Inicio Artículos No más paternidad pasiva

No más paternidad pasiva

4064
0
Compartir

Construye a tus hijos

Los buenos padres no dejan que sus hijos manejen las cosas, pero también saben que no pueden provocar o exasperar a sus hijos y esperar que ellos salgan bien de esto.

Como padre, creo que sé por qué Pablo se dirigió a nosotros. Estando todas las cosas iguales, el padre es el primero en enojarse y el más propenso a reaccionar siendo más estricto. Así que los papás tenemos que hacernos esta pregunta: ¿Cuáles son algunas de las maneras en que provocamos o enojamos a nuestros hijos?

Una forma es sobre protegiéndolos o asfixiandolos. Este no es un problema del que los padres suelen ser tan culpables como las madres, pero es una posibilidad y debe mencionarse.

El popular pastor y presentador de radio Tony Evans les da a los hombres el consejo y la inspiración que necesitan para luchar a través de circunstancias difíciles y ser los hombres que Dios los creo para ser.

El favoritismo es otro asesino espiritual para nuestros hijos. Les preguntamos: «¿Por qué no puedes ser más como tu hermano?» Este tipo de comparación constante puede ser una verdadera tentación si, por ejemplo, tienes un hijo que es atlético y otro que es más artístico. Dependiendo de tu propia preferencia, puedes terminar frustrando al hijo que no cumple con tu idea de lo que un hombre debe ser y hacer.

También puedes enojar a tus hijos forzando tus sueños incumplidos en ellos. Decimos: «No llegué a ser entomólogo, hijo, pero tú vas a ser entomólogo». Pero ¿qué pasa si a tu hijo no le gustan los insectos?

El desánimo, la crítica y la retención de la aprobación son varias otras formas principales en que podemos exasperar a nuestros hijos. Ten cuidado de no perforar las esperanzas y sueños de tus hijos. Trata de no centrarte demasiado en lo que no están haciendo. No tengas miedo de hablar palabras de aprobación y afirmación. De hecho, háblales a menudo. Rara vez se escucha a un hombre decir que su madre nunca lo afirmó cuando era joven. Pero los hombres que dicen eso de sus padres son legionarios.

Tengo que mencionar una forma más en que provocamos a nuestros hijos porque es un gran problema en la cultura actual: la falta de sacrificio. Con eso me refiero a enviar el mensaje a los hijos de que «necesito satisfacción personal ahora y ustedes están en medio de mi camino». Para muchos padres modernos, sus hijos están en su camino. Sus hijos les están impidiendo hacer lo que quieren hacer.

Promesas de mantener e invertir

A menudo, los padres están llamados a elegir no sólo entre nuestros hijos y nuestro trabajo, sino entre nuestra conveniencia y la inconveniencia de cumplir una promesa. En una ocasión, le prometí a mi hijo que estaría allí para su último partido de fútbol de la temporada. Sabía lo importante que era para mi hijo que yo estuviera allí, pero el día del partido, surgió una emergencia que me obligó a dejar Dallas e ir a Houston. Estaba entre la espada y la pared. Así que decidí incomodarme. Fui a Houston, volé de regreso a Dallas para la segunda mitad del juego de mi hijo, y luego volé de regreso a Houston para el resto de la reunión de emergencia.

Efesios 6:4 tiene la otra cara. Si no vas a enojar a tus hijos, ¿qué haces? Dos cosas: los disciplinas (o los entrenas; misma idea) y los instruyes.

Nunca tendrás un hogar que sea cristiano si
no estás dispuesto a invertir tu tiempo en tus hijos.

Disciplina significa darles a tus hijos reglas con recompensas y castigos resultantes. Las expectativas son claras, por lo que se crea un ambiente donde se ayuda a los niños a tener éxito, no se configura para fracasar.

Instruir significa enseñarle la Palabra de Dios. Esto significa que los papás tienen que estar en la Palabra y vivir la Palabra ellos mismos.

Mi hermano, creo que la mayoría de los padres cristianos sinceramente quieren construir buenos hogares cristianos. Quieren cumplir sus promesas a sus esposas e hijos. Howard Hendricks, mi profesor en el Seminario de Dallas, a menudo contaba la historia sobre el tipo que lo escuchó hablar de tener un altar familiar (que se refiere al estudio de la Biblia familiar y el tiempo de adoración). Este hombre decidió que eso era lo que su familia necesitaba. Así que le preguntó al profesor Hendricks si vendían esos altares familiares en la librería.

Al menos ese padre estaba dispuesto a invertir algo en la construcción de un hogar cristiano. Nunca tendrás un hogar que sea cristiano si no estás dispuesto a invertir tu tiempo en tus hijos. No puedes tenerlo si todo lo que quieres hacer es ver la televisión. No puedes tenerlo si no quieres aprender la Palabra de Dios y descubrir cómo enseñársela a tus hijos.

Papá, no puedes tener hijos que te honren y obedezcan a Dios si no quieres invertir tiempo y energía en ellos y en el ministerio de tu iglesia, donde tus esfuerzos son apoyados y mejorados por la obra del pueblo de Dios.

Pero si estás dispuesto, Dios te ha dado una promesa asombrosa. Estará bien con tus hijos y también contigo mismo.

Este artículo es una adaptación del libro “¡Basta ya de excusas!: Sea el hombre que Dios quiere que sea” de Tony Evans.

Traducido por el equipo de Ezer con autorización de Crossway.org