10 cosas que debes saber sobre la consejería pastoral

1. La consejería requiere una Biblia en tres dimensiones.

A nadie le gusta una historia plana y unidimensional con personajes estáticos, una trama predecible, y una conclusión poco satisfactoria. ¿Por qué? Porque no suena a verdad en relación a la experiencia humana, la cual es profunda y multifacética. Muchas personas se apartan de la consejería basada en la Biblia, porque suponen que la Biblia es como una mala historia, que de manera simple da instrucciones sobre el comportamiento en lugar de ofrecer una imagen rica y colorida de la vida humana.

La mejor consejería utiliza la Escritura como Dios manda: como una perspectiva de la vida de un mundo dinámico que tiene autoridad sobre nosotros. No es unidimensional, sino tridimensional, capaz de hacer frente a los muchos factores de la vida, desde la dinámica relacional de la auto-percepción a las dificultades circunstanciales. La Biblia nos deleita incluso mientras nos instruye; desafía a los compromisos básicos de nuestros corazones, inclusive mientras levanta nuestra perspectiva por encima de nuestros dolores.

La Biblia da testimonio de sí misma en tres dimensiones. Solo lee el Salmo 119 si deseas ver una larga y persistente vista de cómo la Escritura actúa en los remolinos que se forman en la vida.

2. La consejería requiere una visión en tres dimensiones de la vida humana.

Así como honramos la Biblia usándola como Dios manda, también honramos la vida humana cuando la reconocemos como Dios la ha establecido. Él nos diseñó para responder dinámicamente a las situaciones que nos rodean, y esas respuestas son multifacéticas.

En la vida, las personas no sólo piensan, sino que también quieren y desean. Necesitan sus mentes instruidas, pero también necesitan sus corazones capturados. Tienen que tomar nuevas decisiones, pero también deben mostrar una visión de lo que estas elecciones hará por ellos. Necesitan ayuda para entender cómo sus pensamientos privados afectan la manera en la que se relacionan con las personas importantes en sus vidas, o cómo los eventos que les ocurrieron en el pasado afectan sus suposiciones sobre el futuro.

En suma, la consejería ayuda a conectar los puntos entre los diversos aspectos de la experiencia de una persona. Los ayuda a entenderse mejor a sí mismos a la luz de lo que la Escritura dice. El uso de la Biblia de manera tridimensional le permite al consejero mostrar la amorosa autoridad de Cristo sobre cada dimensión de la vida humana.

3. Eres más capaz de lo que crees.

Un cristiano con una Biblia viviente es una herramienta poderosa para el cambio. Pudieras pensar que hay una categoría de personas que son capaces de escuchar a otros describiendo sus problemas y que de manera automática saben qué decir en respuesta. No existe tal súper-oyente.

Así que relájate. Ni tú, ni ningún otro puede resolver de manera automáticamente los problemas de los demás. No debes asumir que se necesita un profesional pagado para los problemas de una persona que lucha.

No nos malinterpretes. Los médicos y los consejeros profesionales son una maravillosa fuente de ayuda. Simplemente estamos señalando que tu primer impulso no debe ser el evitar abordar las complejidades de los problemas de otra persona. Tu primer impulso debe ser servirle en esos problemas. ¿Por qué no estarías dispuesto a ponerte de pie en medio del desastre? ¿Por qué no estar cerca de tu amigo que lucha mientras camina a través del proceso de obtener ayuda?

Si Dios te ha dado su Palabra y su Espíritu habita dentro de ti, hay mucho más que puedes hacer de lo que tú mismo te has dado cuenta. No huyas de hablar la verdad a la vida de un amigo en dificultades.

4. Tú eres menos capaz de lo que crees.

Sí, la relación entre el tercero y el cuarto punto es paradójica. Con la primera, queremos que todo cristiano con una Biblia y un espíritu de humildad se sienta confiado en que puede ayudar a algún amigo en dificultades de una manera significativa. Pero con el segundo, queremos que todos los cristianos reconozcan los límites de su propia sabiduría.

