Inicio Ocasiones Especiales ¿Por qué la Iglesia es relevante?

¿Por qué la Iglesia es relevante?

703
0

Pasaje Bíblico: 1 Timoteo 3:14-16

Compartir

Este domingo, el pastor Joel Peña predicó el sermón “¿Por qué la Iglesia es relevante?” basado en 1 Timoteo 3:14-16.

La Iglesia fue relevante para Cristo al fundarla y es relevante hoy, siglos después de Su venida. La pregunta es, ¿Por qué es la Iglesia es relevante? Es una pregunta oportuna a la luz de que, para muchos, no es necesario formar parte de una Iglesia para buscar a Dios y aún más después de la llegada de esta pandemia donde nos hemos visto forzados a vivir la experiencia de lo que es iglesia de una forma diferente. Aunque para muchos de nosotros, este tiempo nos ha llevado a valorar la vida de iglesia presencial, no hay dudas que para otros, la “iglesia virtual” ha sacado a la luz el poco aprecio y compromiso que pudiéramos haber tenido con una iglesia local y no que ella significa. Algunos tal vez han podido llegar a preguntarse: ¿Habrá pasado de moda la iglesia? ¿Es la iglesia es relevante hoy? 

Revisemos la respuesta que da la Palabra de Dios en 1 Timoteo 3:14-16. 

“Te escribo estas cosas, esperando ir a verte pronto, pero en caso que me tarde, te escribo para que sepas cómo debe conducirse uno en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y sostén de la verdad. E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: El fue manifestado en la carne, vindicado en el Espíritu, contemplado por ángeles, proclamado entre las naciones, creído en el mundo, recibido arriba en gloria.”

Esta carta fue escrita por Pablo a Timoteo quien estaba a cargo de la iglesia en la ciudad de Éfeso. La situación del momento denota un ambiente retador para el joven Timoteo, ya que falsos maestros habían infiltrado las puertas de la iglesia y pretendían convencer a los miembros con sus doctrinas extrañas. Pablo inicia la carta expresando la esperanza de ir a verlo, aunque reconoce que esta visita puede tardar (v.14). La realidad es que no hay evidencia de que Pablo logró visitar nuevamente a Éfeso, y, con mayor razón, lo que él expresa en esta carta tenía un gran significado para Timoteo.

En esta carta, Palo le escribe sobre algunos temas importantes para la Iglesia: la Iglesia de Cristo debe preservar la doctrina apropiada (1 Timoteo 1:1-20), en la Iglesia, los hombres y a las mujeres deben comportarse de forma apropiada (1 Timoteo 2:1-15), y en la Iglesia de Cristo debe haber un liderazgo apropiado (1 Timoteo 3:1-13). El propósito de escribir estas cosas era para que Timoteo supiera “cómo debe conducirse uno en la casa de Dios” (v.15).

1 Timoteo 3:14-16 nos muestra al menos tres razones por la que la Iglesia de Cristo fue y sigue siendo relevante en el día de hoy:

  1. La Iglesia es relevante por la identidad que Dios le dio,
  2. La Iglesia es relevante por la misión que Dios le encargó y
  3. La Iglesia es relevante por el mensaje que debe defender y proclamar.

La identidad de la Iglesia (1 Timoteo 3:14-15)

Pablo describe a la Iglesia de dos formas: la casa de Dios y la iglesia del Dios vivo (viviente).

Los miembros de la verdadera iglesia son hijos e hijas de Dios el Padre y hemos sido adoptados en Su familia a través de la fe puesta en el Hijo de Dios. Ahora somos hermanos y hermanas en Cristo. Somos la familia de Dios, donde Dios es el Padre y quien habita en medio nuestro. Entonces como hijos y casa de Dios, nosotros no hacemos lo que nos plazca, hacemos lo que a Él le place.

Por otro lado, así como el ideal en las familias humanas es que reine un espíritu de amor, apoyo y aceptación del uno al toro, así en la familia de Dios debe reinar el amor sobrenatural del Padre. Estamos llamado a tener unidad, a ser hospitalarios, y a edificarnos unos a otros; nuestro caminar con Dios es un proyecto comunitario en medio de la familia de Dios (1 Corintios 12:26).

La iglesia también es relevante por la identidad como la Iglesia del Dios vivo (v.15). La iglesia es la congregación de aquellos que han sido llamados fuera o separados para vivir para la gloria del Dios vivo. Lo que implica que Dios está vivo es que Dios habla, escucha, obra, transforma, se manifiesta, y quiere una relación personal contigo.

La misión de la Iglesia (1 Timoteo 3:15)

La iglesia tiene una misión clara ante Dios de ser «columna y sostén (baluarte) de la verdad”. La misión de la iglesia es proclamar la verdad del evangelio de salvación para que sea conocida en todo lugar (Marcos 16:15-16). También es la misión de la Iglesia sostener en alto la verdad de Dios, exhibirla, proclamarla y defenderla. Usamos nuestros dones, talentos, ministerios, obras comunitarias, ayudas a la viuda y a los huérfanos, viajes misioneros, reuniones de adoración, cursos bíblicos, sermones, capacitaciones teológicas, y más con el fin último de proclamar, dar a conocer y defender la verdad gloriosa que salva al pecador. ¡Esa es nuestra misión y es la misión más transcendental del Universo! Por eso la Iglesia sigue siendo relevante.

El mensaje de la Iglesia (1 Timoteo 3:16)

1 Timoteo 3:16 es un verso que algunos han considerado difícil por su aparente desconexión con el resto del pasaje. Los estudiosos tienen varias sugerencias de su interpretación, pero la que consideramos más adecuada es que esta sección es un himno de confesión de la Iglesia primitiva que resume de la verdad que la iglesia debe proclamar y defender, con relación al verso anterior. 

La Iglesia de Dios tiene un mensaje que él dio sobre la obra de Su Hijo Jesucristo. Este mensaje es el Evangelio, que “es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” (Romanos 1:16).

Nuestro Maestro también murió, se levantó de los muertos y ascendió al Padre, dejándole a Su Iglesia la tarea más importante en el mundo: completar Su obra de proclamar Su Verdad entre las naciones y defenderla de los ataques hasta que Él venga por nosotros.

Compartir
Artículo anteriorLa batalla por la verdad
Artículo siguienteFundamentos del manejo financiero – Episodio 02
Joel Peña
Ingeniero Industrial de profesión. Realizó estudios de Postgrado en Productividad y Calidad en Santo Domingo donde ejerció su profesión por 13 años. Se desempeña como pastor de los ministerios para jóvenes, que incluye edades desde la pre-adolescencia hasta la etapa universitaria. Realizó una Maestría en Divinidad (MDiv) en Seminario Teológico Bautista del Sur en Louisville, Kentucky. Está casado con Angélica Rivera y tiene dos hijos, Samuel y Abigail.