Inicio Mujer Para la Gloria de Dios La vida de Moisés La ira, camino de perdición

La ira, camino de perdición

80
0
Compartir

¿Buscamos el consejo del Señor antes de tomar decisiones?

“Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros corazones.” (2 Pedro 1:19)

Aileen: Bienvenidas a Mujer para la gloria de Dios, quien les habla Aileen Pagan de Salcedo, Cathy Scheraldi de Núñez y Lily Astudillo de Llambes.

Hoy continuamos con nuestra serie sobre el personaje de Moisés.  Esta nueva entrega se titula “La ira, camino de perdición” y para mayor introspección la pregunta que nos hacemos hoy es “¿Buscamos el consejo del Señor antes de tomar decisiones?”

Lily: ¡Damos gracia a Dios por cada una de Uds. que nos apoyan con su sintonía! 

MPLGDD es un programa radial transmitido por Radio Eternidad en su dial 990 AM o por las redes en http://radioeternidad.com/ es una producción del Ministerio de mujeres Ezer, de la IBI, bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría.

Gracias por el continuo apoyo a pesar de los cambios que se han tenido que implementar en Radio Eternidad dadas las condiciones de pandemia.

Cathy: ¡Gracias a Dios que hemos podido continuar con la grabación del programa radial y la transmisión del video de esta grabación desde nuestros hogares!  Recuerden que, si tienen preguntas sobre los temas que estamos tratando, peticiones de oración o una consulta puntual pueden enviarlas a nuestra página o escribirnos a [email protected].  ¡Nuestra motivación y deseo es compartir con otras hermanas en la fe lo que por gracia Dios nos ha ido revelando!

Como siempre antes de iniciar con nuestro estudio, vamos a presentarnos a nuestro Señor, oremos.

Aileen: En el programa anterior hablamos sobre detalles específicos del nacimiento de Moisés y lo que El Señor orquesto tanto en la vida de Moisés como en la vida de su familia. Como por ejemplo los diferentes milagros que el Señor hizo, cuando protegió a Moisés siendo un indefenso bebe en una canasta en el rio Nilo, la forma en que Dios sensibilizó el corazón de la hija de Faraón para tener compasión de este, el usar a una niña de apenas 5 años para orquestar que la misma madre Jocabed cuidara de su bebe como nodriza, ¡¡y que hasta la princesa le pagara a Jocabed por criar a su propio hijo!! También hablamos sobre los temores, tristezas y demás emociones que todos los involucrados en esta historia debieron de experimentar, más a pesar de ellas, estos decidieron caminar mano a mano con El Señor. En general, estos fueron tiempos difíciles para el pueblo de Dios, y pudimos experimentarlo estudiando a esta familia en particular. Si no han escuchado este programa recuerden que pueden acceder a este en la página de radio eternidad o de La IBI.

Hoy seguiremos estudiando la vida de Moisés, a partir de este haber alcanzado los primeros 40 años de su vida. Terminamos la semana pasada hablando acerca de cómo Moisés se adelantó a los planes del Señor al actuar bajo un ataque de ira, y matar a un egipcio por abusar de un judío.

Si recuerdan bien, Moisés sabía desde muy joven que tenía un llamado del Señor, sin embargo, este pecó al no esperar la confirmación del tiempo del Señor y matar a este egipcio, no por accidente sino con premeditación.    

Lily: La Biblia no nos dice exactamente los motivos que llevaron a Moisés a reaccionar de forma tan radical. Y aunque supongamos que sus motivaciones no necesariamente fueran malas y que posiblemente estuviera tratando de proteger a personas inocentes, lo que sí sabemos es que en este momento Moisés no estaba caminado en las huellas de Dios.

Con respecto al accionar de Moisés en este momento en particular el predicador Chuck Swindoll dice que “Moisés se dedicó a la voluntad de Dios, pero no se dedicó al Dios de la voluntad.” 

Quisiera hacer un llamado de atención a todas las que nos escuchan y trabajan en el ministerio o en la iglesia misma, porque esta es una práctica en la que nosotras también podemos caer: ¡hacer un ídolo del ministerio y poner a Dios en un segundo lugar!

¡Cuando esto nos ocurre la obra “de Dios” la hacemos a nuestra manera y nos olvidamos de consultarle al Dios de la obra!

