Inicio Blog Página 2

Esperando el nuevo año

0

“Todo lo que respira alabe al SEÑOR”
Salmo 150:6

Como ministerio, cada fin de año nos acostumbramos a reflexionar sobre lo que Él Señor ha hecho en nuestras vidas de manera individual y también como iglesia y como siempre, ¡vemos que Dios ha sido fiel!

Ya estamos en el segundo año de la pandemia COVID19 y aunque hemos cambiado la forma de ministrar, no nos ha faltado nada. No solamente la iglesia ha crecido, sino que también los grupos de estudio y oración de las mujeres. Tenemos más grupos, son más numerosos y las mujeres han profundizado en su caminar con el Señor. Hemos visto a muchas mujeres responder al llamado de liderazgo dirigiendo estos grupos y han sido bendecidas por dejar al Señor obrar a través de ellas, y hemos visto a más mujeres llegar a conocer al Señor y/o caminar más de cerca en Él. ¡Dios ha sido bueno!

Además de esto nuestras lideres han estado muy activas compartiendo con mujeres cristianas de otros países y denominaciones, mayormente a través de podcasts, zoom, radio y aun conferencias en línea y hasta algunas de manera presencial. Hemos estrechado lazos con otras cristianas de diferentes lugares del mundo que probablemente nunca las hubiésemos conocido si no fuera por la circunstancia que estamos viviendo. ¡Dios sabe lo que hace!, y nos ha enseñado de nuevo que sus pensamientos y caminos no son los nuestros (Isaías 55:8-9).

Varias de nuestras lideres han publicado libros y hasta una Biblia devocional fue publicada y todo en medio de una pandemia que fue capaz de paralizar el mundo entero por varios meses. Gloria a Dios que su iglesia no puede ser paralizada porque “las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” (Mateo 16:18) Porque “Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré.» (Isaías 46:10).

Estamos viviendo una nueva normalidad y Dios nos ha demostrado Su sabiduría, poder y fidelidad en medio de las dificultades.  No hay forma de no dar gracias a nuestro Dios por todo lo que Él ha hecho a través de Sus siervas reconociendo que “Dios es quien obra en vosotros tanto el querer como el hacer, para su beneplácito.” (Filipenses 2:13) Y aunque nosotras fuimos sorprendidas, Dios no, ya Él había preparado todas las buenas obras de antemano para que anduviéramos en ellas. (Efesios 2:10)

Por todo esto y más hemos decidido elegir el tema de 2022 “Viviendo en Su Gracia”. Nuestro deseo no es que solamente alabemos el Señor con nuestras palabras, sino que, ¡nuestro diario vivir sea una alabanza a Él como el Salmo 150:6 nos enseña!

Dios ha sido grande desde siempre sin embargo en tiempos oscuros es cuando su luz resplandece con más brillantez. Las tinieblas no pueden oscurecer su luz y en su misericordia Él nos utiliza a nosotras, sus hijas, para que reflejemos su luz.

Oren con nosotras para que, en el próximo año, Dios brille en cada hogar, que su Espíritu Santo se mueva poderosamente y que podamos rogar a Dios por la Republica Dominicana y toda América Latina. 

Y entonces veremos como “Todo lo que respira alabe al SEÑOR” (Salmo 150:6).

¡Bendiciones, Feliz Navidad y un año nuevo espiritualmente próspero!

Cuando una libertad mal entendida termina en un amor mal aplicado

0

El domingo 26 de diciembre del 2021 en La IBI, el pastor Miguel Núñez predicó el sermón “Cuando una libertad mal entendida termina en un amor mal aplicado” basado en Gálatas 5:13-15.

Día 13 | La navidad que cambió la historia

0

Día 13 de la serie de devocionales «La navidad que cambió la historia» con el pastor Miguel Núñez.

• • •

Bibliografía:

• Kennedy, D J. (1998). What if the Bible had never been written? Thomas Nelson Publishers.

