Inicio Ocasiones Especiales Sanando mis relaciones (Segunda parte)

Sanando mis relaciones (Segunda parte)

800
0

Pasaje Bíblico: Filemón 1:1-25

Compartir

El pastor Héctor Salcedo continúa el estudio de la carta a Filemón y nos ofrece la segunda parte del sermón “Sanando mis relaciones”. En esta oportunidad nos enseña sobre el deber cristiano de practicar el ministerio de la reconciliación que Cristo nos ha entregado, tomando en cuenta que él nos reconcilió con el Padre mediante su sacrificio. El pastor Héctor nos comparte cinco aspectos de la reconciliación bíblica: 1) Es un mandato, no una opción. 2) Demanda humildad, tanto del ofensor como del ofendido. 3) Requiere de un mediador dispuesto. 4) Valora más la relación que la pérdida. 5) Conlleva restitución de parte del ofensor. Nuestro Dios, quien es el autor de la reconciliación, nos desafía a través de este sermón a esforzarnosen mantener relaciones saludables, llenas de gracia y de perdón.

Compartir
Artículo anteriorEl poder transformador de la Palabra en la vida diaria
Artículo siguienteTe sirves a ti mismo o sirves su causa, no ambas
Héctor Salcedo
Héctor sirve como pastor ejecutivo en la Iglesia Bautista Internacional IBI de Santo Domingo, República Dominicana. Es economista de profesión y pastor de corazón. Posee una maestría en Estudios Bíblicos en el tradicional Moody Bible Institute de Chicago. Como economista, cursó estudios de Maestría en Macroeconomía Aplicada en Chile a mediados de los 90's para ejercer dicha profesión durante casi 15 años en el medio económico-empresarial. Ha laborado desde los inicios de la IBI, pasando por diversas asignaciones conforme el crecimiento lo requirió. Desde 2006 es uno de los pastores de la IBI, y desde 2009 lo ha sido a tiempo completo. Entre sus funciones se encuentran el manejo administrativo y financiero de la IBI e Integridad y Sabiduría. Asimismo, está a cargo del Ministerio de jóvenes adultos de la IBI [M-Aquí]. Cuando las circunstancias lo requieren, es una de los pastores que predica en la IBI. De hecho, la enseñanza de la Palabra de Dios es su mayor pasión, sobretodo su aplicación práctica a la vida. Está casado con Chárbela El Hage y tiene dos hijos: Elías y Daniel.