Usted se encontrará con problemas de los que nunca había escuchado hablar, situaciones de las cuales solo conoce de cerca algunos de los hechos, relaciones a las cuales no tiene la capacidad de hablar todavía. La humildad es la mejor protección de herir a alguien cuando nos envolvemos en una situación delicada. La humildad reconoce las limitaciones de su propia perspectiva y experiencia.

Algunos cristianos tienden a pensar que el hecho de que ellos conozcan la Biblia implica que podrán aplicarla de manera sabia en situaciones complejas . Pero este no es el caso. Necesitamos que el Espíritu nos haga crecer en amor y en conocimiento para que podamos discernir qué complace a Dios en la situación dinámica frente a nosotros (Filipenses 1: 19-11). A veces, lo que hay que hacer es animar a esa persona que está en dificultades a que busque a alguien más, que esté más capacitado que tú, particularmente en algunos problemas específicos. Esto no quiere decir que no dirás nada. Sólo quiere decir que debes ser pronto para escuchar y tardo para hablar.

5. La consejería es iniciada por un problema.

La naturaleza de la consejería es que la gente viene sólo cuando están luchando con un problema. Cuando tu automóvil se avería, lo llevas a un taller para que te lo reparen; cuando un cristiano no está bien, va a un pastor o un consejero en busca de ayuda. La consejería se produce en respuesta a problemas percibidos en la vida de una persona.

Es importante abordar este problema percibido si vas a amar a alguien de la manera correcta. Muchas veces, los cristianos quieren llegar directamente a un territorio familiar al tener conversaciones con la gente en dificultades. Ellos no entienden muy bien todo lo que está sucediendo, así que rápidamente se mueven a porciones de las Escrituras que ellos sí entienden bien. El resultado es una fiel pero no muy pertinente aplicación de la Biblia.

Debemos respetar los problemas que enfrentan las personas a través de escucharlos detenidamente y tratar de comprenderlos.

6. La consejería no está centrada en el problema sino en Cristo.

Habiendo reconocido que la consejería es iniciada por el problema, es importante señalar que no está enfocada en este. La atención debe centrarse en Jesucristo y en cómo el corazón de la persona debe responder a Él en medio de los dolores a los que se enfrentan.

La consejería no es principalmente sobre la solución de problemas, a pesar de que hacemos mucho de eso. Es primero sobre la reorientación de la adoración hacia las cosas creadas al Creador por medio del Evangelio de Jesucristo. El punto más importante en la consejería no es, “¿cómo llego mejor?” sino “¿qué está adorando mi corazón?”.

Si una mujer soltera está luchando para liberarse de los patrones de la promiscuidad en sus relaciones, sin duda la lujuria está involucrada. Pero cuando profundizamos, descubrimos que ella puede estar luchando con un anhelo de seguridad y protección, buscándolo en los brazos de los hombres que terminan aprovechándose de ella. O si una pareja casada está en constante conflicto, en la superficie puede parecer que están debatiendo sus finanzas. Pero si buscas por debajo de la superficie, a menudo encontrarás que su miedo al fracaso tiene su casa estrangulada. Su corazón, diseñado para adorar a Dios, está utilizando esa función buscando su identidad en otro lugar.

7. La consejería es para todo el mundo.

Debido a que la consejería es sobre el corazón respondiendo adecuadamente a los complejos problemas de la vida, cada cristiano debe reconocer su necesidad de ayuda. A manudo no podemos discernir solos cómo responder fielmente a los no invitados sentimientos de depresión y los miedos intrusos.

Todo cristiano está viviendo su vida en un mundo marcado por la futilidad; ninguno de nosotros debe asumir que puede navegar a través de un mundo como este sin las habilidades perfeccionadas de otros cristianos. Los consejeros son a menudo aquellos cuyas habilidades han sido afinadas para discernir la interacción entre las circunstancias difíciles y las respuestas del corazón. Unas pocas conversaciones con un consejero probado en combate, a veces puede hacer maravillas.

