Inicio Ocasiones Especiales La gran omisión

La gran omisión

611
0

Pasaje Bíblico: Juan 20:21

Compartir

Esta semana, Enrique Crespo predicó el sermón “La gran omisión” sobre nuestro llamado de ir a las naciones y predicar el evangelio, basado en Juan 20:21.

El texto está ambientado en la noche del domingo de la resurrección. Los discípulos habían visto a Jesús crucificado, algo que era muy difícil de procesar. En Lucas 24:37 vemos que todos tenían miedo, estaban turbados y dudaban ya que su líder y Mesías habían sido asesinado. Cuando vemos este contexto, es fácil pensar que los discípulos eran débiles, a diferencia de nosotros que tenemos una iglesia y comunidad que nos fortalece. Pero esa iglesia que tanto amamos ha tenido una comisión que ha descuidado: id y haced discípulos. Una tercera parte de la humanidad no conoce el nombre de Jesús y el 60% de la humanidad profesa no ser seguidores de Cristo. Hoy en día, sabemos más y tenemos más recursos que muchas personas en la historia, pero aun así no hemos dado nuestro mejor esfuerzo por la gran comisión.

Dios es infinito y eterno; cuando lo ofendemos a Él, merecemos consecuencias infinitas y eternas. Por eso Cristo murió en la cruz por nosotros, y por eso tenemos que predicarles a las naciones: no hay otra forma de que el hombre sea salvo que a través de Cristo Jesús. Nuestra responsabilidad es orar con carga por misioneros, nuestros hermanos, nuestra iglesia, no con la levedad con la cual lo hacemos. Es necesario reconocer que todo lo ocurrido y todo lo que va a ocurrir, sea de tribulación o no, es parte del plan de Dios; Él nos dice que debemos tener paz y gozo (Juan 20:19). No estamos solos en esta tarea. Es por esto que salir a las naciones debe ser un gozo: porque conocer a Dios nos da paz y gozo a pesar de las dificultades.  

Compartir
Artículo anteriorLa providencia de Dios obra a través de la persecución
Artículo siguienteCristo: piedra de tropiezo o piedra angular – Introducción
Enrique Crespo
Es Anciano en Entrenamiento en la Iglesia Bautista Internacional ubicada en Santo Domingo, República Dominicana. Dios lo llamó a conversión en 1980 a los 18 años de edad, y a partir de ese momento a sido utilizado por nuestro Señor para evangelizar, enseñar, aconsejar, y predicar la palabra de Dios en diferentes púlpitos. Ha ejercido como docente en varios niveles en la iglesia, colegio cristiano y universidad. Es miembro de la IBI desde el 2005 y a partir del 2012 fue inquietado por Dios para servir en el campo misionero como entrenador (Timoteo) y movilizador, labor que hace al frente de “Misión Antioquía” el ministerio de la IBI de evangelismo, plantación de iglesias y misiones desde el 2015. Posee una licenciatura en Mercadeo de UNIBE, y realizó estudios de Derecho en la UASD. Es egresado del Instituto Integridad y Sabiduría, y ha realizado cursos de Educación y Teología en seminarios de Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo (IBSJ) y Columbia International University (CIU) en Columbia, Carolina del Sur, Estados Unidos. Está casado con Aurora Almánzar desde 1988, teniendo 3 hijos, Aldo, Iván y Javier, mayores de edad y con inquietudes misioneras.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here