Inicio Podcasts Mujer Para la Gloria de Dios La rebelión al diseño de Dios

La rebelión al diseño de Dios

164
0

Aileen: Sean bienvenidas a Mujer para la gloria de Dios.  Les saludan quien les habla, Aileen Pagan de Salcedo, Cathy Scheraldi de Núñez y Mayra Beltrán de Ortiz. Mujer para la Gloria de Dios es una producción del Ministerio de mujeres Ezer, de la IBI, bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría.

Mayra: Hoy concluimos esta serie sobre “Las garras del feminismo”

Siendo este el último programa de esta serie lo hemos titulado  “La rebelión al diseño de Dios”. 

Cathy: ¡Esperamos que les sea de tanta edificación como a nosotras! Y antes de iniciar con nuestro estudio, vamos a presentarnos a nuestro Señor, oremos.

Aileen: Hemos estudiado la historia del feminismo para tener un mejor entendimiento de su origen, objetivos y creencias hoy en día. 

Y a la luz de toda esta información preguntarnos entonces

¿qué debemos hacer? ¿cómo debemos responder siendo mujeres cristianas?

La realidad es que la Biblia es el único marco de referencia que debiera proporcionarnos las respuestas que necesitamos.  Si bien con un abordaje acorde a nuestros tiempos, pero sin alterar las verdades bíblicas.

Mayra: Por ejemplo, las feministas dicen que tienen el derecho de nombrarse a sí mismas, a Dios y al mundo. Mientras que Dios nos dice en Isaías 45:3 “Te daré los tesoros ocultos, y las riquezas de los lugares secretos, para que sepas que soy yo, el SEÑOR, Dios de Israel, el que te llama por tu nombre.” Queda bien claro que es Dios quien nos llama, no nosotras mismas.

Cathy: Como el Dios omnisciente que Él es, nos dice en Jeremías 1:5 “Antes que yo te formara en el seno materno, te conocí”.   Y por otro lado nos dice en Efesios 2:10 “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas”.

Aileen: Necesitamos estudiar la Biblia con una mente abierta a ser enseñable, reconociendo de antemano que esta es la voluntad de Dios revelada. Y para hacerlo bien, debemos aprender a cómo estudiar la Palabra para no caer en errores. Filipenses 2:12-13 nos enseña “ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor; porque Dios es quien obra en vosotros tanto el querer como el hacer, para su beneplácito”.

Y ¿qué significa que nos ocupemos en nuestra salvación? ¿acaso podemos perder la salvación?

Mayra: ¡Claro que no! 

Aileen: Entonces, ¿a qué se refiere esta expresión?

Mayra: La salvación es un regalo de Dios que no podemos ni hacer nada para ganarlo ni hacer nada para perderlo. Sin embargo, en Romanos 12:2 Pablo nos enseña que necesitamos transformar nuestra mente natural ¿Y por qué? Porque todas llegamos al cristianismo con mentes entenebrecidas y corazones engañosos según Efesios 4:17-18 y Jeremias 17:9. Nuestra naturaleza es pecaminosa, y como incrédulas, el dios de este mundo también ha cegado nuestro entendimiento (2 Corintios 4:4) 

Cathy: Necesitamos entonces, renovar nuestra mente, y quitar las ideas erróneas, destruyendo toda especulación y todo razonamiento altivo que no sea bíblico (2 Corintios 10:5).  Y cultivar una nueva cosmovisión que sea basada en la verdad de la Biblia (Filipenses 4:8). 

Y así es como nos ocupamos en nuestra salvación. Y ¿de dónde obtendremos el poder para hacer esto? A través del Espíritu Santo y …

Aileen: De la oración. Necesitamos escuchar la voz de Dios, Él ya se nos ha revelado a través de Su palabra y quiere y puede estar cerca de los que le buscan.  Necesitamos cultivar un carácter humilde que escuche y acepte lo que Él nos revela. 

La Biblia fue revelada progresivamente, y nuestra santificación también es progresiva. Sabemos que “todas las cosas cooperan para bien” para los cristianos (Rom 8:28) y también sabemos que aprendemos mejor en el dolor que en medio de los placeres.

