Inicio Artículos Somos linaje escogido, Jesús hace la diferencia en nuestras vidas

Somos linaje escogido, Jesús hace la diferencia en nuestras vidas

19264
0

“Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anuncien las virtudes de Aquel que los llamó de las tinieblas a Su luz admirable.” ( 1 Pedro 2:9 ).

Linaje escogido; el apóstol “Pedro emplea conceptos del Antiguo Testamento para recalcar los privilegios de los cristianos en el NT ( Deuteronimo 7:6-8 ).  Los cristianos somos escogidos por Dios para salvación” (Biblia de Estudio Macartthur. Pág.1795).

Escogido viene de eklektos; compare  con ”eclético”’ de ek <fuera de> y lego “”recoger, juntar””. (Strong# 1588). La palabra designa a alguien que ha sido seleccionada para prestar un servicio o recibir un privilegio especial.  Cristo fue el Mesías escogido de Dios ( Lucas 23:35 ); los ángeles fueron escogidos como mensajeros del cielo ( 1 Timoteo 5:21 ); y también nos escogió a nosotras, a cada creyente como receptores del favor de Dios. “Y si aquellos días no fueran acortados, nadie se salvaría; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados” ( Mateo 24:22 ). ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica”( Romanos 8:33 ).

Entonces, ustedes como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia” ( Colosenses 3:12 ). Es maravilloso, ¿verdad?  Dios nos eligió, nos escogió por pura gracia.

También somos real sacerdocio, nación santa (apartada), y tenemos una misión, ser adoradoras del Dios vivo, y anunciar las virtudes de Aquel que nos llamó de las tinieblas, en las que andábamos cuando no éramos Su pueblo, a Su luz admirable.  Es nuestro deber ir y cumplir la Gran Comisión que mandó a Sus discípulos, que se ha transmitido de generación a generación y que ahora nos toca a nosotras en este tiempo.

Este pasaje se apoya en el llamamiento de Dios al antiguo Israel, pero ahora tanto Pedro como Juan ( Apocalipsis 1:5-6 ) aplican esta verdad a los creyentes del Nuevo Testamento. < Israel perdió este privilegio debido a su apostasía y porque sus lideres perversos ejecutaron al Mesías. En el tiempo presente toda la iglesia es un sacerdocio real que se mantiene unido al sacerdote y rey Jesucristo.  Nosotros, antes no éramos pueblo de Dios, pero ahora sí ( 1 Pedro 2:10 ) (ver también Oseas 1:6-10; 2:23; Romanos 9:23-26 ) (Biblia de Estudio MACARTHUR, pág.1795).

Gozamos de un gran privilegio por la gracia y misericordia de Dios, y los  méritos  ganados por Cristo  en  la  cruz  del Calvario. Tenemos libre entrada a la presencia de Dios, gracias a su sacrificio a nuestro favor, pues el velo que impedía dicha entrada   se rasgó en el momento que expiró ( Mateo 27:50-51 ; Hebreos 10:19-22 ).

Por esta razón es menester que siempre hagamos introspección para revisarnos, no vaya a suceder que nuestras costumbres se vuelvan “farisaicas” ( Mateo 23:5-7 ), es decir, que toda nuestra devoción sea mucho hacer y ritualizar nuestros momentos con Dios como “quien cada día llega a una oficina a ponchar”, en vez de enfocarnos en una relación más íntima con nuestro Padre y Dios, quien en Su gran amor y en el tiempo justo, nos dio a Su Hijo Jesús para que cargara con el peso de nuestros pecados.  

Dios nos escogió en Cristo para que caminemos con Él: en oración, alabanza y adoración con un corazón rendido, humilde y reverente.

Cuando andamos en los caminos del SEÑOR Jesús, en verdad Él hace la diferencia en nuestras vidas, todo cambia, vemos el mundo de forma diferente, sentimos amor por nuestro prójimo, sentimos esa paz interior que no tiene explicación y que nunca imaginamos que existía.  Las cargas que llevábamos sobre nuestros hombros antes, y que eran tan pesadas se han ido; se siente una gozosa, sin ningún motivo aparente. Perdonamos con mayor facilidad y de forma permanente; podemos hacer la paz, reconciliarnos con personas que jamás pensamos que sería posible; ahora miramos la vida desde la perspectiva de Dios, con propósito y significado.  La verdad es que la diferencia que Jesucristo hace en nuestras vidas es “masiva”; podría escribir muchas páginas nombrando esas diferencias.  Jesús fue único en Su caminar en esta tierra, y sigue siendo único para cada una de aquellas que le buscan de todo su corazón. 

Amiga y hermana, esto no significa que nunca habrá momentos  de  desolación o aflicción,  pero cuando nos encontremos en esas circunstancias, alcemos nuestros ojos a los cielos, pues  ahí está nuestro socorro ( Salmo 121 ). De nuestro Señor recibiremos fortaleza y nos remontaremos de nuevo como las águilas ( Isaías 40:31 ). 

¡Meditemos en esto!

¡Dios les bendiga!