¡Un ejemplo muy común es cuando con la excusa de una oportunidad que parece excelente, pensamos que esta debe de venir de parte de Dios y ni le preguntamos a El! Y cuando esto ocurre estamos edificando el ministerio sobre arena movediza, y como la parábola de los 2 cimientos en Mateo 7 nos enseña nuestro ministerio tiene que ser edificado sobre la roca firme. ¿Y quién es nuestra roca?

Cathy: Jesucristo, leamos Isaías 28:16: “Por tanto, así dice el Señor DIOS: He aquí, pongo por fundamento en Sion una piedra, una piedra probada, angular, preciosa, fundamental, bien colocada. El que crea en ella no será perturbado.”  Hay múltiples versículos más que nos dicen que “LA PIEDRA QUE DESECHARON LOS CONSTRUCTORES, ESA, EN PIEDRA ANGULAR SE HA CONVERTIDO.” Aunque nosotras como cristianas le hemos aceptado, en la práctica cuando le desobedecemos y pecamos le estamos rechazando porque ignoramos Sus enseñanzas en ese momento.  Y aunque Dios perdona a todo el que reconoce su pecado y se arrepiente, siempre pagaremos las consecuencias de nuestros pecados. Gálatas 5:16 nos manda, “Andad por el Espíritu, y no cumpliréis el deseo de la carne.” Moisés se enojó al presenciar el maltrato en contra de un judío y reaccionó a esto en la carne.

Si bien es cierto que el maltrato hacia este judío por parte del egipcio fue cruel y pecaminoso, y merecía ser castigado, sin embargo, antes de disciplinar tenemos que estar seguros de que estamos aplicando la justicia como Dios quiere, y no como nosotras queremos. ¡Solamente Dios es quien puede aplicar la justicia de una forma realmente justa porque Él es el único que conoce todo, incluyendo las motivaciones ocultas del corazón!     

Aileen: ¡Dios siempre tiene un plan predeterminado y Él siempre cumplirá con este plan ya sea con nuestro apoyo o a pesar de nosotras! No se ustedes pero yo quiero siempre procurar estar dentro de Su plan. Nuestra mayor limitación es que los caminos y pensamientos de Dios no son los nuestros (Isaías 55:8) y por tanto la única forma de conocer Sus planes es desarrollando una relación de intima comunión con Él. El discernimiento viene como resultado de escuchar, aplicar y evaluar la vida a través de Su palabra, por encima del sol. Necesitamos aprender a oír la voz del Espíritu Santo y esto viene con la práctica. Cuando fallemos, que seamos prontos para humillarnos, pedir perdón y buscar de nuevo andar en Su camino. Dada nuestra condición pecadora, aunque hagamos nuestro máximo esfuerzo no somos perfectos sin embargo cuando nuestro deseo es obedecer, Dios tiene Sus formas de asistirnos y enseñarnos Su camino. El problema es cuando quiero lo que quiero y malinterpreto las circunstancias para salirme con las mías.  Aun cuando hasta pueda justificar bíblicamente mis decisiones, no puedo engañar a Dios. Regresando a Gálatas 5:16, quiero leerlo junto con el próximo versículo 17: “Andad por el Espíritu, y no cumpliréis el deseo de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis.”

Lily: Y como hemos dicho no es solamente procurar hacer lo que Dios quiere sino también identificar cuál es Su tiempo. Moisés identifico su llamado, pero se equivocó en el tiempo y la forma, y en consecuencia tuvo que pasar 40 años apacentando el rebaño de su suegro en el desierto.

La Biblia también nos refiere a otros personajes bíblicos que sí supieron identificar el tiempo y el rol que debían asumir en su vida. Por ejemplo, Mardoqueo, quien mando a su prima / hija Ester a actuar para salvar a su pueblo, y esta también en obediencia, cumplió con el llamado a pesar de hasta arriesgar su propia vida. Cristo es el ejemplo máximo, quien vino para salvarnos siguiendo el plan redentor en el tiempo perfecto según El Padre. Leamos Gálatas 4:4-5, “Pero cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, a fin de que redimiera a los que estaban bajo la ley, para que recibiéramos la adopción de hijos.” Jesús obedeció al Padre e hizo todo en el tiempo de Dios.

Cathy: Por ejemplo, leemos en la boda de Caná, cuando María pide a Jesús ayudar a la familia porque se había acabado el vino y la respuesta de Jesús fue, “Todavía no ha llegado mi hora.” (Juan 2:4). Jesús dijo a los incrédulos en Juan 8: 28-29, “Cuando levantéis al Hijo del Hombre, entonces sabréis que yo soy y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre me enseñó. Y El que me envió está conmigo; no me ha dejado solo, porque yo siempre hago lo que le agrada.”

