Inicio Artículos ¿Puede un cristiano tener una enfermedad mental?   

¿Puede un cristiano tener una enfermedad mental?   

2754
0

 Este artículo es una adaptación de A Christian Guide to Mental Illness: Answers to 30 Common Questions (Guía cristiana para las enfermedades mentales: respuestas a 30 preguntas comunes)de Tom Karel y David Murray. Traducido por el equipo Ezer con autorización de crossway.org 

Causas de las enfermedades mentales 

Algunos cristianos creen que los cristianos no pueden tener enfermedades mentales. Si un cristiano profesante está deprimido, ansioso o bipolar, piensa que es porque no es un verdadero cristiano, o que hay algún pecado terrible del que no se ha arrepentido, o que necesita arrepentirse de la depresión o cualquiera que sea el problema. Casi la mitad (48 por ciento) de los evangélicos creen que las enfermedades mentales graves se pueden superar solo con la oración y el estudio de la Biblia. 1 

El resultado de esta condena de las enfermedades mentales como pecado es que muchos cristianos no admiten que tienen una enfermedad mental, no hablan de ello y no buscan ayuda. Si se acercan, a menudo se volverán al mundo secular en lugar de a la iglesia, porque sienten que allí obtendrán más comprensión, simpatía y ayuda. Sin embargo, los enfoques seculares a veces pueden conducir a más dificultades y complicaciones espirituales. Si queremos superar estos desafíos, necesitamos entender tres razones por las que los cristianos pueden sufrir de enfermedades mentales. 

Los cristianos pueden tener enfermedades mentales simplemente porque son humanos 

Los cristianos tienen cuerpos rotos. El cuerpo de un cristiano está tan caído y débil como el cuerpo de cualquier otra persona. Eso significa que pueden tener ataques cardíacos, diabetes, Alzheimer y, sí, enfermedades mentales. Sus cerebros pueden romperse, su química y electricidad pueden funcionar mal, sus hormonas pueden estar desequilibradas, etc. 

Los cristianos viven en un mundo quebrantado. Los cristianos no están protegidos de los efectos de vivir en un mundo caído. Tenemos accidentes, nos maltratan, nos hacen daño, nos mienten. La gente nos lastima, algunos intencionalmente, otros sin querer. Vemos y escuchamos eventos e historias tristes y dolorosas que nos traumatizan. Perdemos a seres queridos. Nuestras familias se separan. Se ha demostrado que el trauma cambia la forma, el tamaño y la funcionalidad del cerebro y otros sistemas corporales que están relacionados con la forma en que pensamos y sentimos. 

Los cristianos se estresan. Estamos diseñados para funcionar durante períodos cortos de tiempo bajo alto estrés y luego volver a un funcionamiento tranquilo y más relajado. Pero cuando nuestros cuerpos y mentes están bajo estrés durante largos períodos de tiempo, nuestro sistema de respuesta al estrés dado por Dios (nuestro «sistema de respuesta de lucha o huida», como se señaló anteriormente) puede funcionar mal. Cuando nos enfrentamos a algún tipo de amenaza (real o percibida, física o emocional), una pequeña estructura en la parte posterior de nuestro cerebro (la amígdala) toma el control para responder y sobrevivir a la amenaza percibida. Esto funciona muy bien cuando nos enfrentamos a una amenaza externa (por ejemplo, un animal peligroso). Nuestros cuerpos responden, como fueron diseñados, para eliminar o retirarse de la amenaza. O luchamos para ponernos a salvo o huimos de la amenaza. Una vez que hemos llegado a un lugar seguro, la función de supervivencia de la amígdala ya no es necesaria y se relaja; Ahora la parte frontal del cerebro (el pensamiento racional y tranquilo) puede volver a tomar el control; El cuerpo y el cerebro pueden relajarse. 

Sin embargo, cuando una persona se siente bajo una amenaza constante, cuando no hay alivio de la amenaza, el estrés o la presión, la amígdala permanece activada. Se apodera de los centros de placer del cuerpo y el cerebro (sistema límbico), produciendo cantidades excesivas y continuas de las sustancias químicas del estrés, la adrenalina y el cortisol. Eventualmente, estas sustancias químicas atacan los órganos internos y la salud general de la persona. Si bien estos productos químicos están bien en dosis cortas y pequeñas, cuando se mantienen durante mucho tiempo pueden llegar a ser extremadamente peligrosos para nuestra salud física y mental.2 El estrés también puede desencadenar una vulnerabilidad subyacente a la enfermedad mental que puede no haberse activado en circunstancias más tranquilas. 

Esperamos que estés empezando a ver que los cristianos son tan humanos como todos los demás y, por lo tanto, sufren y se estresan como todos los demás. Pero usted podría preguntarse, ¿alguna vez la enfermedad mental llega a los creyentes como resultado de un pecado personal? 