Mayra: Dios está utilizando los eventos difíciles que ocurren para moldearnos a la imagen de Cristo. Es real que ha existido una desigualdad en el trato a la mujer.  Lo evidenciamos a través del estudio de la historia humana.

Y tal desigualdad no responde al diseño original de Dios, sino al pecado del hombre. Es una realidad que los hombres han tergiversado la verdad para su beneficio. 

Como cristianos no podemos seguir respondiendo con patrones pecaminosos. 

Aileen: Siendo cristianas, ¿Cómo entonces lidiamos con corrientes de pensamientos como el feminismo?

Mayra: ¡Ya Dios nos ha revelado como lidiar con las corrientes de este mundo!  A través de Su creación que nos habla de Su Omnipotencia (Salmo 19:1), a través de Su Palabra que nos habla de Su Omnisciencia, y a través del Espíritu que mora en nosotras, confirmándonos Su fidelidad. 

Cathy: Al estudiar la vida de José en Génesis, vemos que a este le tocó sufrir toda su vida. Y no es hasta bien avanzada su vida que sabemos el por qué: ¡para salvar al pueblo de Dios! 

José fue vendido como esclavo por sus propios hermanos, acusado falsamente por la esposa de Potifar, e injustamente encarcelado por años.  José fue denigrado y olvidado por el copero de Faraón después que le ayudó.  Sin embargo, luego el Faraón lo puso como gobernador al ser el único capaz de interpretar sus sueños. 

Aileen: Sin embargo, en medio de esta vida tan sufrida, no vemos a un José victimizado, ni revindicando sus derechos. ¡Ni si quiera cuando los mismos hermanos que lo vendieron como esclavos vinieron buscando alimento en medio de una hambruna! 

En todo tiempo José estuvo abierto a escuchar a Dios e interpretar los eventos según el plan de Dios. Y así mismo fue con Jesús, quien fue rechazado y maltratado por su propia gente, hasta llegar a acusarle falsamente y crucificarle. 

Y ¿para qué? ¡Para salvar al mundo!

Mayra: Es evidente que el pecado que está en el corazón humano, lo que nos lleva a tratarnos con desigualdad, ya sea de hombre a mujer, de mujer a hombre o de hombre a niños. ¡Es el pecado que a lo largo de la historia ha llevado a muchas culturas a promover un trato humillante hacia la mujer!

¡Es el pecado también lo que ha dado paso a corrientes de pensamientos falsas como el feminismo, buscando solucionar estas desigualdades!

Aileen: Mas el terrible curso autodestructivo que ha tomado nuestra sociedad nos muestra que la única forma en que podemos tener el poder para cambiar al mundo es siguiendo los pasos de Dios. Porque nadie puede frustrar los planes de Dios (Isaías 14:27).

Cathy: ¡Dios gobierna, sobre todo, aun cuando todo se sienta fuera de control! ¡Dios es soberano y Él nunca perderá el control! Apocalipsis 19 es uno de los tantos versículos que nos recuerdan sobre su soberanía, leamos en el versículo 12 “Sus ojos son una llama de fuego, y sobre su cabeza hay muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino Él.”

Aileen: Dios es Dios y nosotras somos sus criaturas y lo más sabio que podemos hacer es someternos a Él en la manera en que Él disponga. 

El endosar y promover el feminismo no es la respuesta cristiana para lidiar con el trato desigual hacia la mujer.  

Y ¿por qué no? Bueno porque el feminismo responde más bien a la arrogancia y a lo opuesto de lo que es el llamado de Dios de ser un siervo, de amar a Dios y al prójimo por encima de sí mismo. ¡Además las feministas militantes actuales llaman a la mujer a rebelarse al orden que Dios ha establecido para la humanidad! 

Mayra: Como Dios creador Él es el único que puede establecer el orden de cómo debe funcionar el mundo. Y en este mundo Dios creó solo 2 sexos: hombre y mujer.  Y como Dios tiene un propósito con todo lo que hace, Él tiene un propósito con el rol femenino y con el rol masculino.