No es por casualidad que leemos en Lucas 5:16, “Pero con frecuencia Él se retiraba a lugares solitarios y oraba.”

¡¡Hoy en día todos los que hemos sido salvos tenemos la bendición de disfrutar los gloriosos resultados de la perfecta obediencia de Cristo, quien hizo todo a la manera de Dios!!

¡¡En contraste vemos a través de todas las Escrituras también personajes que vivieron sus vidas a su propia manera, y la diferencia en sus vidas fueron como el día y la noche!!

Aileen: Regresando al personaje de Moisés, como dijimos la semana pasada este supo qué hacía mal al momento de matar al egipcio porque antes de hacerlo este miró a su alrededor, y luego escondió el cuerpo. Y obviamente Moisés solo miro horizontalmente a su alrededor, pero se le olvidó lo más importante: mirar verticalmente hacia Dios.

Si Moisés no creía que hubiese hecho algo mal, no tenía que haber escondido las pruebas de los hechos. Esto debe de servirnos a nosotros hoy día como una señal o luz roja antes de proceder: si necesito mentir, esconder, manipular, maquinar entonces, ¡no estoy muy probablemente mis acciones no están alineadas con la voluntad de Dios!

La realidad es que Dios siempre revela los pecados cometidos, de una forma u otra porque no hay nada oculto debajo del Sol (Lucas 8:17). Y cuando no quiero admitir mi pecado usualmente es por orgullo y a veces por miedo. Ahora si nos arrepentimos y pedimos perdón a Él y a las personas a las que causé daño, no necesariamente debe de hacerse de dominio público porque “Como un padre se compadece de sus hijos, así se compadece el SEÑOR de los que le temen.” (Salmo 103:13). ¡Si estoy escondiendo la verdad es Dios mismo quien la sacará a la luz!

Lily: Y los lideres no están exentos de experimentar este proceso de restauración.  De hecho, muchas veces son más vulnerables y por su posición puede que les toque hasta pedir perdón públicamente.

Es por esto que, a todos los que nos escuchan, les instamos a que continuamente oremos por nuestros lideres en particular, y en general por todos los ministros cristianos alrededor del mundo porque ellos están en la línea frontal haciéndole oposición a Satanás. Estos muchas veces son el mismo blanco de él. A los cristianos en posiciones de liderazgo les toca escuchar muchos de los problemas, pecados, y dificultades que enfrentan otros cristianos. Estos son de carne y hueso al igual que tú y yo, con capacidades limitadas.

A veces toca lidiar con problemas muy difíciles para los cuales no se tienen respuestas o soluciones sencillas y estos necesitan ir a Dios y esperar Su respuesta. El problema es que muchas veces la respuesta no viene tan rápido como se quisiera y por la supuesta “inminencia” del momento, y con las mejores intenciones se pueden cometer graves pecados.  ¡En otras ocasiones cuando la persona quiere una respuesta y el dar una respuesta bíblica de acuerdo con los mandamientos de Dios se toma su tiempo, entonces las mismas ovejas siendo aconsejadas se quejan del pastor o líder!

Tenemos otros ejemplos bíblicos en donde las personas no esperaron la respuesta de Dios y por su impaciencia pecaron y afectaron no solamente a su familia directa, sino hasta el curso de la historia. Lo que tengo en mente al mencionar esto es el ejemplo de Abraham y Sara. ¡El problema que hoy en día existe entre los judíos y los árabes surgió a partir de la desobediencia de estos, y este se ha perpetuado por generaciones!

Cathy: Dios tiene un propósito con el tiempo que nos pone a esperar. Él está enseñándonos a ser pacientes, a fortalecer nuestro carácter.  El tiempo de Dios es perfecto y siempre está bajo Su control. Mientras Moisés perdió todo y tuvo que ir a Madián a pastorear ovejas por 40 años, cuando Dios le ordenó salir de egipcio con Su pueblo, esto se completó rápidamente.  ¡Dios eliminó al ejército egipcio por completo en tan solo algunos minutos!

No solamente es que Dios sabe lo que hace, sino que Él sabe cuál es la mejor forma de hacerlo y el mejor tiempo para hacerlo. Y hay algo que quiero resaltar aquí, Moisés reconoció el llamado de Dios y pensó que todo el mundo habría de reconocerlo también, pero esto no es lo que ocurrió.   Hoy en día si bien todos los cristianos tenemos el mismo llamado, el llamado de cada una de nosotras es personal y único también.

