Inicio Apocalipsis: El juicio de Cristo Contra las Iglesias Filadelfia, la iglesia amada

Filadelfia, la iglesia amada

20464
0

Pasaje Bíblico: Apocalipsis 3:7-13

Compartir

La ciudad de Filadelfia, cuyo nombre significa amor fraternal, fue fundada por el rey Atalo de Pergamo alrededor del año 150 antes de Cristo al sudeste de la ciudad de Sardis, y era la más joven de las 7 ciudades a las cuales se les dirige estas cartas de parte de nuestro Señor Jesucristo.

Luego, el emperador romano Cesar Tiberio ayudó grandemente a la ciudad a recuperarse de su destrucción después de un gran terremoto en el año 17 de muestra era, y por eso le cambiaron el nombre por el de Neocesareo, pero luego volvió a llamarse Filadelfia hasta nuestros días.

La iglesia de Filadelfia es única entre las 7 iglesias de Asia Menor, porque es la única contra la cual el Señor no tiene queja alguna. El Señor se identifica claramente al comenzar la carta, se nombra el Santo y Verdadero, y el que tiene la llave de David, el que abre y nadie cierra y el que cierra y nadie abre.

La santidad es el principal atributo de Jesús, y así es como se identifica al comenzar esta carta. Igualmente se dice ser el verdadero, otro gran atributo de Jesús. Siempre fue veraz y enseñaba el camino de Dios con verdad.

El Señor reconoce el trabajo y fidelidad de esta iglesia, la cual siendo de poco poder ha guardado Su Palabra y no ha negado Su nombre, por lo tanto le promete que abrirá puertas de ministerio y de servicio que nadie podrá cerrar, y su mensaje es más bien de amor, ánimo y de promesa a ser protegida por su fidelidad en medio de la calamidad y la prueba, por lo que debemos recibirla con alegría. Esta carta es muy parecida a la enviada a la iglesia de Esmirna, que también fue fiel.

A esta iglesia le fue reconocida su obediencia a Cristo al guardar Su nombre bajo circunstancias difíciles. La obediencia es un acto de reacción de la fe y es compensada con nuevas y mayores responsabilidades en el ministerio, se abren puertas grandes para la predicación de la Palabra y expansión de la obra de Dios. Cristo abrió esta puerta grande para esta iglesia.

Por lo tanto, podemos aplicar esta característica en nuestra vida personal: La obediencia. Debemos ser obedientes a los estatutos de Dios para recibir las promesas del Señor, las cuales son siempre si y amen.

Al final de la carta Jesús hace promesas a esta iglesia por su obediencia y fidelidad, pero la pregunta es: ¿ Que hacer en lo que viene el Señor? El le respondió a Filadelfia diciéndoles que perseveren y guarden lo que tienen, que es Su Palabra. Y sus nombres serán inscritos en la nueva ciudad de Jerusalén.

Es tiempo de obedecer y ser fiel a nuestro Señor y Salvador. Es tiempo de arrepentimiento y ser parte de ese grupo privilegiado donde nuestro nombre estará inscrito en el libro de la vida.