Éxodo 16:4-5: “Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: He aquí, haré llover pan del cielo para vosotros; y el pueblo saldrá y recogerá diariamente la porción de cada día, para ponerlos a prueba si andan o no en mi ley. Y sucederá que, en el sexto día, cuando preparen lo que traigan, la porción será el doble de lo que recogen diariamente.” Y sucedió entonces que “No obedecieron a Moisés, y algunos dejaron parte del maná para la mañana siguiente, pero crio gusanos y se pudrió; y Moisés se enojo con ellos” (Éxodo 16:20).

Aileen: De nuevo, ¡ouch!

Cathy: Sabemos en nuestras mentes que Dios es el dueño de todo, sin embargo, nos desenfocamos e ignoramos esta verdad.  Además de que nos olvidamos de que en todo momento Dios nos está oyendo, ¡y nuestra avaricia pone en evidencia nuestra falta de fe en Dios mismo!

Aileen: Hay tanta verdad en esto. Decimos que Dios está en control de todo, que Él es quien está orquestando todo. Sin embargo, cuando las cosas no ocurren según nuestros planes, comenzamos a quejarnos de las circunstancias, en vez de buscar lo que Dios quiere enseñarnos. Entendemos la doctrina, ¡¡pero continuamente fallamos en la aplicación de esta a nuestras vidas!!

Los judíos entonces comenzaron a recoger su alimento todos los días, aquellos que había recogido mucho no le sobró, ni les faltó a los que habían recogido poco. Y como vimos ya, Moisés les advirtió de que nadie debía dejar nada para la mañana siguiente, pero…

Cathy: Como mencionamos, ¡algunos desobedecieron y otros no!

Aileen: Precisamente, ¡¡¡al igual que hacemos nosotras hoy, en un afán de acumular tesoros en esta tierra!!! Y, ¿qué ocurrió con la sobra?

Cathy: Como leímos en Éxodo 16:20, ¡todo amaneció podrido con gusanos!

Aileen: Imagínense el mal olor que debió rodear a los judíos, ¡¡aun cuando estaban en medio del desierto!!

Cathy: Así es, ¡un hedor probablemente horrible, que a la vez delataba a aquellos que habían sido desobedientes! Y a parte de la avaricia y falta de fe, ¿por qué otras razones creen que las personas desobedientes guardaron para el día siguiente? 

Aileen: Porque persistía en estos una mente de esclavitud todavía. Como hablamos la semana pasada, dada su condición de esclavos, estos nunca habían tenido un día de reposo. Además de que no sabemos cuánta comida los egipcios le daban cada día.  Y no me sorprendería que hubieran días cuando los judíos no recibieran suficiente alimento, y se acostaran con hambre. ¡¡O sea que su miedo a pasar hambre era fundado!  ¡¡Hasta este punto, habían pasado 400 años en esclavitud donde no podían confiar en sus amos egipcios!!

Por otro lado, recordemos también que los judíos están en el desierto, en donde no había un huerto en donde pudieran cultivar alimentos. ¡Ellos necesitaban confiar 100% en Dios! Y para esto debían cambiar su cosmovisión de ser esclavos, a ser hijos del Dios Todopoderoso y amoroso. ¡¡Y en aquel tiempo estaban aprendiendo una nueva dimensión de Su asombroso Dios!!

Cathy: Aunque los judíos acaban de ver cómo Dios les protegió de todas las plagas que sufrieron los egipcios, sin embargo, aun necesitaban asimilar que su valor ya no estaba dado por su productividad como esclavo.  En el desierto ellos no podían producir nada, sino que dependían totalmente de Dios. Esto conllevaba un cambio de mente total, que abarcaba diferentes frentes en su cosmovisión.

Aunque acaban de experimentar la soberana protección de Dios, sin embargo, especulo que, todavía pensaban que podían perder esta protección en cualquier momento. Y dado los cientos de años de vivir en esclavitud, ¡habían desarrollado un modo de sobrevivencia enfocados en sí mismos y no en Dios!

Sobre todo, al estar imposibilitados de guardar el día de reposo, dada su condición de esclavos, estas generaciones de judíos no tuvieron una apreciación por el límite al trabajo versus el Sabbat.  Por tanto, prevalecía en estos más la iniciativa de conservar, acumular y producir en todo tiempo! En esencia, ¡los dones de Yahweh se volvieron más importantes para ellos que el mismo Dios Yahweh!