Hay otros ejemplos de esto en la Biblia. La conversión de Pablo fue así. Leemos en Hechos 9:3 que Saulo estaba en camino hacia Damasco para perseguir a los cristianos cuando, “de repente resplandeció en su derredor una luz del cielo; y al caer a tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?” Aquellos que viajaba con él “se detuvieron atónitos, oyendo la voz, pero sin ver a nadie.” (v.7)

Aileen: A pesar de su conversión, los demás cristianos tampoco le creían porque tenía una muy mala fama que le precedía. El Señor habló con Ananías para ir y hablar con Saulo.  Leamos en Hechos 9:13, “Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuánto mal ha hecho a tus santos en Jerusalén, y aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre.” Déjenme traducir esto a como lo diríamos hoy en día: Señor, ¿y esto es en serio?!

Quiero volver a Moisés, aun después de que Dios mismo le anunciara a Su pueblo que Moisés era su elegido para guiarles y sacarles de Egipto, ¡el pueblo paso 40 años quejándose y acusándole a este de todos sus males! Y creo que la larga espera de Moisés antes de ser usado por Dios era en parte porque esta no iba a ser una tarea fácil. Probablemente Moisés pensó que él era quien iba a completar la tarea, y luego Dios le iba a bendecir en su plan.  Sin embargo, ¡Moisés tenía que aprender que Dios era quien siempre estaría en control y no él!

Al día siguiente de Moisés matar y esconder al egipcio, este regresó al pueblo y encontró “a dos hebreos que reñían, y dijo al culpable: ¿Por qué golpeas a tu compañero?” Imagino que Moisés pensó que podía razonarle y ayudarles a entender que ya era suficiente mal el tener que lidiar con la opresión de los egipcios como para que estos que eran de un mismo pueblo estuvieran peleándose entre sí. Probablemente Moisés asumió que en la misma forma que, así como Dios había hablado con él, Dios estaba preparando el camino con los judíos, sin embargo, no fue así.

Lily: No, fue totalmente lo opuesto, escuchemos en Éxodo 2:14, “¿Quién te ha puesto de príncipe o de juez sobre nosotros? ¿Estás pensando matarme como mataste al egipcio?” Me imagino que al escuchar esta respuesta Moisés quedó perplejo, sin entender cuáles serían sus próximos pasos. Éste tuvo que sentirse traicionado por su pueblo y probablemente hasta por Dios. Primero obviamente la verdad que él trató de esconder parecía ser de dominio general.  Ahora su familia adoptiva quería matarlo y el pueblo de Dios, por quienes él acaba de arriesgarlo todo para ayudarles también le estaban rechazando. Leamos su respuesta en Éxodo capitulo 2:14, “Entonces Moisés tuvo miedo.” Él no podía quedarse en el palacio, y los judíos tampoco lo querían. Y esta realidad de seguro le partió su corazón, sin saber qué hacer y a la vez sin tiempo que perder. Esto nos demuestra una vez más las consecuencias del pecado. Cuando caminamos con Dios tenemos Su protección sin embargo cuando nos apartamos de Dios y le desobedecemos, aun cuando tengamos buenas intenciones, las consecuencias son inevitables, ¡Dios mismo las permite!

Cathy: Estoy segura de que en algún momento todas nos hemos sentido así, aunque no hayamos matado a nadie como Moisés.  Hemos hecho planes pensando que Dios nos respalda, pero al ver que nada se materializa entonces nos comenzamos a cuestionar.

El cuestionar en sí mismo no está mal, lo malo es cuando nuestro cuestionamiento se vuelve en rebeldía y seguimos adelante tratando de forzar lo que Dios no quiere. Dios es quien abre y cierra las puertas y tenemos que ser lo suficientemente humildes como para adaptar nuestros planes y someterlos a los Suyos.

En nuestra ignorancia y pecaminosidad cometemos errores entrando por puertas que no han sido abiertas por Dios. Jonás es un ejemplo de esto. Dios le ordenó a este ir a Nínive y se rehusó porque sabía que Dios era tan misericordioso que traería arrepentimiento al pueblo y Jonás entendía que ellos no lo merecían. Leamos en Jonás 1:3, “Pero Jonás se levantó para huir a Tarsis, lejos de la presencia del SEÑOR. Y descendiendo a Jope, encontró un barco que iba a Tarsis, pagó el pasaje y entró en él para ir con ellos a Tarsis, lejos de la presencia del SEÑOR.” Nuestro corazón engañoso nos puede hasta convencer de que quizás no estamos escuchando bien la voz del Señor. Jonás se encontró con este barco listo para zarpar como si solo estuviera esperándole. Conocemos el resto de la historia, Jonás termino dando tumbos en la barriga de un gran pez hasta que este reconoció su desobediencia, se humilló y pidió ayuda a Dios.

