Inicio Podcasts Mujer Para la Gloria de Dios El valor de la mujer a través del lente de Dios

El valor de la mujer a través del lente de Dios

153
0

Aileen: Bienvenidas a MPGD, Aileen Pagan de Salcedo, Cathy Scheraldi de Núñez y Mayra Beltrán de Ortiz.

MPLGDD es una producción del Ministerio de mujeres Ezer, de la IBI, bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría. 

Este es el segundo programa de esta nueva serie, sobre el valor de la mujer ante los ojos de Dios. Y este programa lo hemos titulado “El valor de la mujer a través del lente de Dios”.

Cathy: Es una bendición poder compartir con ustedes. 

Esperamos que durante el programa podamos reflexionar sobre la respuesta a esta pregunta ¿puedes ver en la Biblia la validación que dio Jesús a la mujer?

Y como siempre, oremos antes de iniciar.

Mayra: La semana pasada compartimos sobre la base bíblica que sustenta que la mujer tiene el mismo valor del hombre. También compartimos acerca de la razón por la que, a lo largo de la historia humana, Satanás ha tratado de destruir el valor de la mujer. Y esta es que, dado que, de la semilla de una mujer, nacería aquel quien destruiría su reino terrenal, entonces Satanás ha querido restarle valor a la mujer. Satanás ha querido promover que, si la mujer no tiene valor, ¡tampoco lo tendrá su semilla! 

¿Entienden ahora mejor el por qué las campañas publicitarias insisten en vender a la mujer como un objeto de placer? ¿O por qué el aborto es cada vez mas aceptado? 

Aileen: Oaw! ¡¡Tremendas artimañas las de Satanás!!

Al continuar hoy con esta serie, queremos abundar mayormente sobre el trato de Jesús con las mujeres.  El mismo trato que tanto Dios Padre como el ES dan a la mujer porque los 3 son uno. Los tres comparten los mismos atributos y la misma naturaleza; por lo tanto, estos tres constituyen el único Dios.

Hebreos lo confirma en el capítulo 1:3 cuando dice de Jesús que “es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza”.

Cathy: La Biblia es una carta escrita por Dios para Sus hijos.  Y estamos acostumbrados a limitarnos a estudiarla por el contenido de sus palabras. Sin embargo, si esta fuera la única forma en que la estudiamos, perderemos muchas lecciones más que están presentes en la Biblia. Por ejemplo, un dato implícito en la Biblia es el silencio que hiciera Dios con Su pueblo por 400 años.  Esta es la cantidad de años en que Dios no se comunicó con los judíos.  

Aileen: ¿Y cómo podemos saber este dato sino está escrito en la Biblia? 

Cathy: Al calcular el tiempo dado entre el último libro del AT, Malaquías, y el 1er libro del NT, Mateo.

Aileen: ¿Nos pudieras dar otro ejemplo de informaciones que están implícitas en la Biblia pero que no se obtienen con tan solo leer la Biblia?

Mayra: ¡Claro que si!

¡Los estudiosos de la Biblia han encontrado muchos! Por ejemplo, una vez Dios comienza a hablar de nuevo en el NT, al hacer la lista de la genealogía de Jesucristo, hay un cambio que ocurre. que a menos de que pausemos y comparemos con las genealogías del AT, lo pasamos por alto!

En el AT, en la genealogía de Jesús solo se mencionan nombres de hombres. Por ejemplo, en la clausura de Rut, leemos Fares engendró a Hezrón, Hezrón engendró a Ram, hasta llegar a Isaí que engendró a David. 

Aileen: ¿Y en el listado de la genealogía de Jesús según el NT?  ¿Se menciona el nombre de más de una mujer, cierto?

Mayra: ¡Exactamente! Leamos en el NT, en Mateo 1:3 “Judá engendró, de Tamar, a Fares y a Zara” y en el versículo 5 “Salmón engendró, de Rahab, a Booz, Booz engendró, de Rut, a Obed.”

¡Por primera vez las mujeres son incluidas en la genealogía de Jesús! 

Cathy: Y ¿por qué creen ustedes que ahora es que se menciona las mujeres? ¿No estaba ya cerca la llegada del Mesías esperado? ¿De quién nacería este? ¿De la semilla del hombre?

Aileen: ¡No! ¡De la semilla de una mujer! Durante muchas generaciones Satanás se encargó de marginalizar a las mujeres.