• Kennedy, D J. (1994). What if Jesus had never been born? Thomas Nelson Publishers.

Día 12 | La navidad que cambió la historia

0

Día 12 de la serie de devocionales «La navidad que cambió la historia» con el pastor Miguel Núñez.

• • •

Bibliografía:

• Kennedy, D J. (1998). What if the Bible had never been written? Thomas Nelson Publishers.

• Kennedy, D J. (1994). What if Jesus had never been born? Thomas Nelson Publishers.

Día 11 | La navidad que cambió la historia

0

Día 11 de la serie de devocionales «La navidad que cambió la historia» con el pastor Miguel Núñez.

• • •

Bibliografía:

• Kennedy, D J. (1998). What if the Bible had never been written? Thomas Nelson Publishers.

• Kennedy, D J. (1994). What if Jesus had never been born? Thomas Nelson Publishers.

Pablo, un líder que no juzga según las apariencias externas

0

“De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es;
las cosas viejas pasaron, ahora han sido hechas nuevas”
(2 Corintios 5:17)

-La conversión de Saulo de Tarso fue el reclutamiento de un nuevo dirigente.  Este fue un trabajo que el mismo Cristo ejecutó; probablemente, el acontecimiento más importante en la historia del cristianismo sea la conversión de Saulo, porque no solo quitó del frente a un activo enemigo del evangelio, sino que además lo transformó en uno de sus principales propagandistas.

Saulo o Pablo, como generalmente se le conoce, nació dentro de una estricta familia hebrea, cerca del primer siglo.  Tarso fue su ciudad natal, era la agitada metrópoli de Cilicia y estaba situada al noreste del mar Mediterráneo; la ciudad era de gran importancia por su centro naval.  La universidad de Tarso era conocida por sus cursos en filosofía y medicina y el templo de Esculapio, el dios de la salud servía como hospital y clínica para el uso de los estudiantes de la ciencia médica.  No se puede afirmar si Pablo alguna vez concurrió a esa universidad, pero difícilmente pudo haberse escapado de la influencia que aquella ejercía sobre el pensamiento y la vida de la ciudad.  Fue educado estrictamente conforme a las buenas costumbres judías; aprendió la lengua y las Escrituras hebreas, y también el oficio de hacer tiendas (Hechos 18:3). Conocía el arameo, que probablemente hablaban en la casa y también el griego que era la lengua dominante en Tarso.  A la edad de doce años lo enviaron a Jerusalén a estudiar con Gamaliel (Hech.22:3); y según su propio testimonio, hizo buenos adelantos en sus estudios (Gálatas 1:14). Por convicción era fariseo y su celo puede medirse por la intensidad con que persiguió la iglesia (Hechos 26:9-11). Siendo muy joven ya era un dirigente en el judaísmo.  El lenguaje de Hechos 26:10, “… Yo di mi voto contra ellos”, si se toma literalmente, implica que era un miembro del Sanedrín; así que, cuando el martirio de Esteban debió tener unos treinta años o más.

Recordemos que Saulo de Tarso aparece primero en las páginas de Los Hechos como un joven que cuida las ropas de los que apedreaban a Esteban, y se añade que él “consentía en su muerte(Hechos 7:58; 8:1).  Tres relatos más adelante encontramos cómo Jesús le sale al encuentro.   Pablo, ya convertido inició un verdadero movimiento en la iglesia, es quien ahora defiende el evangelio de Cristo delante de audiencias verdaderamente hostiles.

Los antecedentes morales de su conversión están insinuados en el relato de su vida privada que se encuentra en Romanos 7.  Perseguido por la conciencia de su pecado, como resultado del conocimiento de la ley, encontró que el bien que quería hacer, no podía hacerlo, y que el mal que quería evitar estaba siempre presente con él (Romanos 7:19).

La historia de la conversión de este gran líder cristiano es una enseñanza increíblemente alentadora, y cada vez que la leemos, encontramos cosas nuevas para aplicarlas a nuestras propias vidas.