Cathy: El feminismo radical de hoy quiere hacer desaparecer las diferencias que existen entre los sexos.  Y por eso se oponen a los roles bíblicos dados al esposo y a la esposa dentro del matrimonio.

¡Y cuando el ser humano decide vivir sin honrar a Dios y seguir Su plan, porque reclama el derecho a vivir como quiera, termina yendo por caminos de muerte! 

Mayra: ¿No fue esto lo que paso con Jonás cuando se revelo a seguir las instrucciones de Dios? Cathy: ¡Tal cual!  Escuchemos lo que Pablos escribió en Romanos 9:19-21 “¿Por qué, pues, todavía reprocha Dios? Porque ¿quién resiste a su voluntad? Al contrario, ¿quién eres tú, oh hombre, que le contestas a Dios? ¿Dirá acaso el objeto modelado al que lo modela: ¿Por qué me hiciste así? ¿O no tiene el alfarero derecho sobre el barro de hacer de la misma masa un vaso para uso honorable y otro para uso ordinario?”.

Aileen: A Pablo mismo le tocó sufrir injustamente.  Su infracción fue predicar la Palabra.  Y someterse a este mandato de Dios de compartir el evangelio, conllevo para el persecución y sufrimiento. Aun así fue obediente al punto de convertirse en el más grande misionero de todos los tiempos, y autor de 14 libros de la Biblia. 

No entiendo cómo es que muchos concluyen que el ser cristianos y someternos a Dios no implica sufrimiento. Lo que necesitamos hacer siempre es preguntarnos ¿Qué esta Dios haciendo en medio de esta circunstancia?

Mayra: No nos dejemos arrastrar por las corrientes feministas que incitan a rebelarnos contra Dios.  Mas bien seamos intencionales en ser como José o Pablo, quienes aun cuando su sumisión a Dios implicó aflicción, le obedecieron. 

Aileen: ¿Y cómo logramos perseverar en la obediencia aun cuando nos duela? 

Mayra: Al cultivar el amor y gratitud a Dios, debemos tomar la decisión de transformar nuestra mente. Y esto resultara de estudiar las Escrituras, meditar sobre ellas y aplicarlas a nuestras vidas. ¡De la mano con una continua vida de oración! 

Cathy: De esta forma, cuando estemos en una situación difícil, nos alentara nuestra fe en saber que Dios está orquestando todo, sin exigencias ni rebelión. Procuraremos respondernos ¿qué Dios quiere que aprenda con esta prueba?  

Por ejemplo, Gálatas 5:17 es el versículo a donde voy cuando quiero rebelarme contra Dios, leamos: “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues estos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis”

Aileen: ¡Mas claro de ahí no canta un gallo! Tenemos que dejar de confiarnos en nuestra propia sabiduría y depender más de la sabiduría, poder y control de Dios. Así podremos seguir afirmando el valor de la mujer, pero a la manera de Dios.

Mayra: Según la Palabra, el hombre y la mujer tiene igual valor ante Dios, y también igual necesidad de perdón y de salvación.

Hombre y mujer son ambas expresiones complementarias de la imagen de Dios y cada género debe comportarse según sus características. 

Cathy: Para lograr tener una verdadera apreciación de lo que es una mujer, el funcionamiento del mundo y Dios, necesitamos apegarnos al diseño del Creador.

¡Que excelente punto para terminar nuestro programa de hoy! Reflexionemos si es la Biblia la que verdaderamente moldea nuestros pensamientos y acciones, de forma tal que glorifiquemos a Dios.  

Aileen: En nuestro próximo encuentro tendremos un panel en vivo para compartir sobre cualquier inquietud que tengan sobre el feminismo. 

¡No dejen de sintonizarnos! 

Mayra:  Y recuerden siempre que en MPLGDD necesitamos de sus oraciones. Les esperamos en nuestro próximo encuentro, en Mujer para la Gloria de Dios.