Inicio Mujer Para la Gloria de Dios La vida de Ester ¿Qué tan obediente es mi corazón?

¿Qué tan obediente es mi corazón?

398
0
Compartir

“Porque los ojos del SEÑOR recorren toda la tierra para fortalecer a aquellos cuyo corazón es completamente suyo” (2 Crónicas 16:9)

Aileen: Bienvenidas a Mujer para la gloria de Dios, quien les habla Aileen Pagan de Salcedo, Cathy Scheraldi de Núñez. MPLGDD es una producción del Ministerio de mujeres Ezer, de la IBI, bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría. Y transmitido desde Radio Eternidad en su dial 990 AM o por las redes en http://radioeternidad.com/. 

Les invitamos a suscribirse al canal de YouTube de Integridad y Sabiduría, ¡darle me gusta a este video y compartirlo para que este contenido sea de edificación para muchos! El programa de hoy lo hemos titulado “¿Qué tan obediente es mi corazón?”

Cathy: No se pueden imaginar cuántas gracias damos a Dios por todas aquellas que nos apoyan con su sintonía y mensajes!  En verdad es una bendición poder compartir con ustedes. ¡Dios permita que para el cierre de este programa estemos clara en la respuesta a esta pregunta del titulo de este programa! ¿Qué tan obediente es mi corazón?

Recuerden además las preguntas que estamos posteando en Instagram, para que puedan sacar mayor provecho personal al contenido de MPLGDD. ¡No dejen de responderlas! 

Y como siempre antes de iniciar con nuestro estudio, vamos a presentarnos a nuestro Señor, oremos.

Aileen: En el programa anterior profundizamos en cómo Ester fue capaz de ver la mano invisible de Dios obrando a su favor, a pesar de las circunstancias tan hostiles hacia su pueblo. Y aunque tuvo sus dudas dada la acciones de un hombre tan malvado y poderoso como Aman, esto no impidió que Ester persistiera en su obediencia a Dios.  ¡Ni tampoco cambió su disposición hacia las personas a su alrededor, porque su fe no estaba en hombres sino en su Dios! 

En Ester vemos un constante  espíritu sumiso, con una obediencia diligente y voluntaria.  ¡Ella entendía bien que su obediencia a Dios se traducía en la practica, en los pequeños actos de obediencia que hacia en su  diario vivir! 

A medida que nos sometemos a Dios, Él quiere trabajar en nuestro carácter e y redimir áreas de nuestro proceder que no son tan piadosas.  Como nos dice 1 Pedro 1:14-15, “no debemos conformarnos a los deseos que antes teníamos en nuestra ignorancia, sino que debemos procurar vivir en mayor santidad en toda nuestra manera de vivir”

Y no tengamos nunca en duda de que la motivación de Dios para que renovemos nuestra mente y nuestro accionar es por el gran amor que Él tiene por Sus hijos. Porque Él nos amo primero, fue Cristo a la cruz (Romanos 5:8), y porque Él nos ama incondicionalmente, ¡ha concebido para Sus hijos que le aman a través de la obediencia, bendiciones que ojos humanos jamás han visto (1 Corintios 2:9)!

Y es por esto mismo que hoy queremos continuar discutiendo sobre la idea que comenzamos en el ultimo programa, que el dolor y el sufrimiento son parte del camino hacia Dios. La realidad es que sin importar si conocemos a Cristo o no, mientras vivamos en este mundo caído, sufriremos. La diferencia es que cuando sufrimos con Cristo hay propósito en el sufrimiento y Cristo camina con nosotras y entonces el sufrimiento, la angustia y todo tipo de oposición obra para nuestro beneficio como así nos promete El mismo (Romanos 8:28). Las tribulaciones no nos afectan como a aquellas personas que caminan solas sin una relación personal con Jesucristo como Salvador.