8. La consejería no es para todo el mundo.

Otra paradoja para ti. El último punto era que la consejería es para todo el mundo, pero este punto está dando otra capa de matices. La consejería no es necesaria cuando una persona tiene la capacidad básica para entender la forma en que debería estar respondiendo a la situación en la que se encuentra.

La vida cristiana normal está caracterizada por dificultades, pero también está caracterizada por los medios ordinarios de gracia a través de la predicación y enseñanza de la Palabra, la comunión y la rendición de cuentas de amistades intencionales, y la búsqueda de Dios como un cuerpo a través de la oración. Estos medios ordinarios de la gracia mantienen a una persona lúcida y clara de corazón, en su acercamiento a la vida, lo que capacita a muchos cristianos para pasar por largas temporadas, sin la necesidad de consejería.

En el misterio de la providencia de Dios, algunos cristianos serán librados de los peores tipos de dolores o les será dado el mejor tipo de comunidad de la iglesia y por lo tanto no les será necesaria la consejería en la mayor parte de su vida. Otros tendrán diferentes rutas. A la luz de esto, los cristianos deben pensar en la consejería no como el ideal universal para todo el mundo, ni como la rehabilitación poco placentera por aquel que está en infortunio.

9. La consejería es limitada en el tiempo.

La consejería no es un estado permanente. A menudo, ni siquiera es tan largo. A veces, un cristiano que lucha establece mejores patrones de respuesta y empieza a ver sus problemas desde la perspectiva de Dios. Y en la medida en que se recupere de esta manera, no va a necesitar más de consejería.

Él no tendrá que continuar viniendo porque la depresión se aligera, la adicción a la pornografía no es abrumadora, él ha aprendido a amar de manera sacrificial en su

matrimonio, ella está comiendo normalmente otra vez, o ella es capaz de descansar de sus ansiedades. El problema original que les condujo a la consejería ha disminuido.

Los buenos consejeros buscan quedarse sin trabajo, confiando en los demás hermanos que ministran la Palabra en el contexto de la iglesia

10. Ten esperanza incluso en las peores situaciones.

Jesucristo no abandona a nadie en las complejidades de la vida. En la vida normal de una iglesia, el número de dificultades en el cuerpo a veces puede ser abrumador. Pero esto no es una sorpresa para Jesús, que nos dijo que en este mundo tendríamos aflicciones. Jesús también le dijo a los suyos que no se desanimen, porque Él ha vencido al mundo (Juan 16:33).

La palabra que Jesús habla en los agitados problemas de este mundo es paz. Así que incluso en las peores situaciones ten esperanza, pero no porque hay una salida fácil. La promesa de Jesús es que Él es capaz de insertar una virtud extraña en el sufrimiento.

La paz de como un adorador conocer a Dios, cambia toda la dinámica de la vida de una persona. El Evangelio de Jesucristo ha transformado innumerables adictos, prostitutas, abusivos, y los tontos arrogantes en adoradores del único y verdadero Rey. Lo hemos visto, y es increíble contemplarlo.

No hay nada como una vida transformada que te lleva a pensar, “El Evangelio realmente funciona”.


Jeremy Pierre (PhD, Seminario Teológico Bautista del Sur) sirve como presidente del departamento de consejería bíblica y espiritualidad bíblica y es también el decano de estudiantes en el Seminario Teológico Bautista del Sur. Él es también un pastor de la Iglesia Bautista de Clifton en Louisville, Kentucky.

Deepak Reju (PhD, Seminario Teológico Bautista del Sur) sirve como pastor asociado en Capitol Hill Baptist Church en Washington, DC. Él es también el presidente de la junta directiva de la Coalición de Consejería Bíblica. Es un coautor (con Jeremy Pierre) de El Pastor y la Consejería: Los fundamentos para pastorear Miembros en Necesidad.

Publicado originalmente en Crossway

0 comentarios

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *