Inicio Podcasts Mujer Para la Gloria de Dios Los caminos de Dios no son los nuestros

Los caminos de Dios no son los nuestros

62
0

Aileen: Saludos, que bueno encontrarnos de nuevo en este espacio de MPLGDD, presentación Aileen Pagan de Salcedo, Cathy Scheraldi de Núñez y Mayra Beltrán de Ortiz 

Mayra: MPLGDD es una iniciativa del Ministerio de mujeres Ezer, de la IBI, bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría. 

Hoy continuamos con esta nueva serie sobre la mujer en los ojos de Dios. Y este programa de hoy lo hemos titulado “Los caminos de Dios no son los nuestros”.

Y antes de terminar el programa de hoy esperamos que podamos contestar la pregunta ¿Hay un propósito y un llamado de parte de Dios para cada uno de sus hijos?

Para iniciar, vamos a orar…

Cathy: Hoy vamos a seguir estudiando acerca de las cosmovisiones sobre las generaciones pasadas con relación  al valor de la mujer. En el AT hay mujeres que Dios utilizó grandemente. Por ejemplo, Débora como profetiza a quien Dios utilizó para guiar a Barac y a la fuerza armada a la victoria, La reina Ester quien salvó al pueblo judío, Rahab, la prostituta quien rescató a los espías judíos de los soldados de Jericó 

Aileen: Y no podemos olvidar a Abigail a quién Dios utilizó para dirigir al futuro rey de Israel a no pecar asesinando a esta familia sin necesidad. Sin embargo, los judíos habían adoptado la cosmovisión pagana al punto de que el Rabí Eliezer dijo “Es mejor quemar las palabras de la Torá que confiarlas a una mujer”. Y esta idea se generalizo de tal forma que los fariseos comenzaban cada día dando gracias a Dios por no nacer “un gentil, una mujer o un esclavo.” 

Mayra: ¡¡Terrible!! O sea, si bien los judíos no fueron tan extremistas como los griegos o los romanos, estos también segregaron a las mujeres en la vida social y religiosa. Las consideraban criaturas inferiores, no

enseñables y con el único propósito de vida de tener hijos, el placer sexual de los hombres y cuidar del hogar. 

Aileen: ¿Y este trato a la mujer no está más alineado con las ideas paganas del mundo? ¿Que con las ideas de Dios dadas en el jardín del Edén?

Mayra: ¡Definitivamente! Por eso Cristo demostró a través de sus acciones que Él vino para restaurar a las mujeres como co-portadoras de la imagen de Dios.  

Cathy: Cuando Dios decidió que ya era el tiempo oportuno para Cristo entrar en la tierra, Dios eligió a una mujer ordinaria con pocos recursos y sin mucha educación, para demostrar de nuevo que Sus pensamientos y caminos no son los nuestros (Isaías 55:8). El único que merecía ser reconocido, no vino con mucha fanfarria ni despliegues de grandeza.  ¡El Mesías vino como un bebé de una familia humilde y desconocida, naciendo en un establo de animales de un pueblo rural de bajo perfil!

Aileen: Un ángel del Cielo, Gabriel, se presentó a María en un día ordinario diciéndole que ella era “muy favorecida” (lucas 1:28 que en el griego “charis” significa no solamente favorecida sino llena de gracia también. Y uno pudiera preguntarse ¿qué es gracia? …favor inmerecido 

Y ¿qué significa esto?, que María no lo merecía, sino que ella fue elegida por gracia.

Mayra: Entonces el ángel le explica a María lo que ocurriría, a pesar de que ella fuera virgen. Inclusive le dijo cómo llamaría al recién nacido.  

María humildemente acepto sin replica todo lo que el Ángel le dijo. ¿Notan cómo Dios está trayendo a las mujeres al centro del escenario de Su obra? 

Y ¿qué hace María después de su encuentro con el Ángel? Ella va donde su prima, otra mujer, que también salió embarazada milagrosamente para discipular a quien sería la madre terrenal de Jesús hombre. Y el hijo de Elizabet seria Juan, aquel que anunciaría la entrada del Mesías.

Cathy: En el tiempo preciso del Señor, a pesar de que las mujeres fueron ignoradas por generaciones, ¡Dios comienza a demostrar el valor de las mujeres, usándolas para no más ni menos que darle entrada a Aquel que salvaría el mundo: ¡el Mesías Prometido! 

Mayra: ¿Y cuál fue otro momento importante en donde el Señor resalto la importancia de la mujer, a través de la obediencia de un hijo a su madre terrenal? Cathy: Oh! Cuando María le pidió a Jesús intervenir cuando se estaba acabando el vino en la boda de Caná.

Aileen: Aunque el tiempo de comenzar su ministerio oficial no había llegado, Jesús hizo Su primer milagro para complacer la petición de su madre María. 

¿Y por qué ustedes creen que Jesús accedió a la petición de María?

Mayra: Como tu dijiste, este fue el primer milagro de Jesús.  Ni la misma María había visto de lo que Cristo era capaz.  Sin embargo, ella tuvo fe en El y por eso se dirigió a la única persona que podía resolver el problema. 

Aileen: ¡Precisamente! Desde un principio María tuvo fe, aun cuando desconocía el final de la historia. ¡¡¡Sin embargo, nosotras que tenemos más información dudamos!!!

Cathy: ¡Porque no es un asunto de acumular conocimiento, sino de convicción y fe en Dios!

Aileen: Sabemos ya todo lo que Jesucristo hizo, y todo lo que puede hacer, porque tenemos la Biblia que nos cuenta la historia.  ¡Pero NO tenemos la fe que tuvo María!

María probablemente recordaba lo que el ángel le había dicho, vivió un embarazo y dio a luz siendo una virgen y entonces no dudó. Su fe fue simple y profunda y simplemente dijo “Hagan todo lo que Él les diga”. (Juan 2:5)

Mayra: A pesar de que Él había dicho que su hora no había llegado, la fe de María se mantuvo fuerte y de nuevo, caminó en El Espíritu.  Y su obediencia trajo bendición a la familia anfitriona de la boda. La fe de María fue impresionante

¿Y qué tipo de fe es esta? La fe que viene de Dios. de la cual Hebreos 11:1 habla “la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” 

Por todo lo que dijiste Aileen, como María reconoció a Jesús como El Mesías, le pidió ayuda sin dudarlo. Porque Él es remunerador de los que le reconocen y le buscan (Hebreos 11:6). 

Cathy: Me pregunto si en aquel momento, cuando Jesús se dirigió al siervo para instruirle, ¿María se dio cuenta de que Jesús se estaba dirigiendo a todos nosotros? 

En Deuteronomio 30:16 leemos lo que El Señor dijo a los desterrados de Israel: “te ordeno hoy amar al SEÑOR tu Dios, andar en sus caminos y guardar sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y te multipliques, a fin de que el SEÑOR tu Dios te bendiga en la tierra.”

Aileen: Ahora es importante entender que este nivel de fe viene de caminar con Dios. Si bien para Maria el caminar con Él fue diferente, porque ella podía verlo, oírlo y tocarle.  Dios no es menos real para nosotras. “Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos.” (Hebreos 13:8) La fe que Dios le regaló a ella está disponible para nosotras hoy. Ella oyó su voz con los oídos, nosotras con el corazón. Él la tocó tanto físicamente como espiritualmente, igual que como Él lo hace hoy con nosotras… 

Mayra: De la misma manera que Dios la amó a ella, nos ama a nosotras y así como Él tuvo un plan glorioso para ella, también tiene uno para nosotras. 

Y de la misma manera que ella no entendía lo que Dios estaba haciendo y tuvo que caminar en obediencia para desarrollar su fe, nosotras también. Tenemos que admitir que caminar en fe tiene sus riesgos, el mundo rechaza las cosas de Dios porque “el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen espiritualmente.” (1 Corintios 2:14)

Cathy:  Entonces, vivir con fe y caminar en obediencia traerá tribulaciones porque “todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, serán perseguidos.” (2 Timoteo 3:12) María tuvo que experimentar todos los sufrimientos que Cristo vivió. Aunque Él era El Mesías ella lo trajo al mundo, lo amó como su hijo que era. Y más aun porque tuvo que aprender a amarle también como a su Dios. 

¡¡¿Si para una madre le es difícil soltar a sus hijos cuando se casan y forman su propia familia, imagínense como fue para María el soltar a su hijo para la obra de salvar el mundo?!!

Aileen: María fue la primera creyente, la primera discípula, la primera para abrazarlo, la primera para guiarlo como niño.   Y también fue la primera en llorarlo en su muerte.

Como vimos en la boda de Caná, ella fue el instrumento que Dios usó para inaugurar su ministerio cuando dijo “Haced todo lo que Él os diga.”  ¿Y esto no es lo que Dios nos está diciendo hoy también? María comenzó llevando a su pequeño hijo de la mano, y ella terminó con Jesús guiándola por el corazón. 

Cathy: Definitivamente a María le tocó vivir una de las experiencias más duras que pueda vivir una madre, y fue el ver a su hijo morir, ¡y morir crucificado!