Cathy: Incluso nosotras, aun después de aceptar a Cristo como Señor y Salvador, el viejo yo todavía persisto en recordarnos nuestros miedos y debilidades.  Nuestro crecimiento en la fe y la fortaleza de nuestro nuevo hombre depende de nuestra intimidad con Dios y la diligencia en estudiar y aplicar la Palabra a nuestras vidas. Cristo es nuestro modelo y necesitamos intencionalmente ir en contra de nuestros deseos carnales para parecernos cada vez mas a Él! Recordemos lo que dice Gálatas 5:17-18, “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.” ¿Oyeron lo que Pablo dijo? “no podéis hacer lo que deseáis.”   Por eso Pablo también nos dice en Efesios 4:22-23 “despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos, y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente” 

Aileen: Es un mandato no una sugerencia. Antes de venir a Cristo nos era imposible hacer esto, “porque separados de mí nada podéis hacer.” Es el Señor quien nos da el poder para cumplir con Sus mandatos.  Y quiero leer este versículo porque explica este principio aun mejor, “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto” (Juan 15:5). 

Cada día, cada una de nosotras necesitamos ser consistentes en nuestra decisión de seguir a Cristo. El nuevo nacimiento que se produce cuando tomamos la decisión de aceptar a Jesús como Señor es una vez y para siempre. Ahora bien, la redención de nuestra carne es un proceso de crecimiento que durara toda nuestra vida. Y mientras esta transformación toma lugar, Cristo se nos manifestara (Juan 14:21), sentiremos Su aprobación, lo que aumentara nuestra fe y confianza para seguir obedeciéndole. En medio de toda circunstancia que sucede en nuestras vidas Dios esta formándonos a Su imagen.  

Y cuando experimentemos injusticias y tengamos heridas, al entregarlas a Cristo y confiarlas a El, Él hará justicia porque, “MIA ES LA VENGANZA, YO PAGARE, dice el Señor.” (Romanos 12:19). Nuestro sentido de justicia siempre será sesgado por nuestra naturaleza egoísta, y el único que puede evaluar los eventos de nuestra vida imparcialmente es Dios! 

Cathy: Nosotras no entendemos lo que nuestro ofensor estaba pensando o sintiendo cuando reaccionó, pero Dios si lo conoce todo. Confiemos en que nuestro Dios es capaz de evaluar objetivamente, y Su juicio siempre es justo!

Y una vez mas regresamos al mismo punto de partida: que la confianza y fe en El Señor que se desarrolla a través de la obediencia, es la que nos permitirá actuar de esta forma! Por tanto, es importante que no nos abrumemos al enfrentarnos a situaciones que nos superan.  Tenemos que entender que Dios ha preparado de antemano buenas obras en las que debemos caminar (Efesios 2:10). 

Ester es un ejemplo de una mujer que dada su fe y obediencia a Dios, hizo una diferencia en su mundo. De todas las mujeres de Persia, ella era una de la menos calificada, sin embargo Dios la eligió a Ester, y en fe ella caminó en esta obra que de antemano Dios había preparado. 

Y el obrar de Dios no es diferente con nosotras. Ester no sabia lo que Dios había preparado para su futuro, sin embargo, aun cuando no entendía del todo lo que le sucedía, siguió adelante en obediencia. 

Aileen: Esto es justamente lo que El Señor espera de nosotras. Probablemente ninguna de nosotras tendrá un rol tan extraordinario como el de Ester, no obstante nuestras vidas también están orquestadas por Dios. Y aun hasta en medio de las actividades mas cotidianas como limpiar la casa, cuidar a los niños, hacer la compra etc., la mujer cristiana puede apuntar a otros hacia Dios!

Desafortunadamente, en el mundo, el cual es dirigido por Satanás, el príncipe de las tinieblas, muchas mujeres han sido convencidas de que el rol de la mujer en el hogar es tareas que no tienen sentido, porque hay otros emprendimientos que son mas importantes para el desarrollo de la mujer.  Nada mas que mentiras que huelen a azufre!! En su momento Ester no sabia por qué había terminado en aquel harén, ni por qué fue elegida cómo reina.  Sin embargo Dios sí sabia y era quien estaba orquestando todo. Y como cristianas, que confiamos en que nuestro Dios soberano esta orquestando todo mas allá de lo que esta frente a nuestras narices, nos toca vivir en constante evaluación de nuestras vidas para no dejar pasar por alto las oportunidades que el Señor nos esta presentando, ni tampoco malinterpretar Su orquestación!      