Dos son las cosas necesarias para que nuestra vida sea vivida para Cristo: la regeneración y la reconciliación.

-La regeneración es la renovación del espíritu, cuando por la fe somos salvos al aceptar a Cristo como nuestro Salvador y Señor. La obra de la redención cambió de tal forma la faz de las cosas, que Pablo, una vez convertido a Cristo, ya no juzga por las apariencias exteriores, ya no conoce según la carne a nadie, por esa razón expresa: De manera que nosotros de ahora en adelante ya no conocemos a nadie según la carne.” (2 Corintios 5:16a) – ”de ahora en adelante” no significa desde que escribió la 2da carta a los corintios, sino ”desde que fui hecho nueva criatura en Cristo(2 Corintios 5:17).  ¿Por qué?  Porque antes de su conversión la idea que Pablo tenía de Cristo era “la mentalidad rabínica”.  Ahora veía a Cristo como la Cabeza de la nueva humanidad y a los creyentes como miembros de dicha Cabeza.  En esta nueva visión, Pablo no excluye a nadie de la novedad que la obra de Cristo ha inaugurado.  Todas nosotras somos parte de esa órbita de la redención. 

Somos “nuevas criaturas”, hemos sido redimidas, y por esta razón debemos esforzarnos para llevar la predicación del evangelio a otras criaturas (Marcos 16:15, 16); contar lo que Cristo ha hecho en nuestras vidas, cómo nos encontró cuando estábamos vagando sin rumbo, sin esperanza, con hambre y sed de justicia, muertas espirituales en delitos y pecados. Debemos contar a otras cómo Jesús nos salió al encuentro y nos reconcilió con Su Padre, nos selló con el Espíritu Santo hasta la redención futura.  Debemos ser entes de reconciliación.

Como somos nuevas criaturas, tal como hizo Pablo, ya no debemos ver a los demás según la carne, sino ver en cada persona la imagen de Cristo, no ver la apariencia exterior, sino lo que esa persona puede llegar a ser, una “nueva criatura en Cristo”.  Pensemos en esa “compañerita de la oficina”, en la vecina que a veces pone la “basurita” en mi frente, o el motorista o el carro público que se nos atraviesa cuando menos lo esperamos. 

Es mi oración que Jesús alumbre los ojos de nuestro entendimiento y nos ayude a ver “como Él los ve”, porque “ya somos nuevas criaturas, las cosas viejas pasaron, ahora han sido hechas nuevas”; por la fe vivimos en novedad de vida.

Dios les bendiga.

Día 10 | La navidad que cambió la historia

0

Día 10 de la serie de devocionales «La navidad que cambió la historia» con el pastor Miguel Núñez.

• • •

Bibliografía:

• Kennedy, D J. (1998). What if the Bible had never been written? Thomas Nelson Publishers.

• Kennedy, D J. (1994). What if Jesus had never been born? Thomas Nelson Publishers.

Los primeros evangelistas (Lucas 2:8-20)

0

Cada año, al llegar la época de la navidad, uno comienza a pensar en las personas que realmente la vivieron y hoy quiero hablar un poco sobre personas en las cuales normalmente no pensamos y que, sin embargo, fueron igual de importantes para Dios ya que Él se les manifestó y luego las presentó en la Biblia.  Es por esto por lo que debemos meditar sobre lo que Dios quiere que aprendamos de ellas.

Los pastores judíos que eran personas sencillas, sin mucha educación, no pertenecían a la clase social alta, ni tenían poder ni autoridad, sin embargo, aparte de María fueron las primeras personas que tuvieron una visitación por ángeles anunciando la llegada del Mesías.

Me llama mucho la atención que el rey del universo, Dios mismo encarnado, no se le presentó a las personas consideradas como las más importantes en el mundo demostrando de esta manera que en la economía de Dios los últimos serán los primeros (Mateo 16:16) y sus pensamientos y caminos no son los nuestros (Isaías 55:8-9).

