Inicio Ocasiones Especiales Todo está bajo control

Todo está bajo control

2223
0

Pasaje Bíblico: Romanos 8:28-30

Compartir

El sermón estuvo a cargo del pastor Héctor Salcedo, con el título Todo Está Bajo Control, el cual fue basado en Romanos 8:28-29. La carta del apóstol Pablo a los romanos establece claramente que la manera en que  Dios acepta al pecador, o lo justifica ante sus ojos, es solo por gracia,  por medio de la fe en la justicia de Cristo. Es una carta llena de doctrinas, y por eso se le llama el Evangelio de Pablo.

 

Estos versículos nos dicen que todo, absolutamente todo lo que nos sucede es para bien, para la santidad de nuestra alma, para el bien espiritual, apartándonos del pecado y acercándonos a Dios para equiparnos para el cielo. Por eso cuando actuamos fuera de la voluntad de Dios somos corregidos para devolvernos a Sus caminos, porque sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito. Estas cosas las sabemos, tenemos la certidumbre, porque hasta la cruz que en su época fue un instrumento de aflicción y vergüenza, Dios lo convirtió en un instrumento de salvación. Esta promesa de que todas las cosas cooperan para bien es grandiosa. La vida es muy compleja, y pensamos muchas veces que el mundo está sin control, y este aparente desorden que vemos es incongruente con la afirmación de la biblia de que Dios está en control todo el tiempo de todo cuanto ocurre en Su creación. No entendemos como un Dios todo poderoso y benevolente permite todas las cosas que suceden, por eso la misma biblia nos llama a vivir por fe y no por vista, porque la fe puesta en Dios nos provee un propósito en todo lo que sucede, y es la providencia, porque Dios gobierna el mundo providencialmente. No todos los habitantes del planeta son beneficiarios de las promesas de la biblia. Dice que todas las cosas cooperan para bien, para todos los que aman a Dios. Los que aman a Dios son todos aquellos que han sido llamados y han aceptado a Dios como su salvador, a quienes les ha dado salvación eterna y debido a esto han cambiado su estilo de vida, los que han nacido de nuevo.

 

Este sentimiento de amor por Dios se manifiesta en la obediencia a Su Palabra. Esta obediencia se traduce en vivir haciendo y cumpliendo Su voluntad. Ciertamente, amas a Dios? Este amor por Dios es un llamado que El hace a las personas, es una gracia, un regalo de parte de Dios. Lo amamos porque El nos amó primero, nos amó tanto que sacrificó a Su hijo para reconciliarnos con El. Las cosas que Dios hace que cooperan para bien a los que lo aman, y que han sido llamados, son todas. Las pequeñas y grandes cosas de nuestra vida, aún aquellas que son dolorosas, nada se escapa en nuestra vida del control de Dios. El tiene un propósito en cada cosa que nos sucede, y este propósito es para nuestro bien, nuestro bien espiritual. Este bien es reflejar la imagen de Su hijo Jesucristo a través de nuestra vida Si Dios dejara de tener control de una sola de las molécula de Su creación, dejara de ser Dios. Ayúdame Señor a tener la fe suficiente para ver que todas las cosas cooperan para bien de mi vida.

 

Compartir
Artículo anteriorDespertando a Latinoamérica a la Verdad de Dios
Artículo siguienteConfiando en que todo está bajo su control
Héctor Salcedo
Héctor sirve como pastor ejecutivo en la Iglesia Bautista Internacional IBI de Santo Domingo, República Dominicana. Es economista de profesión y pastor de corazón. Posee una maestría en Estudios Bíblicos en el tradicional Moody Bible Institute de Chicago. Como economista, cursó estudios de Maestría en Macroeconomía Aplicada en Chile a mediados de los 90's para ejercer dicha profesión durante casi 15 años en el medio económico-empresarial. Ha laborado desde los inicios de la IBI, pasando por diversas asignaciones conforme el crecimiento lo requirió. Desde 2006 es uno de los pastores de la IBI, y desde 2009 lo ha sido a tiempo completo. Entre sus funciones se encuentran el manejo administrativo y financiero de la IBI e Integridad y Sabiduría. Asimismo, está a cargo del Ministerio de jóvenes adultos de la IBI [M-Aquí]. Cuando las circunstancias lo requieren, es una de los pastores que predica en la IBI. De hecho, la enseñanza de la Palabra de Dios es su mayor pasión, sobretodo su aplicación práctica a la vida. Está casado con Chárbela El Hage y tiene dos hijos: Elías y Daniel.