Los cristianos pueden tener enfermedades mentales porque son pecadores 

El pecado personal puede causar depresión a través del daño físico y espiritual. Pero hay dos razones adicionales por las que los cristianos en particular pueden experimentar enfermedades mentales. Primero, está el castigo divino que está reservado para los hijos de Dios, ¡como lo descubrió el rey David cuando cometió adulterio y asesinato!  El Salmo 32 y el  Salmo 51 revelan la depresión y la ansiedad que David sintió mientras vivía en pecado no confesado. Si Dios nos castigara con enfermedades mentales cada vez que pecamos, ¡todos estaríamos deprimidos todo el tiempo! Afortunadamente, en su misericordia, no hace eso. Sin embargo, si nuestro pecado es especialmente grave o no nos arrepentimos obstinadamente de él, Dios puede afligir nuestras mentes y emociones para llamar nuestra atención y hacernos buscar su misericordia y gracia. La disciplina de Dios, entonces, es enseñarnos lo malo que es el pecado y atraernos de vuelta a Él. Así que, aunque doloroso en ese momento, en última instancia es por nuestro bien. 

Los cristianos son tan humanos como todos los demás y, por lo tanto, sufren y se estresan como todos los demás. 

En segundo lugar, la ausencia de virtudes y gracia cristianas también pueden dañar nuestro estado de ánimo y nuestra mente. Por ejemplo, si no estamos orando, si no estamos leyendo nuestras Biblias, si no estamos creciendo conscientemente en la fe, el amor, la esperanza, la paciencia, la confianza y la adoración centrados en Dios, estos déficits pueden eventualmente causar daño mental, emocional y espiritual. La preocupación y la ansiedad ocuparán el lugar de la confianza y la seguridad; la independencia y el dominio propio reemplazarán la dependencia y el control de Dios; trabajar para ser aceptado por Dios tomará el lugar de confiar en Cristo para ser aceptado por Dios; y una identidad secular reemplazará a una identidad cristiana. Todos estos reemplazos conllevan costos emocionales y mentales que, con el tiempo, pueden resultar en enfermedades mentales. 

«Pero, seguramente», podría decirse, «¿los cristianos tienen menos enfermedades mentales que los no cristianos?» A veces, es todo lo contrario. 

Los cristianos pueden tener enfermedades mentales porque son cristianos 

Si bien los cristianos tienen más recursos para combatir las enfermedades mentales que los no cristianos, también pueden ser más vulnerables a ellas que los no cristianos. Podemos verlo de tres maneras. 

Los cristianos son especialmente blancos del diablo. Aunque el diablo ataca a todas las personas, odia especialmente al pueblo de Dios (Génesis 3:15). Los odia porque solían ser suyos y quiere recuperarlos. Quiere destruir su felicidad en Cristo. Por lo tanto, los ataca con mayor ferocidad y hará todo lo que esté en su poder para dañarlos. Luchar contra tal guerra espiritual es caliente y estresante. Nos afecta de muchas maneras, incluso en nuestros pensamientos, emociones e incluso en nuestros cuerpos. El diablo nos tienta y nos prueba de maneras que no tienta ni prueba a los no cristianos. 

Los cristianos son especialmente conscientes de su pecado. Uno de los efectos del Espíritu Santo en nuestras vidas es mostrarnos nuestra pecaminosidad. Vemos el mal en nuestros propios corazones más que nunca. Eso puede ser aterrador y deprimente, especialmente si no aplicamos el evangelio a estas experiencias oscuras y desalentadoras. También nos sentimos abatidos por nuestra debilidad frente a la tentación y por el poco progreso que estamos haciendo en la vida cristiana. 

Los cristianos se ven especialmente afectados por todo el pecado y el sufrimiento en el mundo. Cuando somos llevados a Cristo por su gracia, y a medida que nos volvemos más como Cristo, somos enternecidos en nuestros corazones y hechos más sensibles al mal en el mundo. Vemos los pecados de las personas bajo una nueva luz, especialmente los pecados de los seres queridos, y nos afligimos por el desorden que causa el pecado. Vemos tragedias, guerras, terrorismo con mayor agonía debido al sufrimiento infligido, y especialmente porque la gente está siendo arrastrada a la eternidad sin el evangelio. 

Notas: 

  1. «Salud mental: la mitad de los evangélicos creen que la oración puede curar las enfermedades mentales», Lifeway Research, 17 de septiembre de 2013, https://research.lifeway.com/2013/09/17/mental-health -la mitad de los evangélicos creen que la oración puede curar las enfermedades mentales/. 
  1. Anjali Chandra, «Lucha o huida: cuando el estrés se convierte en nuestro peor enemigo», Harvard Science Review 20, no. 1 (3 de diciembre de 2015), https://issuu.com/harvardsciencereview/docs /hsrfall15invadersanddefenders. https://harvardsciencereview.org/2015/12/03/fight-or-flight -cuando-el-estrés-se convierte-en-nuestro-peor-enemigo/.