Inicio Poder en la Debilidad Preocupaciones De Un Verdadero Ministro Del Señor – Pastor Miguel Núñez

Preocupaciones De Un Verdadero Ministro Del Señor – Pastor Miguel Núñez

1018
0

Pasaje Bíblico: 2 Corintios 12:11-21

Compartir

Continuando hoy con la serie El Poder En La Debilidad sobre la segunda carta del apóstol Pablo a los Corintios, el sermón de Miguel Nuñez ha sido titulado: Preocupaciones De Un Verdadero Ministro Del Señor, el cual está desarrollado sobre la base de 2 Corintios 12:11-21, aunque también pudo llamarse Temores De Un Verdadero Ministro Del Señor.  Pablo expresa esos temores en esta carta.

Semanas anteriores el mensaje fue sobre los versículos del 1 al 10 del capítulo 12, titulado Su Gracia Es Omnipotente, en el cual Pablo continua su propia defensa de su apostolado y narra que fue llevado al tercer cielo donde se le revelaron misterios que a los hombres no les he permitido divulgar, y que para que no se envaneciera de sus conocimientos y de dichas revelaciones, le fue dado un aguijón en la carne que lo abofeteara. Expuso Pablo que le pidió tres veces a Dios que le quitara el aguijón, pero el Señor siempre le respondía: bástate mi gracia. Por dicha razón el apóstol dice que Su poder se perfecciona en nuestra debilidad. Que cuando somos débiles en nosotros mismos, entonces somos fuertes en la gracia de nuestro Señor Jesucristo. 

Como se puede ver a lo largo de estos mensajes de la serie, los versículos tienen un hilo conductor, una linea melódica que nos lleva a entender la defensa de Pablo de su ministerio, de su apostolado, mostrando la autenticidad del ministerio, siendo el punto clave que el poder se perfecciona en la debilidad. Mientras más débil se muestra el hombre, más fuerte se hace Dios.

Continuando con su defensa en los versículos que vemos hoy, el apóstol narra las señales que estaban en él que demuestran su apostolado y su propósito de hacer otra visita a Corinto, pero expresa su temor de tener que ser severo con algunos.

En estos versículos tenemos el relato fiel de un ministro del evangelio. Hacer el bien era su gran mira e intención, su meta. En esta narración notamos varios pecados comunes en personas que profesan la religión. Las caídas y las malas obras son humillantes para un ministro, y a veces, Dios toma este camino para humillar a los que pudieran ser tentados a enaltecerse. Estos últimos versículos muestran a qué excesos habían desviado los falsos maestros a sus engañados seguidores. Esta iglesia puso a prueba la autenticidad del apóstol de Pablo.

Pablo insiste en la veracidad de su mensaje y las señales y prodigios que Dios hizo a través de él, que no lo tengan al menos porque no era inferior a los demás.  Aunque no se considera superior a los demás. Siempre mantenía una gran humildad, contrario a los falsos maestros que ellos mismos se alaban.

Toda esta defensa era con la intensión de edificar al pueblo de  Corinto, sin embargo muestra su temor por ser mal interpretado. Porque esa percepción caída de los hechos, las malas interpretaciones, eran fruto de las almas caídas. Ellos pensaban que Pablo se defendía, mientras Pablo pensaba que mostraba a Dios sus explicaciones para sanar ese pueblo, contribuir con  su carrera de santificación y crecimiento espiritual. Era por amor a ellos.

Los temores del apóstol eran los siguientes: 

1.- Ser mal interpretado.  Tal como se explicó en el párrafo anterior.

2.- Que los Corintios pensaran que los trataban de manera inferior con relación a los demás.  Esto porque nunca les pidió dinero, ya que otras congregaciones ofrendaban para él, y él mismo trabajaba con sus manos para no ser carga de ellos.

3.- Que los Corintios pensaran que se estuviera aprovechando de ellos económicamente. Pero había dicho que no necesitaba de sus recursos porque las iglesias de Macedonia y Galacia enviaban ofrendas, y que no buscaba lo suyo, lo que buscaba era a ellos, sus almas. Que su comportamiento era totalmente contrario a los falsos maestros como los del evangelio de la prosperidad. Pablo estaba dispuesto a gastar lo suyo, incluyendo su esfuerzo físico, para alcanzar esas almas. No buscó ventajas ni directamente él, ni a través de uno de sus enviados.

4.-  El no llenar las expectativas de la congregación. Pablo temía decepcionarse con las cosas de poca madurez que muchas veces decían, y que ellos se decepcionen de él.

5.- Falta de crecimiento de las ovejas. Pablo tenia el temor de encontrar arrogancia, enojos, chismes, difamaciones

6.- Ver las consecuencias del pecado no arrepentido. Tenia el temor de encontrarse con pecados no arrepentidos, por los cuales Dios lo humillaría y él se dolería tanto que le provocaría llanto.

Estos temores se le presentan a Pablo por su relación directa con Dios y por la responsabilidad con que hacía su ministerio, por lo que no comprendía la reacción del pueblo de Corintos.  Este pueblo reaccionaba como casi todos lo hacemos, es nuestra alma caída que nos hace ver las cosas de manera diferentes.  Lo que imposibilita ver las buenas acciones de los demás es mi propia condición, mis propios deseos contrarios. Mi naturaleza caída que distorciona las acciones de los demás. El problema está en mi interior.

Padre celestial y eterno, fortalece nuestra fe. Que nuestros sentimientos no entorpezcan las buenas acciones de otros, que podamos ver Tu accionar a través de los demás para con nosotros. Limpia nuestro corazón. Bendiciones.

Compartir
Artículo anteriorLa Gloria de Dios y mi Sufrimiento
Artículo siguienteEl sufrimiento como bendición de Dios
Miguel Núñez
El Dr. Miguel Núñez sirve como Pastor Titular de la Iglesia Bautista Internacional en Santo Domingo y es el presidente y fundador del Ministerio Integridad & Sabiduría, que tiene como visión impactar la generación de hoy con la revelación de Dios en el mundo hispano-parlante.

Leer más...