Sin embargo, Dios siempre ha protegido a la mujer, Él siempre les ha provisto y afirmado en igual valor que el hombre (Genesis 1:27). 

Aunque es injusto el que la mujer sea objeto de tanto abuso, Dios tiene sus razones de por qué lo ha permitido. Podemos confiar en que nada escapa a Su soberanía. Él es bueno y Sus propósitos son perfectos. ¡Lo que nosotras debemos hacer es tener fe y procurar conocer mejor Su palabra para confiar más en El!

Cathy: ¡Así es! Como Sus hijas que somos, tenemos la iluminación del ES, que nos hace conocer y entender Su verdad. Sabemos que Dios Padre ama a la mujer como somos Sus criaturas. Jesús mismo dijo en Juan 5:19 “el Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que hace el Padre, eso también hace el Hijo de igual manera”.

Mayra: ¡Siempre necesitamos entender que…Sus caminos no son los nuestros porque nos superan! Porque, aunque crezcamos en conocimiento de Él y en nuestra fe en El, la realidad es que es imposible entender a Dios en Su totalidad.  Por ende, necesitamos depender 100% del ES. De hecho, ¿Existe algún versículo que nos pida entender a Dios?

Aileen: No, porque Dios nunca nos va a pedir hacer algo que se nos sea imposible de alcanzar.  ¡Dios solo nos pide confiar! Escuchemos Proverbios 3:5 “Confía en el SEÑOR con todo tu corazón,

y no te apoyes en tu propio entendimiento”. Y quiero que entendamos también la opinión de Dios cuando no confiamos. Leamos Proverbios 28:26 “Él que confía en su propio corazón es un necio, pero el que anda con sabiduría será librado”.

Cathy: A lo largo de toda la Biblia, y de varias formas Dios nos está enseñando confiar, revelándonos Sus formas y Sus caminos. ¿Tú crees que en el AT Dios olvido, relego o ignoro a la mujer? ¿Habiéndola El mismo creado a Su imagen?

Mayra: ¡Claro que no! cómo un Dios omnisciente puede olvidar algo?!

Cathy: Precisamente, ¡tan pronto como en el libro de Génesis, capitulo 3, Dios nos enseña que las mujeres habrían de tener un rol protagónico en la salvación del mundo! ¡Por eso ahora, en el NT Dios está colocándolas justamente en el centro del escenario!

Aileen: Jesús vino para liberar a las mujeres. Porque, aunque ante Dios, al igual que los hombres, ellas siempre habían disfrutado de la liberación de sus pecados, ahora serian liberadas de siglos de opresión por parte de los hombres.

Recordemos que, hasta la llegada de Jesús, las mujeres habían sido tratadas como ciudadanas de segunda clase. Sin poder estudiar o ser independientes. Subordinadas en todo porque pensaban que no eran capaces. 

Cathy: Las mujeres tenían prohibido entrar al Templo. Tenían que permanecer fuera del Templo con los no judíos. Dando a entender que estas eran salvas a través del linaje masculino de su familia. 

Y aunque el fundamento de esta creencia era pecaminoso, esto apuntaba a Cristo. ¡Porque la única forma de entrar al cielo es a través de un hombre, a través de Jesucristo!  

Mayra: También el único que podía entrar al lugar Santísimo era el sacerdote (un hombre), porque allí estaba la presencia manifiesta de Dios. Esto apuntando a la analogía de Jesucristo, que Cathy ya menciono. 

Nuestra motivación al estudiar el valor de la mujer ante los ojos de Dios no es para mejorar nuestra autoestima, ¡sino que es para apuntar a Cristo y la bondad de nuestro Dios! 

Aileen: ¡Si valoramos a las mujeres, como criaturas de Dios, que le representan a Él en una forma bíblica y correcta, entonces estamos honrando a nuestro Dios! Cuando celebramos a las mujeres, al igual que celebramos todo lo que Dios ha creado, con el justo valor que Dios le ha dado a cada cosa, entonces honramos la bondad, la sabiduría y creatividad de Dios. 

Cuando apreciamos a todas las criaturas que Dios ha creado, le estamos exaltando a Él, ¡por encima de toda Su creación! 

Cathy: El pecado ha distorsionado tanto nuestra forma de pensar, que solemos pensar opuesto a como Dios piensa. Por ejemplo, al evaluar al hombre y a la mujer, solemos centrarnos en todas las diferencias. Sin embargo, cuando leemos Génesis 1 y 2, Dios comienza con las similitudes que existen entre ambo géneros: ambos somos seres humanos, tenemos una naturaleza compartida y Dios le dio a ambos una misma misión compartida: llenar y dominar la tierra.