Cathy: Ester nos demuestra que una mujer piadosa es capaz de impactar a muchas personas a su alrededor, aun sin llegar a tener una posición de reina. Desde cuando estuvo en el harén, el  comportamiento de Ester impacto al eunuco encargado del harén y este hasta le otorgo privilegios especiales sin ella pedirlo.

En la historia del cristianismo leemos sobre Pablo, Moisés, Martin Lutero, Juan Calvino y muchos otros, que ayudaron a propulsar el evangelio.  La mayoría de estos fueron personas desconocidas para el mundo, sin embargo muy conocidas para Dios. Son todas aquellas personas piadosas, que viven su vida ordinaria representando y presentando el evangelio a sus vecinos, colegas y familia. Y me atrevería a decir que si comparásemos los números, estas personas ordinarias han hecho mucho mas por el evangelio, que los mas famosos evangelistas. Si cada una de nosotras compartimos diligentemente nuestra fe, lo que hemos aprendido de Dios, ¡¡y lo que El ha hecho en nuestras vidas, el evangelio se extendería exponencialmente, es una cuestión de matemática!!   

Aileen: No solamente nuestra salvación es individual, sino que también nuestro obrar en pos del reino. A Dios esto le importa y nos esta observando, como 2 Crónicas 16:9 nos dice, “Porque los ojos del SEÑOR recorren toda la tierra para fortalecer a aquellos cuyo corazón es completamente suyo.” E Isaías 59:15-16 nos dice que a Dios no se le pasa por alto aquellos que profesan ser Sus hijos, pero que no le sirven: “Y lo vio el SEÑOR, y desagradó a sus ojos que no hubiera derecho. Vio que no había nadie, y se asombró de que no hubiera quien intercediera.” Y Ezequiel 22:30 muestra la diferencia que puede hacer el buen accionar hasta de una persona, leamos: “Busqué entre ellos alguno que levantara un muro y se pusiera en pie en la brecha delante de mí a favor de la tierra, para que yo no la destruyera, pero no lo hallé.”  La pregunta entonces es, ¿cuántas de nosotras estamos dispuestas a ser esta persona? 

Cathy: Pienso en los misioneros que pasan años viviendo en áreas remotas y en condiciones a veces muy precarias, y sin embargo nadie conoce sus nombres.  Mas Dios si sabe quienes son, Él les guarda y les sostiene mientras impactan las vidas de muchas personas. Algunos misioneros son llamados a vivir en grandes ciudades, otros en zonas rurales en medio de tribus desconocidas, mas en todo momento dispuestos a dejar sus comodidades atrás para que Dios obre a través de sus vidas. 

Es muy importante que cada cristiano entienda que sin importar a dónde viva, todos  estamos llamados a la gran comisión como nos enseña Marcos 16:15, porque todos somos misioneros. Escuchemos 2 Corintios 5:19-10, “a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones, y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación.

Por tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; en nombre de Cristo os rogamos: ¡Reconciliaos con Dios!” Dios mismo es quien ha dispuesto el lugar en donde cada una de nosotras vivimos.  ¡Dios quiere y espera que ahí donde nos ha colocado estemos evangelizando!  

Aileen: Para evangelizar o tenemos que salir a las calles con un micrófono, sino testificar de Cristo a nuestra familia, a nuestros vecinos, a nuestras colegas etc. Para que cuando nos pregunten por qué somos así, el Señor nos abra la puerta para compartir del evangelio. 

Y como vemos en este libro de Ester, hay tiempos cuando es necesario pararse en la brecha para resistir y hasta truncar los planes de Satanás. Sobre todo si estamos en posiciones de autoridad, en donde necesariamente estaremos nadando en contra de la corriente. Esto justamente fue  lo que hizo Abraham Lincoln  en pos de abolir la esclavitud.  O lo que William Wilberforce hizo en Inglaterra, un miembro del parlamento que trabajó por 20 años para abolir la trata de esclavos.  Dios en Su misericordia, le permitió materializarlo justamente 3 días antes de morir, cuando se aseguró la aprobación de la ley en el Parlamento.  

