Inicio Mujer Para la Gloria de Dios Jesús, Una Vida Única ¿Por qué son importantes Sus milagros?

¿Por qué son importantes Sus milagros?

148
0
Compartir

Aileen: Bienvenidas a Mujer para la gloria de Dios; les hablan Aileen Pagan de Salcedo y Cathy Scheraldi de Núñez.

MPLGDD es una producción del Ministerio de mujeres, Ezer, de La IBI, bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría. ¡Les invitamos a suscribirse al canal de YouTube de Integridad y Sabiduría, darle me gusta a este video y compartirlo para que este contenido sea de edificación para muchos!

Hemos titulado este programa “¿Por qué son importantes Sus milagros?”.

Cathy: Gracias a Dios por todas aquellas que nos apoyan con su sintonía y mensajes.  En verdad es una bendición poder compartir con ustedes.

Queremos ayudarles a indagar más en lo que estamos estudiando a través de algunas preguntas que estamos posteando en Instagram. ¡No dejen de responderlas!

Esperamos que al final del programa podamos contestar esta pregunta en particular: ¿Entiendes lo que Dios quiere ensenar a través de los milagros?

Como siempre, antes de iniciar con nuestro estudio, vamos a presentarnos a nuestro Señor, oremos.

Aileen: La semana pasada estudiamos algunos de los milagros de Jesús y vimos como en el tiempo, estos aumentaban en complejidad y alcance. Analizamos, además, cómo los milagros nos enseñan verdades más allá de lo que es más evidente, razón por la que es tan importante meditar sobre lo que está escrito en la Biblia.

Hoy queremos terminar de estudiar acerca de los milagros, para entender mejor el por qué Jesús los realizaba. Hace un par de programas, dentro de esta misma serie sobre Jesús, mencionamos cómo en los templos paganos se hacían obras de ingeniería con la finalidad de hacer parecer que los dioses estaban vivos y comunicándose con las personas. Era una forma de ganar dinero para el templo, mientras engañaban y sugestionaban a sus seguidores. Esto así ya que las personas sin una relación con el Dios verdadero, les tienen miedo a sus deidades.   

Cathy: El objetivo de los milagros y manifestaciones de poder de Dios era totalmente opuesto. Jesús obro para aliviar el dolor y el miedo, para enseñar que hay un Dios que los ama y para erradicar el miedo al más allá que Él ofrecía gratuitamente. Su motivación nunca fue la de engañar, más bien por compasión.

Es muy alentador saber que el Todopoderoso, el que creó todo con Su Palabra, y quien controla todo con esta misma Palabra quiere llenar todas nuestras necesidades. ¡Su atención esta sobre nosotros!

La maldad del mundo es abrumadora. Sin embargo, los milagros nos enseñan que Su poder es tal que no está limitado por tiempo, distancia, prejuicio, ni las fuerzas de la maldad. Nada ni nadie pueden frenar a Dios. Mejor aún, ¡lo que Él nos enseña y promete en Su palabra es que lo que Él nos tiene preparado en el más allá es aún mejor de lo que estamos viviendo aquí!

Aileen: Juan, el discípulo amado de Jesús, nos dice en Juan 20:31 que los milagros fueron hechos: “para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que, al creer, tengáis vida en su nombre”. Entonces, concluimos que los milagros fueron hechos para autentificar a Jesús como el Cristo, el Hijo de Dios, el Mesías quien vino para salvarnos y darnos vida eterna.

Jesús, a través de milagros sano a muchos enfermos. Imaginemos cuantos fueron los enfermos que vinieron donde Él mientras este iba por los pueblos. Al escuchar acerca de las sanaciones que hacía Jesús, personas consideradas como impuras empujándose unos a otros, ¡con tal de acercarse a Jesús! Hoy tenemos médicos y hospitales a donde ir, ¡pero en aquel tiempo no! 

