Inicio Ocasiones Especiales Una vida que resplandece

Una vida que resplandece

1354
0

Pasaje Bíblico: Filipenses 2:12-16

Compartir

Este domingo, el pastor Héctor Salcedo predicó el sermón “Una vida que resplandece” basado en Filipenses 2:12-16.

¿Qué hace que una vida resplandezca para la gloria de Cristo? Esa es la pregunta que trataremos de responder al estudiar el pasaje de hoy. Ahí se nos muestra al menos 7 aspectos para que una vida resplandezca para la gloria de Cristo.

Antes de entrar en el estudio del texto mismo es necesario que haga ciertas observaciones. Filipenses 2:15 (LBLA) se refiere a los creyentes como “luminares en el mundo”, la NTV lo traduce como “luces radiantes”, la NVI lo traduce como que los creyentes “brillan como estrellas”. En otras palabras, son vidas que “resplandecen”, que se notan, que se distinguen. Es claro que la luz que emanan estas vidas no proviene de aquellas cosas que el mundo considera “luminosas” sino de su “obediencia a Dios”.

Lo cierto es que la obediencia es la marca distintiva del hijo de Dios. Una profesión de fe, ir a la iglesia, orar y leer la Biblia no me hace cristiano. Es si mi vida se adecúa a la voluntad de Dios revelada en Su Palabra (Mateo 28:19-21). Si la obediencia es la marca distintiva del cristiano, podemos afirmar que: “La intensidad y el poder de la luz que refleja mi vida dependerá de mi grado de obediencia a Dios.”

¿Qué caracteriza entonces la obediencia de aquellos cuyas vidas resplandecen? Una obediencia:

  1. inspirada,
  2. responsable,
  3. reverente,
  4. dependiente,
  5. voluntaria y confiada,
  6. absoluta y
  7. que proclama la “Palabra de vida”.
Compartir
Artículo anteriorEl ciudadano celestial bajo el gobierno terrenal
Artículo siguienteLa esperanza del cielo
Héctor Salcedo
Héctor sirve como pastor ejecutivo en la Iglesia Bautista Internacional IBI de Santo Domingo, República Dominicana. Es economista de profesión y pastor de corazón. Posee una maestría en Estudios Bíblicos en el tradicional Moody Bible Institute de Chicago. Como economista, cursó estudios de Maestría en Macroeconomía Aplicada en Chile a mediados de los 90's para ejercer dicha profesión durante casi 15 años en el medio económico-empresarial. Ha laborado desde los inicios de la IBI, pasando por diversas asignaciones conforme el crecimiento lo requirió. Desde 2006 es uno de los pastores de la IBI, y desde 2009 lo ha sido a tiempo completo. Entre sus funciones se encuentran el manejo administrativo y financiero de la IBI e Integridad y Sabiduría. Asimismo, está a cargo del Ministerio de jóvenes adultos de la IBI [M-Aquí]. Cuando las circunstancias lo requieren, es una de los pastores que predica en la IBI. De hecho, la enseñanza de la Palabra de Dios es su mayor pasión, sobretodo su aplicación práctica a la vida. Está casado con Chárbela El Hage y tiene dos hijos: Elías y Daniel.