Inicio Artículos Palabras que distinguen a una mujer amable 

Palabras que distinguen a una mujer amable 

2541
0

La conversación de una amiga amable 

Una amiga amable no sólo se conoce por su carácter sino también por sus palabras. El rey Salomón observó sabiamente: “El aceite y el perfume alegran el corazón, y el consejo del hombre es dulce para su amigo” ( Proverbios 27:9 ). Así como el aceite y el perfume pueden rejuvenecer un cuerpo o un corazón atribulado, la conversación con una amiga amable brinda consuelo, sanación y fortaleza. Ella ha aprendido por experiencia personal y por la mucha práctica que “la conversación más placentera . . . promueve la prosperidad del alma”.  Las palabras de una amiga amable son sobrias, sabias y esperanzadoras, y quienes la escuchan hablar son mejores por eso. 

1. Una amiga amable habla con dominio propio. 

¿Alguna vez has oído a una niña tocar el piano e inventar su propia música? Es lindo por unos minutos y luego puede volverse molesto. Pero dale lecciones de piano a esa niña y dentro de unos años disfrutarás escuchándola tocar. La instrucción cuidadosa y la autodisciplina le habrán proporcionado un hábil control del instrumento para que cuando ella toque el piano, los demás realmente lo disfruten. 

Autocontrol significa “control ejercido sobre los propios impulsos, emociones o deseos”.  Así como un pianista consumado ha aprendido la técnica adecuada para expresarse bellamente al piano, una amable amiga ha aprendido a tener autocontrol para poder expresarse cuidadosamente con palabras que bendicen a los demás. Pero la mujer que carece de moderación en su discurso es perjudicial para todos. Proverbios 25:28 advierte que alguien “sin dominio propio es como ciudad asaltada y sin muros”. A menos que el dominio propio cuide la boca, las palabras necias y pecaminosas fácilmente salen disparadas. 

¿Cómo puedes ganar autocontrol sobre tu discurso? Primero, revisa tu corazón, porque tu habla se origina dentro de ti ( Lucas 6:45 ). El habla con dominio propio comienza con someter el control de tu corazón al Señor. Confiesa y apártate de los pensamientos, motivos y actitudes impíos en tu corazón, y tus palabras comenzarán a reflejar los cambios cristianos en tu persona interior. 

En Cuando las palabras importan más, Cheryl Marshall y Caroline Newheiser alientan y guían a las mujeres para que descubran que pueden marcar una diferencia en las vidas de sus seres queridos que están preocupados, cansados, descarriados y llorando. 

En segundo lugar, piense antes de hablar. Es tentador decir lo que piensas e incluso felicitarte por ser franco, pero esa actitud lleva a la ruina. En lugar de eso, guarda cuidadosamente tus palabras ( Proverbios 13:3 ). Pregúntese: «¿Lo que voy a decir es verdadero, amable y necesario?»  Para ser verdad, tus palabras deben estar libres de falsedad y exageración. Para ser amable, tus palabras deben ser consideradas y gentiles. Para ser necesarias, tus palabras deben ser necesarias en el momento para lograr lo que es bueno y correcto. 

En tercer lugar, hable con dominio propio usando sus palabras para promover la unidad, y nunca la división: esté “procurando mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz” ( Efesios 4:3 ). Busque y conceda perdón, hable bien de los demás y aprenda a resolver conflictos bíblicamente.  Protégete del chisme guardando para ti las confidencias de los demás, no difundiendo rumores y negándote a albergar información perjudicial. Protege la reputación de los demás, porque una amiga amable no es calumniosa sino digna de confianza en sus palabras ( Proverbios 11:13 ). 

2. Una amiga amable habla con sabiduría. 

Las palabras sabias se caracterizan por “una comprensión profunda, un discernimiento agudo y . . . buen juicio.»  Comunican la aplicación del conocimiento a situaciones de la vida real. Es como mi amiga (de Cheryl), Sheila, quien recientemente nos dio lecciones de costura a mi hija y a mí. Podríamos haber intentado aprender a coser por nuestra cuenta, pero Sheila es una costurera experta que pudo ayudarnos a evitar errores de principiante y dominar los conceptos básicos. De manera similar, las sabias palabras de un amigo bondadoso nos enseñan cómo vivir hábilmente para la gloria de Dios. Ella nos muestra cómo poner en práctica la palabra de Dios. Ella “abre su boca con sabiduría, y en su lengua hay enseñanza de bondad” ( Proverbios 31:26 ). 

Para ser una mujer de sabiduría, comienza por temer al Señor ( Proverbios 1:7 ). El temor del Señor es esa mezcla indefinible de reverencia y placer, alegría y asombro que llena nuestros corazones cuando nos damos cuenta de quién es Dios y lo que ha hecho por nosotras. Es un amor a Dios tan grande que nos avergonzaríamos de hacer cualquier cosa que le disgustara o le entristeciera, y nos hace más felices cuando hacemos lo que le agrada.  

Para comprender quién es Dios y lo que ha hecho por ti, mira su creación y sorpréndete ante su poder y majestad. 

Para comprender quién es Dios y lo que ha hecho por usted, mira su creación y sorpréndete ante su poder y majestad. Contempla su gracia en el evangelio y maravíllate de su justicia y misericordia. Si reverencias y amas al Señor supremamente, el gozo de tu vida será evitar lo que le desagrada y perseguir aquello que le honra. 

Luego, estudie las Escrituras: “Porque el Señor da la sabiduría; de su boca proceden el conocimiento y la inteligencia” ( Proverbios 2:6 ). Como Esdras, prepara tu corazón para conocer la palabra de Dios para que puedas obedecerla en tu propia vida y luego compartirla con los demás ( Esdras 7:10 ). Mediante un estudio bíblico diligente y constante, conforma tus pensamientos y palabras a la fuente de la verdadera sabiduría. 

Además, ora pidiendo sabiduría: “Abre mis ojos, para que pueda contemplar las maravillas de tu ley” ( Salmos 119:18 ). Pídele al Señor que te ayude a comprender y aplicar las Escrituras a tu vida. La oración que pide sabiduría es una oración que el Señor se deleita en responder ( 1 Reyes 3:10–12 ). Puedes orar con confianza sabiendo que Dios te otorgará sabiduría mientras buscas su palabra y pides con fe. 

3. Una amiga amable habla con esperanza

Las palabras de una amiga amable fomentan la esperanza porque están llenas de esperanza. Sus palabras se caracterizan por la confianza en los atributos y promesas de Dios. Ella tiene un gran concepto de Él e inspira a otros a confiar en Él con recordatorios de su fidelidad. Su esperanza en el Señor es contagiosa y trae gozo a quienes la rodean ( Proverbios 10:28 ). Para el creyente, la palabra esperanza no es una expresión de duda o incertidumbre. Más bien, comunica una fe segura en Dios. Un pastor explicó que la esperanza “no es simplemente un ‘deseo’ (deseo que tal o cual cosa suceda); más bien, es aquello que se aferra a la certeza de las promesas del futuro que Dios ha hecho”. La esperanza es una expectativa confiada de su bondad y fidelidad. ¿Tus palabras inspiran esperanza en Dios? 

¿Animas a otras con la fidelidad pasada de Dios y sus promesas futuras? Habla con gozosa certeza acerca de su amor perdurable. Todas necesitamos recordatorios de que el Señor será nuestra ayuda en cada circunstancia y que siempre será fiel. Así como Aarón sostuvo los brazos cansados ​​de su hermano Moisés durante la batalla ( Éxodo 17:11-13 ), fortalece y sostén la fe de las demás con las Escrituras y tus expresiones personales de esperanza en Dios. 

A veces puedes ofrecer esperanza con un simple comentario y, a veces, puedes tener la oportunidad de compartir versículos bíblicos específicos para alentar la esperanza de otra persona en Dios. Para ser genuina, comparte versos con tu seres queridos que te hayan ayudado personalmente en el pasado. Explica brevemente cómo una escritura en particular ha fortalecido tu propia esperanza en Dios. Por ejemplo, Mateo 11:28 ha sido un consuelo para mí (Caroline) durante muchas pruebas. A menudo lo comparto con otras personas que están bajo pesadas cargas para alentar su fe en Jesús: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”. 

Tenemos una idea más que compartir con ustedes sobre cómo fomentar la esperanza en los demás: proceder con precaución. Tenga en cuenta que sus palabras de esperanza pueden parecer insensibles o hirientes para una amiga que está sufriendo. Sea exigente al ofrecer esperanza: ¿Estás siendo sensible al momento y al contenido de lo que estás diciendo? ¿Estás permitiendo que tu ser querido exprese sus preocupaciones y procese la verdad bíblica que ya conoce? Ten cuidado de bombardearla con clichés cristianos en lugar de tomarte el tiempo para tener conversaciones significativas sobre sus pruebas y la fidelidad de Dios. A veces es mejor guardar silencio y, a veces, es mejor simplemente esparcir esperanza en lo que dices. En caso de duda, pregúntale amablemente a tu amiga si puedes compartir con ella la esperanza que Dios te ha dado.

Este artículo es una adaptación del libro Cuando las palabras importan más: hablar la verdad con gracia a sus seres queridos, de Cheryl Marshall y Caroline Newheiser. 

Traducido por el Equipo Ezer con permiso de Crossway.org