Aileen: Aunque la mayoría de nosotras nunca hemos sido esclavas físicamente, de alguna forma si hemos sido esclavas espiritualmente. Crecemos adoptando muchos paradigmas esclavizantes, que promueve el mundo.  Tenemos que cambiar nuestra cosmovisión para poder vivir en la libertad que Jesús ganó para nosotras en la cruz.

Y como hablamos la semana pasada, para disfrutar esta libertad, necesitamos establecer límites en todo lo que hacemos. El descanso del sábado es una oportunidad que Dios ha establecido para que separado de los trajines del diario vivir, Su pueblo pueda concentrarse en alabar y adorar Su carácter, Su poder y Su obrar.

Y en la forma en que Dios dispuso la provisión del Mana, era  obvio el énfasis en la lección que Dios les estaba enseñando porque en el sexto día, cuando recogían el maná, estos encontraban que tenían una doble porción que no se podría ni se llenaba de gusanos!

¿Hacían estos algo diferente en la colección del maná? No, la única diferencia fue su obediencia. Dios estaba demostrándoles Su fidelidad, Su poder sobre la creación, y que Él proveería para ellos aun cuando no trabajaran para obtener la comida. Él les estaba proveyendo simplemente por amor hacia ellos!

Cathy: Justo antes de entrar en la tierra prometida El Señor les dio la constitución del país, los 10 mandamientos. Pero antes de, El Señor hizo un pacto con su pueblo en Horeb, y el Señor les mandó a cuidar y guardar su alma con diligencia, para que no olvidaran las cosas que sus ojos habían visto, y no  apartaran de su corazón todos los días de su vida;” (Deuteronomio 4:9).  Y esto lo enfatizo también en Deuteronomio 5:6 al ordenarles no olvidar de dónde venían, “Yo soy el SEÑOR tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre.” Obviamente, para el Señor era importante que estos recordaran de dónde Dios les había sacado. Y uno pudiera preguntarse, ¿por qué?

Aileen: Creo que esto es así porque tenemos la tendencia a sentirnos que merecemos todo lo que tenemos. Y el ejercicio de recordar a dónde estábamos antes, y evaluar a dónde estamos ahora, nos ayuda a apreciar más lo que Dios ha hecho en nuestras vidas, ¡en pos de nuestra santidad y para la gloria de Su nombre!

La libertad no es un hecho que podemos dar por sentado, sino que esta es un regalo de Dios. Al recordar cómo nos sentimos cuando estábamos en  esclavitud, como éramos tratados, y las restricciones que tuvimos, tendremos una mayor gratitud por la libertad que hoy gozamos. Y cuando aceptamos que esta es un regalo inmerecido de Dios, aprendemos un poquito más del carácter de nuestro buen Señor.

Es importante que continuamente pausemos en nuestras vidas, para evaluarnos y poder así reconocer mejor los atributos de Dios, lo que Él ya ha hecho, y nos promete hacer por nosotros. Por eso El instituyó este día de Sabbat o día de descanso.

Al venir a Cristo, el Espíritu Santo vino a morar en nosotras y ser nuestro ayudador, quien nos capacite para poder cambiar nuestra forma de pensar y renovar nuestra mente con la verdad de Dios. Dios nos recuerda a través de Pablo en Romanos 12:2, “no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.”

Cathy: Los judíos no tuvieron esta morada del Espíritu para ayudarles a cambiar.  Sin embargo, al examinar los eventos de sus vidas, y el trato tan directo de Dios para con Su pueblo, el carácter de Dios se hacía evidente a estos. Y esto no es diferente con nosotras, por eso el detenernos a pasar tiempo buscando una mayor intimidad con Dios, nos ayuda a ver los detalles de Su orquestación en nuestras vidas.

La autora de este estudio sobre el descanso, Priscila Shirer, hace un excelente contraste entre 6 formas diferentes de pensamiento, desde una perspectiva de esclavitud, y una de libertad. Los esclavos son acaparadores, mientras que los de un pensamiento libre son generosos. Los de pensamientos de esclavos viven con temor, mientras que los que viven libres viven amorosamente. Los esclavos viven con los puños cerrando buscando preservar para sí mismo todo, mientras que los  que tienen un pensamiento basado en la libertad viven con los manos abiertas siempre, dispuestos a regalar y compartir sus posesiones.

Los esclavos viven con una postura de escasez mientras que los libres viven con una postura de abundancia. Los esclavos viven con una postura de carencia, mientras que los que han asimilado la libertad de Cristo, viven con una expectativa más santa.

Aileen: Los esclavos nunca piensan que tienen suficiente, mientras que los libres entienden que lo que no tienen es porque Dios de forma generosa, y milagrosa, les dará en Su tiempo lo que mejor les convenga. Y finalmente los de pensamientos esclavos siguen afanadamente hacia adelante sin descanso. Mientras que las personas que han asimilado la libertad a la que Cristo nos llamó en la cruz, pueden vivir sin afanes, con limites voluntariamente establecido. Es increíble cómo, dependiendo de la cosmovisión que tengan las personas, estas pueden dirigir sus acciones esclavizándose más, o disfrutando de mayor libertad! Esto nos confirma el por qué es tan importante evaluar nuestra cosmovisión. Porque el problema con la cosmovisión es que esta se va desarrollando inconscientemente, y en automático.

A menos de que seamos introspectivos, y evaluemos si nuestras acciones son bíblicas o no, terminaremos haciendo lo que nuestros deseos carnales nos dicten. Nuestra inclinación natural es hacia el pecado, y de hecho hasta justificamos lo que hacemos con versículos bíblicos, cuando seguimos la letra de la ley, y no el Espíritu de esta. 

Cathy: Y, Aileen, es aún peor porque cuando nos comportamos así, no solamente que no demostramos la generosidad del Señor, sino que ni nosotros la vemos.

¡Mi deseo de acaparar todo está dado porque no confió en Dios, sino más en mí misma. Por tanto yo soy quien está en el trono de mi vida, y no Dios! 

Aileen: ¡Ouch!

Cathy: Al mismo tiempo, si preguntamos a esta misma persona que ha destronado a Dios del primer lugar de su vida ¿si confía en que Dios es capaz de proveer para todas sus necesidades? La respuesta casi en automático suele ser que sí confía en Él, y algunos hasta recitan Filipenses 4:19: “mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”.  ¡Son incapaces de darse cuenta de que con sus hechos están evidenciando que no están confiando en Él!

Mientras más nos conocemos a nosotras mismas, más nos damos cuenta de lo entenebrecida que todavía está nuestra mente, y lo engañoso que es nuestro corazón.

Aileen: Nos falta continuar transformando nuestra mente a través de las verdades de dios. La Biblia no nos llama a tan solo leer la Biblia, sino a transformarnos a través de la aplicación de lo que esta nos enseña. Y entonces esto se traducirá en un cambio de nuestra forma de vivir.

Sino nos arriesgamos y aplicamos en nuestras vidas lo que la Biblia nos enseña, entonces no desarrollaremos convicciones bíblicas firmes. Dios nos dijo claramente en Malaquías 3:10: “Traed todo el diezmo al alfolí, para que haya alimento en mi casa; y ponedme ahora a prueba en esto–dice el SEÑOR de los ejércitos–si no os abriré las ventanas del cielo, y derramaré para vosotros bendición hasta que sobreabunde.”

Ninguna de nosotras queremos vivir en la escasez, cuando a la misma vez nos deleitamos escuchando cómo el Señor proveyó para otros. Mientras vivamos con miedo a no tener suficiente, no podremos compartir lo que tenemos, aun cuando tengamos más de lo que necesitamos. Siempre persistirán en la mente pensamientos esclavizantes como “y si pierdo mi trabajo, o me da una enfermedad catastrófica, o hay guerra, etc.

Cathy: Miguel y yo tenemos unos amigos misioneros, una pareja que siempre vivió muy estrechamente, porque su vida dependía de donaciones. Y recuerdo que cuando estos llegaron a la vejez, él decía que no podían tener seguro médico o de vida, sin embargo, por la misericordia del Señor no lo necesitarían porque pasarían toda su vida sin enfermarse. Sin embargo, les sucedió en una ocasión, que tuvieron un accidente automovilístico bastante fuerte.  Y sucedió que sus donantes cubrieron sus gastos hospitalarios por completo, y con el dinero de rembolso que recibieron del seguro, pudieron comprarse su primera casa.

