Inicio Poder en la Debilidad Ministrando en la luz – Pastor Miguel Núñez

Ministrando en la luz – Pastor Miguel Núñez

611
0

Pasaje Bíblico: 2 Corintios 4:1-6

Compartir

Ministrando En La Luz.  Es el titulo del mensaje de hoy del pastor Miguel Núñez, el cual está basado en los versículos del 1 al 6 del capítulo 4 de la segunda carta del apóstol Pablo a la iglesia de Corinto, y corresponde a la serie El Poder De Su Palabra.

En estos versículos, Pablo, haciendo defensa de su ministerio, nos muestra como los apóstoles trabajaron con mucha diligencia, sinceridad y fidelidad, para hacer llegar a todos la verdad de Dios, ya que Cristo, por su evangelio, hace una revelación gloriosa a la mente de los hombres, pero el designio del diablo es mantener a los hombres en la ignorancia, no se ahorra esfuerzos para mantener a los hombres fuera del evangelio o ponerlos en contra.  El rechazo del evangelio aquí se atribuye a la ceguera voluntaria y a la maldad del corazón humano. Explica que el yo no era el tema ni el fin de la predicación de los apóstoles, ellos predicaban a Cristo como Jesús el Salvador y Libertador, que salva a todos los que vayan a Dios por su intermedio.

Hace una excelente comparación entre la creación y el nuevo nacimiento, explicando que así como la luz fue el principio de la primera creación, así también, en la nueva creación, al nacer de nuevo, la luz del Espíritu es su primera obra en el alma.  El tesoro de luz y gracia del evangelio esta puesto en vasos de barro, que somos nosotros, a quienes Dios nos asignó la responsabilidad de predicar Su evangelio, para que su poder sea altamente glorificado al sostenernos, y en el bendito cambio obrado por el ministerio de estos hombres.

En esencia, Pablo defiende su ministerio y a la vez lo explica, porque en Corinto fue muy criticado. Por lo tanto veremos tres aspectos de esta defensa.

1.-  Como Pablo entendió su ministerio. Pablo tuvo dos llamados al mismo tiempo, la salvación y el ministerio. De una manera muy especial así lo entendió, ya que lo recibió por misericordia de Dios, y para él es un gran privilegio y por eso no desfallece y esa misericordia lo mantiene con fe y fortaleza en la predicación del evangelio de Cristo.

El trabajo ministerial requiere el esfuerzo de largas horas de estudio de la Palabra, escuchar problemas de ovejas, etc., por lo que es agotador mental, física e intelectualmente. Pero el Señor fortalece a sus ministros para que puedan llevar la Palabra a las ovejas y llevar sus cargas.

Pablo menciona que cuando recibió su llamado del ministerio, inmediatamente abandonó prácticas pecaminosas y cosas ocultas, ahora anda en la luz.

2.- Como Pablo entendió la verificación del ministerio. Ahora siendo ministro de la verdad, no modifica la Palabra, no la tergiversa, no la hiperboliza, la expone tal como es revelada por Dios. En su exposición se expone al escrutinio de la conciencia de cada cual.  Su predicación penetra la conciencia porque es pura verdad, y lo dice en la presencia de Dios.

3.- Como Pablo vio su ministerio y como opera el evangelio. Debido a las críticas sobre lo elevado de sus exposiciones, Pablo explica que para los que se pierden, el evangelio esta velado, no lo entienden. Sin embargo, para los creyentes es salvación.

Para los que se pierden el evangelio esta velado, porque el príncipe de este mundo, Satanás, ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que ellos no puedan ver la luz de la gloria de la Palabra de Dios. Y Satanás les distorsiona la verdad de Dios para que los hombres crean que son independientes, por lo que el pegado de autonomía, para esos hombres, es poder decir al final, yo hago lo que quiero.

Pero el evangelio refleja a Cristo, es una luz que refleja la verdad de Dios, la verdad de lo revelado por Dios a través de Su Palabra

También Pablo explica que no predica sobre él mismo, que solo predica a Jesús, su testimonio, su vida. Predica el evangelio, que es el testimonio de Cristo, porque Él es el evangelio personificado. Este es el centro del ministerio de Pablo, que recibió su llamado por misericordia, no se predica a él mismo y vive para servirle a los demás.

Para Pablo, el evangelio opera igual que la creación. Igual como Dios hizo la luz sobre las tinieblas de la tierra, así mismo Dios hace la luz sobre nuestras almas en tinieblas, hace brillar nuestro entendimiento y conocimiento de la verdad. A partir de ese momento, Dios va modificando mi vida gradualmente y lo hace por Su misericordia. Así como Dios sostiene el universo, por el poder de Su Palabra, así sostiene nuestra vida, por el poder de Su Palabra.

El universo refleja la gloria de Dios, pero no es la gloria de Dios. La gloria de Dios es Cristo, la imagen del Dios invisible, es el resplandor de la gloria de Dios, la representación exacta de Dios.

La gloria de este nuevo pacto que Pablo explica, es que nos lleva de la oscuridad de las tinieblas de nuestro corazón, a la luz brillante que refleja la Palabra de Dios.

Que el Señor tenga misericordia de todos y nos alcance, para que Su luz entre a mi alma y a través de mi vida pueda reflejar la imagen de Cristo al resto de la humanidad. Bendiciones.

Compartir
Artículo anteriorEntendiendo el concepto de la libertad cristiana.
Artículo siguiente¿Santificación o Legalismo?
Miguel Núñez
El Dr. Miguel Núñez sirve como Pastor Titular de la Iglesia Bautista Internacional en Santo Domingo y es el presidente y fundador del Ministerio Integridad & Sabiduría, que tiene como visión impactar la generación de hoy con la revelación de Dios en el mundo hispano-parlante.

Leer más...