Inicio Artículos Artículos Las Cinco Solas para la Iglesia de hoy: Sola Scriptura

Las Cinco Solas para la Iglesia de hoy: Sola Scriptura

2764
0

Como todos sabemos, Martín Lutero clavó sus 95 Tesis el 31 de octubre de 1517 en la Catedral de Wittenberg. A partir de ese momento comenzó toda una revolución que afectó no solo el seno de la Iglesia, sino que terminó transformando a toda la sociedad, ya que la nueva cosmovisión que trajo la Reforma impactó la economía, la política, la educación, las leyes y la ética de trabajo entre muchas otras cosas. Y pensar que el continente latinoamericano había sido descubierto apenas 25 años antes, en 1492.

El movimiento evangélico en Latinoamérica es relativamente joven a pesar de que ha habido presencia misionera en la región durante al menos 150 años. Sin embargo, nuestra región no ha experimentado los cambios que trajo el movimiento reformado en Europa. Lamentablemente, el efecto “sal y luz” de la fe cristiana en nuestro continente ha sido mínimo. Pensemos brevemente en países que hoy reportan una población evangélica del 30 al 40% y sin embargo, en esos mismos lugares, los índices relacionados con la criminalidad, la drogadicción, la violencia, la descomposición social y moral han ido aumentando. Es como si el aumento de la población evangélica no hubiera tenido ninguna influencia.

Esta falta de influencia se debe en gran medida a que la teología reformada ha sido poco conocida hasta años recientes. Si quisiéramos pensar en tres grandes ideas que lograron impactar a Europa después de Martín Lutero, podríamos decir que son estas:

  1. Dios pasó a ser el centro de la historia.
  2. Cristo pasó a ser el centro de la predicación.
  3. La Biblia pasó a estar en el centro de la vida de la Iglesia. No es sorprendente entonces que el impacto haya sido tan extraordinario en los dos siglos.

Lo que acabo de mencionar puede que no sea tan obvio para muchos creyentes, pero lo que sí es muy conocido son las famosas Cinco Solas de la Reforma. Estas son: Sola Scriptura, Sola Gratia, Sola Fide, Solus Christus y Soli Deo Gloria.

Si pudiéramos pensar cuál de estas cinco solas fue la columna vertebral del movimiento reformado, podríamos decir que Sola Scriptura fue lo que dio inicio a la batalla por la verdad. Todo lo demás se desprendió de este principio, ya que mientras la iglesia de Roma insistía en la necesidad de creer y obedecer las tradiciones, así como las enseñanzas del clero, Martín Lutero insistía en que Sola Scriptura es el principio regulatorio de la vida del creyente y de toda la Iglesia. Según Lutero, la autoridad de la Escritura estaba por encima de cualquier papa, concilio, bula o enseñanza humana. Una vez abrazado este principio, toda revelación extrabíblica quedaría subordinada a la revelación de la Palabra.

Este único principio eliminaría todas las nuevas revelaciones que han sido proclamadas desde múltiples púlpitos por autoproclamados profetas y apóstoles. Eliminaría todo el evangelio de la prosperidad que tanto daño ha causado en nuestra región y habría evitado el impacto del evangelio de la liberación de años recientes, que veía el pecado no como una violación contra Dios, sino como la opresión social de los que más tienen contra los que menos pueden.

Sola Scriptura necesita convertirse en el grito de batalla de la reforma en Latinoamérica junto con Sola Gratia, Sola Fide, Solus Christus y Soli Deo Gloria.

Es interesante ver que en Europa y Norteamérica la lucha en torno a la doctrina de la Biblia se ha librado alrededor de la inerrancia de las Escrituras, lo cual es comprensible ya que su cosmovisión es eminentemente modernista o racional. Pero en el Sur Global, la lucha se está comenzando a librar alrededor de la suficiencia de las Escrituras. Para muchos que afirman que la Biblia es inerrante, aparentemente la Biblia no es suficiente y por eso continúan abrazando todo tipo de revelaciones nuevas a través de sueños y visiones. Para quienes creen de esta manera, el canon de las Escrituras permanece abierto y por eso permiten nuevas revelaciones, muchas de las cuales incluso contradicen lo ya revelado. 

La cosmovisión del Sur Global es animista y en el animismo hay todo tipo de espíritus y seres sobrenaturales que hablan y traen revelaciones al ser humano. Es por eso que cuando una persona pasa del animismo a la fe cristiana tiende a “cristianizar” sus creencias anteriores y ahora atribuye esas revelaciones al Espíritu Santo o a ángeles o profetas que continuamente viven dictándonos lo que debemos creer y hacer. Pero tenemos que recordar que es muy fácil pasar de la idea de que la Biblia necesita ser completada a pensar que la Biblia necesita ser corregida. Esto nos pondría de regreso al cuestionamiento de la inerrancia de las Escrituras. 

Sola Scriptura es una frase corta, pero detrás de esas palabras hay enormes implicaciones: la Escritura es la única fuente de revelación. Solo la Escritura es inspirada. Solo la Escritura es inherentemente infalible. Solo la Escritura es el estándar normativo supremo. Pero la Escritura no existe en el vacío. Fue dada a la Iglesia dentro del contexto del evangelio apostólico. La Escritura por sí sola es la norma autoritativa final, pero es una norma que debe ser interpretada y predicada por la Iglesia1.

La importancia de Sola Scriptura puede verse cuando pensamos en la frase de Martyn Loyd-Jones, que dice: “No puede haber ninguna duda de que todos los problemas de la Iglesia hoy, y la mayoría de los problemas del mundo, se deben a un alejamiento de la autoridad de la Biblia”2.

Por todo lo anterior, creo firmemente que Sola Scriptura tiene que convertirse en el grito de batalla de la Iglesia latinoamericana.


*Para más información sobre este tema, recomendamos leer Enseñanzas que transformaron el mundopor Miguel Núñez.

1 Keith A. Mathison, Sola Scriptura en After Darkness, Light: Essays in Honor of R. C. Sproul,  R. C. Sproul, Jr. ed. (Phillipsburg, NJ: Presbyterian & Reformed Publishing, 2003), 43.

2 Martyn Lloyd-Jones, The Christian Soldier (Grand Rapids: Baker Books, 1977), 210.