Estaban en Belén trabajando durante las vigilias en una noche ordinaria, cuando de repente aparece un ángel y la gloria del Señor los rodeó de resplandor, y tuvieron gran temor.  En un desierto en medio de la noche, la oscuridad debe ser aplastante y el hecho de que el ángel se aparece de la nada me trae a la mente como nuestro pecado también es aplastante y si no fuera porque Jesús se apareció “de la nada” cada una de nosotras seguiríamos viviendo en esta oscuridad.  Entiendo que cualquiera se asustaría cuando se aparece un ángel en medio de la oscuridad, pero creo que el gran temor no fue por el ángel sino por la gloria “Shekinah” que los rodeaba. Isaías tuvo la misma reacción al ver la orla del manto del Señor cuando llenaba el templo y gritó “¡Ay de mí! Porque perdido estoy” (Isaías 6:1-5).

La gloria de Dios es traumática para nosotros por el contraste de Su santidad con nuestra pecaminosidad y por eso Dios dijo a Moisés que “nadie puede verme, y vivir” (Éxodo 33:20). Sin embargo, el ángel les dijo “No temáis, porque he aquí, os traigo buenas nuevas de gran gozo que serán para todo el pueblo;” Aquel que quitaría el temor ha nacido, el amor encarnado (1 Juan 4:16) que morirá por nuestros pecados pagando nuestra deuda que aliviará nuestro temor (1 Juan 4:18). ¿Notan a quien les quitará el temor?, ¿a todo el pueblo?, ¡No a todo el mundo, sino al pueblo de Dios!  “Y de repente apareció con el ángel una multitud de los ejércitos celestiales, alabando a Dios y diciendo: Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres en quienes Él se complace.” (Lucas 2:13-14) Él nos trajo la paz primero con Dios y esta relación personal con Él, nos transforma en aquellos “que procuran la paz” (Mateo 5:9). Ser creyente no nos quita los problemas, sino que los aumenta, porque Jesús mismo nos dijo en Juan 15:18 “Si el mundo os odia, sabéis que me ha odiado a mí antes que a vosotros.” La guerra espiritual sigue y ahora que estamos caminando con Dios, tendremos aún más tribulaciones, sin embargo, tendremos la paz interna porque Cristo ha vencido el mundo (Juan 16:33). El tener paz en medio de tribulaciones solamente viene de Cristo (Juan 14:27).

Y ¿qué hicieron los pastores?  “Fueron a toda prisa, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.” (Lucas 2:16).  No fue suficiente para saber que Él Mesías había llegado, sino que querían conocerle personalmente y eso cambió sus vidas.  Es imposible tener un encuentro personal con Cristo y quedarse igual porque “las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17). Y vemos que ellos salieron del establo y “se volvieron, glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, tal como se les había dicho.” (Lucas 2:20). Un encuentro con la gloria de Dios los convirtió en evangelistas. Lo único necesario para compartir a Cristo con otros es una relación personal con Él; ni educación, estatus social, ni elocuencia son necesarios. Ellos, igual que Pedro y Juan en Hechos 4 no podían dejar de decir lo que habían visto y oído.

Y ahora, algunas preguntas para nosotras, ¿hemos cambiado después de conocer a Cristo? ¿Nuestras vidas demuestran que Jesús nos ha cambiado y nuestra meta ahora es vivir para Él? ¿Estamos enfrentando los problemas como pacificadoras?

Los pastores no tenían la historia completa, no entendían lo que Cristo hará por nosotros sin embargo no fue necesario porque creían en lo que el ángel les reveló… este bebé traería la paz y es lo único que nosotras necesitamos también.

Cosas a tomar en cuenta al comprar mi primera vivienda

0

¿Qué cosas debemos tomar en cuenta al momento de comprar nuestra primera vivienda?

Día 9 | La navidad que cambió la historia

0

Noveno día de la serie de devocionales «La navidad que cambió la historia» con el pastor Miguel Núñez.

¡Síguenos!

90,015FansMe gusta
12,522SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte

Recursos recientes...