Cathy: ¡Me imagino que muchos desesperados por sus padecimientos y reconociendo a Jesús como su única esperanza. No solamente por su salud física, ¡sino también por su salud espiritual!

En medio de aquel escenario, es que los discípulos trataban de proteger a Jesús, lo cual era como una misión imposible.  Sobre todo porque Jesús mismo quería estar con las personas.

Siempre que nuestra misión sea opuesta a la misión de Dios, esta será una misión imposible. Todavía los discípulos no habían entendido la misión de Jesús. Estaban aprendiendo sobre la marcha, que Sus caminos no eran iguales a la de ellos como hombres.  Imagino el día en que el anciano de la sinagoga vino donde Jesús, porque su hija de 12 años se estaba muriendo. Aunque este era una autoridad en aquel pueblo, en este momento él era uno más dentro de la multitud del pueblo.

Aileen: Este hombre sabía que, con tan solo tocar a Jesús, Él era capaz de curar a su hija.  Por eso le rogaba a Jesús ir donde ella. Mientras Jesús caminaba hacia donde estaba la niña, una mujer impura que había estado sangrando por 12 años también, aprovechando la oportunidad, se acercó a Jesús. Estos dos personajes tenían algo en común: en circunstancias normales no se hubieran acercado a Jesús, el oficial de la sinagoga por prejuicio, y la mujer por su condición de impureza. Sin embargo, hay circunstancias en la vida que nos forzan a humillarnos y buscar a Dios. Esto es lo que ocurrió con ellos.

Imagino que aquella mujer sangrando, tembló de miedo cuando extendió su mano para tocar a Jesús. Durante 12 años esta mujer no podía acercarse a nadie, y al caminar entre la gente, debía anunciar que era impura para que se alejaran y no la tocaran.

Cathy: Su agonía y desesperación era tal que prefirió arriesgarse a morir al intentar tocar a Jesús que seguir viviendo en aquellas condiciones y morir desangrada. Ella se agachó y gateó hacia donde estaba Jesús y le tocó discretamente. Al tocar la túnica, el flujo de sangre de la mujer se paró. ¡Me imagino el asombro y gozo que aquella mujer sintió!

Pero cuando Jesús preguntó: “¿quién me tocó?”, se debió llenar de terror. De hecho, Pedro se quejaba de que todo el mundo apretaba y oprimían a Jesús, pero increíblemente todos lo negaban.  

Aileen: Escuchen lo que Jesús dijo: “Alguien me tocó, porque me di cuenta de que de mí había salido poder”. Cuanta valentía mostro esta mujer en aquel momento, quien en vez de salir corriendo, “se acercó temblando, y cayendo delante de Él, declaró en presencia de todo el pueblo la razón por la cual le había tocado, y cómo al instante había sido sanada.”

En ese momento, ella se preparó para ser apedreada como era la costumbre.  Sin embargo, escuchemos las palabras de Jesús: “Hija, tu fe te ha sanado; vete en paz”. (Lucas 8)

Aunque el mundo rechazara a esta mujer, Dios nunca rechazara a quien se acerque a Él en fe. Esto no ha cambiado hoy tampoco, porque “Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos”. (Hebreos 13:8) ¡Él no puede cambiar porque Él es Dios!

Cathy: No olvidemos que este evento ocurrió mientras iban de camino hacia la casa de Jairo porque su hija estaba gravemente enferma. De hecho, hasta murió antes de que Jesús llegara. Imaginemos lo que Jairo probablemente pensó, “si no hubiera sido por esta mujer que nos interrumpió, mi hija estaría viva”.

No puedo imaginar el dolor y la desesperación que debió experimentar este padre. Él se humilló al ir a buscar a Jesús, una acción que probablemente implicaría para las graves repercusiones de parte de las autoridades, ¡para que al final su hija terminara muerta!