Y aunque esta no es la forma ideal en que uno quisiera comprar su primera casa, sin embargo, ¡ellos vieron su accidente como parte de las bendiciones del Señor!

Esta pareja glorificaron a Dios en su forma de vivir, y en testificar de lo que el Señor había hecho en sus vidas. Ellos vieron la escasez como una bendición, y una forma del Señor obrar en sus vidas. Mientras sus compañeros vivieron preocupados por tener seguro médico y de vida, esta pareja dedicó sus vidas al servir al Señor en libertad.

Aileen: A menos de que evaluemos lo que está ocurriendo en nuestras vidas a partir de una cosmovisión bíblica, nuestra tendencia natural será la de fijarnos y quejarnos de la escasez. Y no podremos ver la mano soberana del Señor protegiéndonos hasta de nosotras mismas.

Si nos aferramos a aquellas cosas que el Señor quiere que compartamos con otros, nos sucederá igual que lo que le sucedió a los judíos cuando recogieron más maná de lo que necesitaban.  Tal vez nuestras posesiones no se pudran ni llenen de gusanos,  pero seguramente nos robaran la libertad que Cristo nos ha regalado.  Por ejemplo, si el Señor te está llamando a pasar más tiempo con tu familia, y no lo haces porque estás trabajando para proveer para ellos, al final tus relaciones familiares sufrirán. El deseo de tener más siempre nos robará y nos desenfocara de lo que realmente es importante, de  lo que verdaderamente necesitamos.  Eventualmente sufriremos las consecuencias de nuestros estilos de vida pecaminosos, ¡además de que no tendremos la relación que necesitamos y anhelamos con nuestra familia, y más grave aún con el Señor!  

Cathy: Las reglas del Señor no son para inhibirnos sino para que florezcamos, para darnos una vida de abundancia, quizás no en la forma que queremos, pero SI en lo que es Dios entiende que es mejor para nosotras.

Necesitamos recordar siempre que Dios sabe mejor que nosotras lo que más conviene, aun cuando no lo entendamos porque Sus caminos y Sus pensamientos no son los nuestros. Y cuando no somos agradecidos por lo que Él ha provisto, es porque pensamos que un Dios perfecto cometió un error, a diferencia de nosotras que si sabemos mejor. Suena tonto esto, ¿no?   

Aileen: ¡Claro que sí! Sin embargo, ¡he actuado así!

Cathy: Para tener esta vida en abundancia que El Señor quiere darnos, tenemos que cambiar el “chip” de nuestras mentes, y de nuevo bíblicamente esto se llama transformar la mente.  De lo contrario cometeremos los mismos errores que los judíos en el desierto, y que produjeron que tantos murieran allí.

Aileen: Damas, el tiempo ya se nos agotó y hasta aquí podemos llegar hoy. ¡Es importante que esta semana hagamos un plan de cómo ver la mano del Señor obrando en nuestras circunstancias, para evaluar nuestros corazones y ver si estamos confiando con toda nuestra mente, corazón y fuerza en nuestro fiel y buen Dios!

No dejen de sintonizarnos en nuestro próximo programa donde comenzaremos estudiando como los propósitos de Dios nunca son frustrados.  

Cathy: Y si tienen preguntas sobre los temas que estamos tratando, peticiones de oración o una consulta puntual, pueden enviarlas a nuestra pagina [email protected].

¡Nuestra motivación ydeseo es compartir con otras hermanas en la fe lo que por gracia Dios nos ha ido revelando!

Apreciamos siempre sus oraciones para seguir llevando el mensaje del evangelio para edificación de Su pueblo, necesitamos que oren por el programa Mujer Para la Gloria de Dios, y toda la programación de Radio Eternidad. ¡Necesitamos la protección de nuestro Señor!

Aileen: Ya saben que pueden seguirnos en Twitter e Instagram escribiendo a @MPLGDD y en Facebook Mujer para la gloria de Dios. ¡Les esperamos en nuestro próximo encuentro en MPLGDD!