Y Ester fue la mujer que Dios eligió “para una ocasión como ésta.” Ya vimos como Amán engañó al rey, manipulándolo a creer que todo el dinero recaudado de los judíos enriquecería al estado.  Al mismo tiempo que se erradicaba el peligro que representaba para el reino el tener a un pueblo que no obedecía al rey. 

Cathy: ¿Suena familiar? ¿No es esta la misma razón por la que el Faraón maltrató a los judíos en Egipto? Leamos en Éxodo 1: 9-10, “dijo a su pueblo: He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es más numeroso y fuerte que nosotros. Procedamos, pues, astutamente con él no sea que se multiplique, y en caso de guerra, se una también con los que nos odian y pelee contra nosotros y se vaya de la tierra.” ¡¡No hay nada nuevo bajo el sol!! 

Y el impacto que tuvo este decreto del rey en la población fue impresionante, leamos en el capitulo 3:15, “la ciudad de Susa estaba consternada.” Una cosa es reaccionar contra un ataque aislado, y  otra es confabularse y promulgar un decreto despiadado y sin razón! 

En momentos en que hechos similares han ocurrido a mi alrededor, me ha tocado ver 2 tipos diferentes de reacciones. Primero están las personas que piensan, que son ajenas a esta situación y por tanto no hacen nada al respecto.  Y por otro lado están aquellas que valientemente deciden luchar en contra de tales actos de maldad. Regularmente estas son las personas que odian el pecado y la injusticia. 

Dios nos dijo a través de Isaías 1:17, “aprended a hacer el bien, buscad la justicia, reprended al opresor, defended al huérfano, abogad por la viuda.”

Aileen: Esto me recuerda una poesía escrita por el Pastor Martin Niemoller de una iglesia luterana durante el holocausto. Este fue un enemigo declarado de Adolf Hitler y por ende pasó 7 años en un campo de concentración. Leamos una cita de uno de sus escritos en donde este habló del peligro de ignorar, y no reprender al opresor, leamos “primero vinieron por los socialistas, y yo no dije nada, porque yo no era socialista. Luego vinieron por los sindicalistas y yo no dije nada, porque yo no era sindicalista. Entonces vinieron por los judíos, y yo no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por mi, y no quedó nadie para hablar por mi.”  Además de que tal pasividad es una reacción que desagrada a Dios, cuando nos quedamos callados ante tales atropellos, y el abusador no encuentra  oposición, este se siente empoderado y aumenta su maldad. Pero Dios… Me encanta esta expresión porque Dios siempre es quien tiene la ultima palabra, ¡¡¡y quien obra a través de todas Sus criaturas en formas soberanas que nos desconciertan continuamente!!!

Cathy: En Persia, un decreto del rey era irreversible, y no puedo imaginar el terror e impotencia que esto produjo en los judíos, mucho de los cuales de seguro perdieron toda esperanza. Veamos la reacción de Mardoqueo en el capitulo 4:1, “Cuando Mardoqueo supo todo lo que se había hecho, rasgó sus vestidos, se vistió de cilicio y ceniza, y salió por la ciudad, lamentándose con grande y amargo clamor.” Leamos ahora sobre la reacción del pueblo judío en el capitulo 4:3, “Y en cada una de las provincias y en todo lugar donde llegaba la orden del rey y su decreto, había entre los judíos gran duelo y ayuno, llanto y lamento; y muchos se acostaban sobre cilicio y ceniza.” El pueblo judío estaba desesperado, sin embargo ¿notan lo que hicieron? Ayunaron y se acostaron sobre cilicio y ceniza. ¡Esto era un acto de humillación y sumisión a Dios! Y el ayunar siempre esta acompañado de la …

Aileen: ¡oración! Aun cuando este pueblo había vivido durante 100 años en medio de un país pagano, estos no habían olvidado sus raíces, y sobre todo, y lo mas importante es que Dios no se había olvidado de ellos!  