Aileen: Una puerta abierta no necesariamente es una señal de aprobación de Dios para que entremos por ella automáticamente.  Antes tenemos que orar, buscar el rostro del Señor y obedecer Su palabra sin importar los riesgos y / o las consecuencias.

Aquellas que estemos en posiciones de liderazgo siempre necesitamos reasegurar que estamos caminando en obediencia por 2 razones, primero por nosotras mismas y segundo porque estamos liderando a otras y no queremos dar un mal ejemplo.

Cuando sintamos que El Señor nos esté pidiendo algo, pero no vemos todavía el cómo esto se va a materializar, quedémonos quietos y esperemos que Dios nos confirme Su voluntad al respecto. Y quiero aclarar algo, este tiempo de quietud no es un tiempo perdido ni ocioso, sino que es un tiempo de activamente buscar el rostro del Señor, Su plan, Su camino. 1 Corintios 2:11 nos enseña, “Nadie conoce los pensamientos de Dios, sino el Espíritu de Dios.” Por eso la Biblia nos dice que caminemos en el Espíritu. Él es el único que sabe lo que Dios quiere y a través del intimar con Él desarrollemos la mente de Cristo (1 Corintios 2:16).

Lily: Leamos Éxodo 2:14: “Y él respondió: ¿Quién te ha puesto de príncipe o de juez sobre nosotros? ¿Estás pensando matarme como mataste al egipcio? Entonces Moisés tuvo miedo, y dijo: Ciertamente se ha divulgado el asunto.” Vemos las emociones de Moisés, primero la ira que lo llevó a matar, luego sorpresa de que los judíos no supieran que El Señor le había llamado para emanciparles de su esclavitud. Después confusión y ahora miedo. Moisés era judío, aunque criado en el palacio como egipcio, y durante todos estos años se comportó como tal, de la realeza egipcia. Sin embargo, demostró sus verdaderos colores y la lealtad a su raza.

Como mencionamos, los egipcios no apreciaban a los judíos, de hecho, los despreciaban y trataban como maquinaria de trabajo en pos de su economía y no como seres humanos.

Entonces, ¿qué hace Moisés cuando ve expuesto? “Cuando Faraón se enteró del asunto, trató de matar a Moisés; pero Moisés huyó de la presencia de Faraón y se fue a vivir a la tierra de Madián y allí se sentó junto a un pozo.” (Éxodo 2:15)

Para este momento Moisés no tenía una relación con su familia adoptiva egipcia ni con la judía, ni si quiera sabemos si sus padres todavía estaban vivos.

Cathy: Que situación tan difícil y solitaria. Me imagino que este se sintió que estaba solo contra el mundo entero y todo debido a una acción impulsiva. Moisés experimento personalmente lo que Pablo nos dice en Romanos 6:23, “Porque la paga del pecado es muerte.” Nosotras conocemos el resto de la historia y sabemos que no murió por esto pecado y que Dios le formaría a Su imagen para utilizarlo en gran manera. Aun hasta el día de hoy Moisés es un héroe no solamente para los cristianos sino también para los judíos.

Aileen: ¿Cuándo más interesante se torna el programa, ya saben lo que sucede? Tenemos que terminar. En el próximo programa retomamos a Moisés durante su permanencia en Madián.  Meditemos sobre lo que hemos estudiado y escuchemos Su voz mientras seguimos estudiando Su Palabra esta semana. ¡¡Evaluemos nuestras acciones de forma tal que cada día más tomemos decisiones sabias que glorifiquen a Dios y testifiquen ante el mundo, no dejen de sintonizarnos!! 

Lily: La palabra nos dice que hay poder en la oración y por eso apelamos a todos nuestros oyentes para que continuamente oren por MPGD y toda la programación de Radio Eternidad, necesitamos de sus oraciones para seguir llevando el mensaje del evangelio para edificación de Su pueblo, ¡no es un dicho sino una necesidad real!

Cathy: Ya saben que pueden seguirnos en Twitter e Instagram escribiendo a @MPLGDD y en Facebook Mujer para la gloria de Dios. Les esperamos en nuestro próximo encuentro, Dios delante, aquí en Radio Eternidad, impactando el presente con un mensaje eterno.