Ahora escuchemos las palabras de Jesús a Jairo: “No temas; cree solamente, y ella será sanada”. Nuestra sanación espiritual es por fe, y no por cualquier fe, sino fe en Cristo.

¡Estas dos personas fueron en búsqueda de Jesús y le hallaron!

Aileen: Ellos no solamente creyeron que Jesús podía sanarlos, sino que ambos se arriesgaron.  La mujer puso a riesgo su vida y Jairo puso a riesgo su reputación y posiblemente su carrera. Jesús estaba en medio de la comunidad, pero ellos tenían que ser determinados en acercarse.

Podemos asegurar que después de aquel día, todos, incluyendo a Jairo, su esposa e hija, la mujer que estaba sangrando, y hasta Pedro, Jacobo y Juan fueron cambiados para siempre.

Cualquiera que se acerque a Jesús reconociéndole como el Mesías, Dios mismo, será acepto delante de Dios, “porque en Dios no hay acepción de personas.” (Romanos 2:11) De hecho, leemos que Jesús llamó a la mujer que sangraba “hija” como parte de la familia de Dios. ¡Porque Dios sí conoce la verdadera intención de nuestro corazón!

Cathy: Hay algo que viene a mi mente al comparar los milagros de sanación de Jesús y las supuestas sanaciones que vemos en la televisión. Estos venden milagros por dinero, y me recuerdan a las prácticas de los templos paganos que hablamos al principio del programa. Se están aprovechando de personas enfermas y vulnerables, para ganar fama y riquezas. Anuncian por televisión o en ciertas iglesias “noche de milagros” como si fueran ellos quienes realizan los milagros.

Comparemos esto, con lo que Jesús dijo a la familia de Jairo, cuando estaban asombrados, “Él les encargó que no dijeran a nadie lo que había sucedido.” (Lucas 8:56)

Aileen: Peor aún, cuando estos ministros con esta teología errada, proclaman milagros y estos no ocurren, le echan la culpa a la persona, por su falta de fe.

Ahora no quiero que piensen que nosotras no creemos en los milagros, de hecho, hemos sido testigo de algunos. Sin embargo, los milagros no ocurren cuando nosotras decidimos, sino cuando Dios decide. Siempre hay un propósito eterno en los milagros no solamente la gratificación inmediata en este mundo. Dios está revelándose a aquellos que tienen ojos para ver y oídos para oír. Nuestro Dios es el Todopoderoso y Soberano, sobre todo, y esto implica que Él tiene el derecho de hacer lo que le plazca, cuando le plazca y a quien le plazca.  

Cathy: Él es siempre bueno. Dios no es un dictador, sino un Padre amoroso que quiere lo mejor para sus hijos. El problema es que en nuestra ignorancia creemos que sabemos lo que es mejor, ignoramos a Dios y seguimos nuestro camino.

Proverbios 14:12 nos recuerda: “Hay camino que al hombre le parece derecho, pero al final, es camino de muerte.” ¡El único camino hacia la vida es a través de Jesús!

Hemos llegado al final de nuestro tiempo. En el próximo programa seguiremos con esta serie sobre la vida de Jesús, para que podamos conocerle más y vivir en una relación más íntima con Él, todos los días.

Esperamos que esta semana podamos autoevaluarnos y aprender a como confiar en Dios en todos nuestros caminos.

Aileen: Escuchemos Su voz mientras estudiamos Su Palabra esta semana y no dejen de sintonizarnos en nuestro próximo programa.  

Si tienen preguntas sobre los temas que estamos tratando, peticiones de oración o una consulta puntual pueden enviarlas a nuestra pagina o escribirnos a mujerparalagloriade [email protected].  

Cathy: Y recuerden siempre orar por el programa Mujer Para la Gloria de Dios.

Ya saben que pueden seguirnos en Twitter e Instagram escribiendo a @MPLGDD y en

Facebook Mujer para la gloria de Dios. Les esperamos en nuestro próximo encuentro en MPLGDD.