Inicio Blog Una nueva generación para una nueva reforma

Una nueva generación para una nueva reforma

757
0
Compartir

una-nueva-generacion

“Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas. A Él sea la gloria para siempre. Amén.” – Romanos 11:36

Setecientos pastores y líderes (siervos) que desarrollan su trabajo para el Señor en medio de una sociedad hostil al cristianismo y una iglesia confundida, se dieron cita en la conferencia “Caminamos por una Senda Marcada” que se realizó en Temuco-Chile los días 25 al 28 de Junio del presente año. En ella se pudo constatar como el Señor está levantando una nueva generación que ama su Palabra y desea vivir para él en todos los ámbitos de su vida. La mayoría de los asistentes, alrededor de un 85 por ciento, estaba en el rango etario de los 20 a los 45 años de edad. Este significativo dato estadístico revela una realidad esperanzadora para la iglesia de Cristo en tiempos difíciles como estos. Esta nueva generación no está buscando entretención sino transformación; no una dieta de comida chatarra sino alimento sólido; no buscando popularidad ni reconocimiento personal sino ser fiel a Quien dio su vida por ellos; no una iglesia centrada en el hombre sino una que exalte el nombre de Cristo y busque sólo su gloria.

Es evidente que esta realidad no es producto de la aplicación de una metodología, programa o estrategia nacida en el corazón del hombre sino de una obra soberana del Espíritu de Dios que, al igual que en los tiempos del profeta Hageo, está despertando a su pueblo. Evidencia de ello es el hecho de que, en un país tan fragmentado en miles de denominaciones como Chile, los asistentes a esta conferencia procedían de todos los sectores del ámbito eclesiológico del país.

Junto con lo anterior es impresionante el interés que despertó la conferencia más allá de las fronteras de Chile. Brasil, Paraguay, Uruguay, Argentina, Perú, Ecuador y Guatemala estuvieron representados por pastores y líderes que, en algunos casos, viajaron hasta siete días para llegar a Temuco con el único fin de ser expuestos a las Escrituras, confrontados, animados y desafiados a volver al principio fundacional de la Reforma del siglo XVI de Sola Escritura.

Dios que es rico en misericordia y gracia ha vuelto su rostro hacia esta parte del mundo para bendecir a su iglesia y llevarla de vuelta a su Palabra.

Miramos la historia y observamos con admiración aquellos movimientos del Espíritu de Dios en los avivamientos del pasado. Al mismo tiempo que observábamos con preocupación la triste realidad de una iglesia que buscaba en el hombre y su sabiduría llevar adelante la obra de Dios. Sin embargo, Dios que es rico en misericordia y gracia ha vuelto su rostro hacia esta parte del mundo para bendecir a su iglesia y llevarla de vuelta a su Palabra. En este sentido el regreso a la predicación expositiva en los púlpitos de las iglesias en Latinoamérica es una evidencia de ello. Del mismo modo como en los tiempos de Esdras fue la centralidad de la Palabra de Dios la que trajo el avivamiento, también lo será hoy en el despertar de la iglesia de Cristo.

Del mismo modo como en los tiempos de Esdras fue la centralidad de la Palabra de Dios la que trajo el avivamiento, también lo será hoy en el despertar de la iglesia de Cristo.

Este retorno a las Escrituras también es un regreso a la cruz como el mensaje central para la iglesia. Pudimos constatar en la conferencia como la gloria de Cristo y la suficiencia de su obra en la cruz fue el mensaje dominante en todas las exposiciones sin excepción. Este mensaje trajo convicción, contrición e impactó poderosamente la vida de los presentes. Aún no podemos dimensionar lo que Dios hará con su Palabra expuesta durante estos cuatro días. Sin embargo, es un hecho que no volverá vacía y que ya estamos avizorando algunos de sus efectos inmediatos.

El retorno a las Escrituras también es un regreso a la cruz como el mensaje central para la iglesia.

Esta nueva generación que Dios está despertando será la que, en medio de una creciente oposición secular y una no menos fuerte oposición en el mismo seno de la iglesia profesante, se levantará en el nombre de Cristo y empuñando la espada del Espíritu, en el poder de Dios, liderará la iglesia hacía un regreso a las sendas antiguas que nunca debimos abandonar.

Dios está despertando el espíritu de sus siervos y su iglesia para volvernos a él y trabajar por su causa y para su gloria.

Como en los tiempos del regreso de Israel de la deportación a Babilonia el pueblo abandonó por muchos años la reconstrucción del templo para dedicarse a la prosperidad material y el disfrute, la iglesia actual sigue esa misma senda. Pero, Dios intervino por medio del profeta Hageo y Zacarías para despertar a sus siervos y a su pueblo (Hag. 1:2-14) llevándolos de regreso al servicio de su obra, hoy también Dios está despertando el espíritu de sus siervos y su iglesia para volvernos a él y trabajar por su causa y para su gloria.

Pastor Iván Reyes Alarcón
Iglesia Unión de Centros Bíblicos Villarrica-Chile
Ministerio Desde la Biblia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.