Mayra: Y dado que fuimos ambos, creados a Su imagen y semejanza, debemos definir lo que esto significa, empezando por las personas del AT. 

La imagen se refiere a la representación de divinidades paganas o ídolos talladas, pintadas o recreadas de cualquier forma.

Todos los templos paganos tenían una imagen del dios que habitaba en ese templo. La semejanza se refiere al parecido que tenemos con Dios como Padre.

Luego en Génesis 1:26 encontramos la primera orden dada al hombre y la mujer en la Biblia.  El ejercer dominio, y luego en el versículo 27 “Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla”.

Aileen: Desde el principio, el hombre y la mujer tuvieron la misión de gobernar juntos, y no es hasta después de la caída que el orden se altero para siempre. 

Ahora bien, por eso Jesús vino para cambiar y redimir todo esto. Jesús revindico que las mujeres son miembros valiosos en el reino. No solamente porque el Mesías vino de la semilla de una mujer, sino también porque ahora son parte del real sacerdocio.  Responsables de anunciar las virtudes de Jesucristo para que otros pueden oír las buenas nuevas. (1 Pedro 2:9)

Cathy: ¿Al leer los evangelios, Jesús siguió las reglas establecidas por las autoridades? 

Mayra: ¡No! De hecho, ese fue un problema.  Por ejemplo, ¿en qué día de la semana realizo muchas de sus sanaciones?

Cathy: ¡En el día de descanso, el sábado!

¡Y también vemos que le hablo directamente a las mujeres, algo que estaba prohibido también!

Aileen: Y mucho menos a una mujer samaritana.  Este era un pueblo considerado como inferiores porque eran una raza mezclada de judíos y paganos.

Cathy: Y ¿las sanaciones que hizo Jesús siempre fueron a hombres?

Mayra: No, muchas fueron a mujeres, como la hija de Jairo, o la mujer que sangró por 12 años, María Magdalena.

Cathy: Sobre todo a esta mujer considerada inmunda, e intocable.  Y que, de hecho, en su desesperación por ser sanada, violó las leyes.  Mas, sin embargo, Jesús no la condenó, sino que la sanó, y la llamó “hija”. Esta fue la primera vez que al Jesús dirigirse a una persona, uso un término que evidenciaba la relación familiar dada a través de la conversión. 

¿Y con quien sucedió esto?

Aileen: ¡Con una mujer! 

Mayra: ¡Jesús sanó a María Magdalena de 7 demonios! ¿Cómo habrá sido la vida de esta mujer antes de Cristo? Sin ayuda, sola y repudiada por todos dada su enfermedad.  ¡Y también poseída por 7 demonios que la controlaban! ¡Qué vida tan triste!

Aileen: Y no se si han notado que María Magdalena es mencionada 12 veces en los Evangelios.  Es más mencionada que la mayoría de los apóstoles. ¡Cristo traspaso todas las fronteras hechas por los humanos! Las sociales, políticas, raciales o de género, con tal de tratar a las mujeres con el debido respeto que merecían.   Porque las mujeres siempre han sido portadoras de la imagen de Dios, salvas en igual de condiciones a través del sacrifico de Jesucristo.  ¡Y una vez salvas, con la morada del ES en ellas!

Cathy: Si hay algo que a lo largo de los Evangelios nos llama la atención, es el amor de Cristo para con los rechazados y los débiles. Por eso no debe de sorprendernos cuando Jesús habló del juicio final, en Mateo 25 y dijo que los herederos del reino son aquellos a quienes alimentó, y le dio a beber etc. Y también cuando dijo en el versículo 40 “En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis”.

Mayra: Jesús nos dijo a través de Pablo en 1 Corintios 1:27-28 “Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte; y lo vil y despreciado del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para anular lo que es”.

¡Que buen punto para terminar hoy!

¡Continúen estudiando sobre como Jesús trato a las mujeres!

Aileen: Recuerden que necesitamos que oren con nosotras por el 

programa Mujer Para la Gloria de Dios, para que todas saquemos el mejor provecho de lo que estamos estudiando!

Cathy: Les esperamos en nuestro 

próximo encuentro, ¡Dios delante! Bendiciones