¿Recordemos lo que leemos en 2 Crónicas 16:9, “Porque los ojos del SEÑOR recorren toda la tierra para fortalecer a aquellos cuyo corazón es completamente suyo”? La Biblia nos enseña cómo Dios protege a Su pueblo fielmente, y esto es algo que debemos recordar siempre, especialmente cuando estamos en medio de problemas y pruebas.

Mientras todo esto sucedía, Mardoqueo no podía estar junto a Ester porque ella era protegida del mundo dentro del palacio.  Además de Mardoqueo no podía entrar al palacio vestido de cilicio y ceniza, por lo que las doncellas y sus eunucos fueron donde Ester a comunicarle esto. La reina se angustió en gran manera y procurando confortar a su primo, le envió ropas, pero Mardoqueo lo rehusó. 

Cathy: Ester envió a uno de los eunucos a ir donde Mardoqueo para averiguar lo que estaba ocurriendo.  Y entonces en total discreción Mardoqueo le informó lo que le había acontecido con lujo de detalles, y hasta le entregó a Ester una copia del texto del decreto.  Este le pidió que fuera ante el rey para implorar e interceder ante él por su pueblo. Imaginemos lo que pasó por la mente de Ester en aquellas circunstancias, sabiendo que ella misma era judía y que los decretos del rey eran irrevocable!

En realidad, fueron circunstancias muy angustiantes porque aun siendo Ester reina, no podía acercarse al rey libremente, porque nadie incluyendo la reina podía ir al atrio interior, sin ser llamado primeramente por el rey.  Quien desobedeciera esta orden podía ser condenado a la pena de muerte. Es decir que sobre su cabeza caerían 2 cargas, una por ser judía y la otra por ir al atrio sin ser invitada. 

Obviamente Ester tuvo medio y por eso le explicó a su primo sobre su situación limitada en el palacio.  Mardoqueo entonces le envió una respuesta que evidencia su gran valentía y fe. 

Aileen: Déjenme leerla: “si permaneces callada en este tiempo, alivio y liberación vendrán de otro lugar para los judíos, pero tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para una ocasión como ésta tú habrás llegado a ser reina?”(4:14) 

Mardoqueo fue un hombre que conocía bien a su Dios y sabia que “los ojos del SEÑOR recorren toda la tierra para fortalecer a aquellos cuyo corazón es completamente suyo” (2 Crónicas 16:9) ¡El corazón de Mardoqueo, y como veremos también el de Ester, ™estaban completamente confiados en su Dios ! Escuchemos ahora la respuesta de Ester en el capitulo 4:16 “Ve, reúne a todos los judíos que se encuentran en Susa y ayunad por mí; no comáis ni bebáis por tres días, ni de noche ni de día. También yo y mis doncellas ayunaremos. Y así iré al rey, lo cual no es conforme a la ley; y si perezco, perezco.” ¿Observan  que su petición fue nada mas que la oración?

Cathy: Y me llama la atención que hiciera esta misma petición a sus doncellas porque estas muy probablemente no eran judías. ¡De nuevo vemos el impacto que Ester tuvo en aquellos que estaban a su alrededor, porque especulo que Ester les pudo pedir a sus doncellas que orasen porque conocían ya a su Dios! Y esto habla muy bien del carácter de Ester.

Y hasta este punto en nuestro estudio sobre Ester llegamos hoy.  En el próximo programa seguiremos abundando en la vida de Ester y su carácter. Meditemos sobre lo que hemos compartido hoy. ¿Cuál sería nuestra reacción si estuviéramos en los zapatos de Ester? ¿Obedeceríamos tan rápidamente?  Escuchemos Su voz mientras seguimos estudiando Su Palabra esta semana, a la luz de lo que estudiamos hoy.  No dejen de sintonizarnos en nuestro próximo programa.  ¡Aquí les esperamos!  

Queridas hermanas, recuerden que tenemos una gran necesidad de sus oraciones para seguir llevando el mensaje del evangelio para edificación de Su pueblo, y también para que Dios nos siga guiando en Su verdad. Oremos por  el programa Mujer Para la Gloria de Dios, y toda iniciativa por compartir el evangelio. 

¡Necesitamos la protección de nuestro Señor! 

Aileen: Les esperamos en nuestro próximo encuentro, Dios les bendiga.