Inicio Artículos Descansando en Dios al inicio de 2021

Descansando en Dios al inicio de 2021

690
0
Compartir

Puso en mi boca un cántico nuevo,
un canto de alabanza a nuestro Dios.
Muchos verán esto, y temerán
Y confiarán en el Señor.
(Salmo 40:3)

La verdad es que el año 2020 no fue para nada un año fácil.  No lo fue para ninguno de los habitantes del planeta Tierra. La providencia divina trajo a nuestras vidas el COVID-19 y con él, un sinnúmero de sinsabores y de lecciones por aprender. El descanso en Dios es una de ellas. Este desconocido virus junto a todas sus implicaciones a nivel sanitario y socioeconómico nos forzó a reposar en el Único que sostiene el universo con el poder de Su palabra. Sin embargo, es posible que algunas de nosotras nos estemos preguntando: ¿Y ahora qué? ¿Qué será de nosotras y de los nuestros en este 2021? ¿Estaremos en salud o enfermaremos? ¿Prosperaremos económicamente? ¿Prevaleceremos ante la lucha con tal actitud pecaminosa? ¿Lograremos perder esas libras de más que tanto deseamos? ¿Llevaremos a cabo todas nuestras resoluciones?… no lo sabemos, el Señor sí lo sabe.

Quisiera invitarlas a ahogar las ansiedades y el afán que acompañan el paso de un año a otro en el río del descanso de la gracia de Dios.

En el Salmo 40 el salmista David, inspirado por el Espíritu, hace un adelanto de la victoria de Cristo en la cruz, razón por la cual los estudiosos lo consideran un salmo mesiánico. El verso 3 hace referencia a la triunfante resurrección del Mesías, realidad en la que el pueblo de Dios descansa hoy, pues, así como Él resucitó, Su Iglesia también lo hará.

Lo que no es el descanso y lo que sí es

Quisiera mencionar a continuación lo que no es el verdadero descanso y lo que sí es, en aras de que decidamos buscar el reposo integral que solo ofrece el Buen Pastor.

Descanso NO es:
★ Perder el estrés en un resort 5 estrellas.
★ La comodidad de contar con servicio doméstico.
★ Simplemente dormir o no hacer nada.
★ Hacer lo que quiera sin interrupciones de hijos/esposo.
★ Tener la acogedora casa de ensueño.
★ Irme a un spa o disfrutar de las atenciones del personal de nuestro centro de belleza favorito.

Descanso  es:
★ Confiar en la veracidad y el poder de la Palabra de Cristo (2 Timoteo 3:16-17).
★ Orar cuando somos impacientes, cuando queremos explotar.  Orar antes que ansiar, orar antes que actuar. Refugiarnos en nuestro Príncipe de Paz (Efesios 6:18).
★ Estar satisfechas con el hecho de que Dios controla, no nosotras (Salmos 46:10).
★ Contentarnos con lo mucho o poco que Él nos ha dado (Hebreos 13:5-6).
★ Servir a mi esposo, hijos, familiares con el gozo y la fortaleza del Dios vivo (Romanos 12:11).
★ Entender que somos limitadas y que necesitamos descanso físico; agendar tiempos de quietud/reposo (1 Corintios 6:19; Ecl. 3:1). 

Definitivamente el descanso en Dios es de suma importancia, es indispensable para nosotras en el 2021 y para cada día de nuestra existencia sobre la faz de la tierra. La esperanza que nos otorga que Cristo haya dejado la tumba vacía, nos fortalece y nos permite declarar junto al salmista: “Puso en mi boca un cántico nuevo, un canto de alabanza a nuestro Dios”. Escojamos descansar en el que ha salvado milagrosamente nuestras almas. Descansemos en Jesucristo quien nos dijo en Mateo 11:

«Vengan a Mí, todos los que están cansados y cargados, y Yo los haré descansar. tomen Mi yugo sobre ustedes y aprendan de Mí, que Yo soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para sus almas. Porque Mi yugo es fácil y Mi carga ligera.»

Este artículo es material producido y creado por el equipo del ministerio de mujeres de la Iglesia Bautista Internacional, Ministerio Ezer.