Inicio Ocasiones Especiales Yo soy la Luz del mundo

Yo soy la Luz del mundo

1821
0

Pasaje Bíblico: Juan 8:12-20

Compartir

Este domingo, el pastor Luis Méndez predicó el sermón “Yo soy la Luz del mundo” basado en Juan 8:12-20.

Alguien decía que esta generación, es una generación de inexplicables contrastes. Tenemos más información y más confusión; más tecnología, pero más distracción; más posesiones, pero más insatisfacción. La única esperanza para escapar a este mal es traer una fuente de luz que pueda guiarnos en la confusión, fortalecernos en la debilidad y motivarnos a cambiar.

El evangelio de Juan registra al menos siete declaraciones notables expresadas por el Señor Jesucristo, una de las cuales es “Yo soy a luz del mundo” (Juan 8:12). Al hacer tales declaraciones, Jesús revela mucho sobre el mundo que nos rodea y las vidas que vivimos; pero también revela mucho acerca de sí mismo y lo que tiene que ofrecernos. Al final de Juan 8:12-30, vemos la respuesta de muchos del pueblo: “Al hablar estas cosas, muchos creyeron en El”. Aquí́ tenemos una escena de personas que están pasando de muerte a vida y serán perdonados. Esta es una preciosa realidad; por esto es por lo que Jesús vino al mundo.

El pasaje comienza en Juan 8:12 “Otra vez Jesús les habló…” Las palabras “otra vez” están conectadas con Juan 7:52. Lo que encontramos aquí es una continuación de una conversación del Señor con la misma audiencia descrita en Juan 7:37. Estaban celebrando la fiesta de los tabernáculos (Juan 7:2) y estaba llegando la hora final del gran día de la fiesta. En ese día había varios ritos importantes como la purificación de las aguas (Juan 7:37) y la iluminación del templo, todos cuales los hacían para recordar la nube en el desierto que durante la noche se convertía en un fuego de luz. El Señor había estado confrontando a los escribas y fariseos en el lugar del tesoro en el templo—ese era el lugar del templo donde se manejaba el dinero. Más específicamente era donde se hacían ofrendas voluntarias, haciéndolo el lugar más concurrido y abierto.

El versículo 12 continúa diciendo, “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo.” ¿Qué tiene que ver el lugar del tesoro con la luz? Lo que se celebraba allí es algo que le da un significado exclusivo a la declaración del Señor: allí era donde se celebraba el rito de la iluminación del templo. En Juan 8:12, Jesús no dijo, “Yo soy una luz”; El dijo: “Yo soy la luz del mundo.” No pudo haber dicho nada más dramático que eso en esa ocasión cuando estaban recordando la luz real del desierto a través de estos gigantes candelabros. ¿Como creen ustedes que reaccionaron estas gentes allí? Lo primero es que debemos entender lo significativo de esta declaración. Esta gente conocía la ley; eran los devotos del pueblo. Conocían las palabras de Isaías 42:5-6 e Isaías 49:6 que describen quien el Señor es. Al decir “Yo soy la luz del mundo”, Jesús estaba diciendo, Yo soy el Mesías esperado; ¡Yo soy Dios!

Tomemos un momento para analizar Juan 8:12: “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” La palabra de “el que me sigue” en el original es muy interesante; tiene que ver con obedecer las ordenes de nuestro superior con suma dedicación. Un discípulo de Cristo es aquel que entrega su alma y cuerpo a Cristo. Eso no se puede hacer a medias; Cristo no puede ser solamente un salvador para nosotros, debe ser nuestro Señor. El pasaje continúa diciendo, “no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. El Señor Jesucristo dice que cuando le seguimos tenemos la luz de la vida. Encontramos la relación entre luz y vida en Juan 1:4: “En El estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres”. La vida que Jesús tiene da la luz; es decir, estamos muertos y ciegos a la luz hasta que la vida de Jesús nos es impartida por el Espíritu de Dios y los ojos de nuestros corazones son abiertos.La luz es un poder activo que disipa las tinieblas. Cuando crees en Jesús como tu preciosa luz, entonces tienes Su vida y te conviertes en hijo de luz.

Cuando le permites a Dios acercarse a ti a través de Jesucristo y lo aceptas, entonces te darás cuenta que no es solo la Luz del mundo sino el Salvador de todas las generaciones; nadie va al padre sino por El. Necesitamos continuamente esa luz para andar en comunión con El (1 Juan 5:1-3).

Compartir
Artículo anteriorEl Evangelio alborota a unos y hace sedientos a otros (Parte II)
Artículo siguienteIdolatría: ayer y hoy
Miguel Núñez
El Dr. Miguel Núñez sirve como Pastor Titular de la Iglesia Bautista Internacional en Santo Domingo y es el presidente y fundador del Ministerio Integridad & Sabiduría, que tiene como visión impactar la generación de hoy con la revelación de Dios en el mundo hispano-parlante.

Leer más...

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here