Mayra: Aunque las tribulaciones vienen, no debemos temer porque nada nos puede llegar a menos que Dios lo permita. Él nunca permitirá que algo que nos llegue, sea más allá de lo que podemos soportar (1 Cor. 10:13). ¡Y mejor aún, todo lo que nos ocurre, incluyendo las dificultades, nos ayudarán a formarnos a Su imagen! (Romanos 8:28-29) Nosotras percibimos las dificultades como malas, mientras que Dios las ve como instrumentos o herramientas en Sus manos para nuestro bien.

Cathy: De nuevo volvemos al mismo lugar, Sus pensamientos y caminos no son los nuestros. Y a menos de que cambiemos nuestra forma de pensar, no lo veremos como a un Dios amoroso, misericordioso y bueno. Sino más bien como a un Dios malévolo porque no vemos lo que Él está haciendo por nosotras. 

Sufrir por Cristo, y esto no es solamente por el evangelio, sino que implica morir a nosotras mismas, para que Él nos cambie, esto es un honor. 

Mayra: ¡De hecho, ojalá nuestra meta sea llegar hasta donde Pablo llego!

Aileen: ¡Así es! Permítanme leerlo en Filipenses 3:10-11 “conocerle a Él, el poder de su resurrección y la participación en sus padecimientos, llegando a ser como Él en su muerte, a fin de llegar a la resurrección de entre los muertos.” Cuando vemos el sufrimiento como algo bueno, algo que es un privilegio, apreciamos el trato de Dios para con nosotras de una forma diferente. 

¡No vemos como Él nos está tratando como inferiores sino como merecedoras de sufrir por Él!

Mayra: Esto me trae a la mente lo que ocurrió en Jerusalén cuando los apóstoles estaban predicando, después de que los lideres religiosos habían dado órdenes de no enseñar. Cuando antes de soltarlos, los azotaron y escuchen lo que sintieron en Hechos 5:41 “salieron de la presencia del concilio, regocijándose de que hubieran sido tenidos por dignos de padecer afrenta por su Nombre.” 

Todos estos años, en que las mujeres fueron tratadas como inferiores, y aun en nuestros días cuando todavía existen culturas patriarcales que abusan de la mujer, todo responde al plan de Dios para formarnos.

Cathy: Y también para enseñar a los hombres otra gran lección, para estos hombres que viven lejos de los pensamientos de Dios.  ¡Y es que uno de los propósitos de Jesús es demostrar el deseo de Dios Padre, que es fiel y omnipotente para cuidar de los Suyos!

Jesús cuido de María hasta después de su último aliento. Mientras estaba en la misma cruz, le entregó a Juan el cuidado de María. Porque, aunque María tuvo otros hijos que podían cuidarla, especulo que Jesús quiso que la cuidara alguien de la familia cristiana, ¡con un corazón totalmente entregado a Dios como Juan!

Aileen: Y al ser crucificado ¿acaso Jesús murió solamente por los hombres?

Mayra: Claro que no, murió por todos sus hijos e hijas. Desde un principio Jesús, mostro con su trato a las mujeres que somos igual de valiosas para Dios que los hombres. Y lo dijo también en Su conversación con María y Marta, después de la muerte de su hermano Lázaro. 

Aileen: Y recuerden que antes de su ascensión, Él mandó a todos a esperar la

 llegada del ES. De hecho ¿Recuerdan quien estaba en el aposento alto orando el día de Pentecostés cuando El ES hizo su llegada?

Mayra: Pedro, Juan, Jacobo, Andrés, Felipe, Tomás, 

Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote, Judas, hijo de Jacobo y escuchen, todos junto con las mujeres, con María la madre de Jesús, y con los hermanos de Jesús.

Aileen: ¡Las mujeres también recibieron la morada del ES! ¡Reafirmando que estas eran iguales en valor ante los ojos de Dios, y que estaban también llamadas a ser testigos de El!

Cathy: Justo antes de ascender Jesús les dijo “recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” (Hechos 1:8). 

Mayra: ¿Y las mujeres están llamadas a ser testigos en formas diferente que el hombre? Claro, cada uno de Sus hijos es enviado por Dios a ser testigos de Él, según su diseño y su llamado.

Aileen: Este es un buen punto para terminar el programa de hoy, recordándonos sobre la soberanía de nuestro buen Dios, por un lado, y por otro lado su poder y perfección en todo lo que hace.

¡Oremos y meditamos sobre nuestro llamado a compartir el evangelio!  

Cathy: No dejen de sintonizarnos en nuestro próximo programa donde seguiremos tratando con el valor de las mujeres en los ojos de Dios.