Inicio Mujer Para la Gloria de Dios Jesús, Una Vida Única La infalibilidad de Jesús

La infalibilidad de Jesús

66
0
Compartir

Aileen: Bienvenidas a Mujer para la gloria de Dios, quien les habla Aileen Pagan de Salcedo, Cathy Scheraldi de Núñez y Mayra Beltrán de Ortiz. MPLGDD es una producción del Ministerio de mujeres Ezer de La IBI bajo la sombrilla de Ministerios Integridad & Sabiduría.

Mayra: Les invitamos a suscribirse al canal de YouTube de Ministerios Integridad y Sabiduría, darle me gusta a este video y compartirlo.

Cathy:  El programa de hoy lo hemos titulado “La infalibilidad de Jesús” y la pregunta que nos planteamos para hacer más introspección es: ¿Confiamos en que Jesús es nuestro proveedor en todo?

Además, ¡no dejen de responder las preguntas que estamos publicando en Instagram con el propósito de sacar mayor provecho personal al contenido de MPLGDD!

Como siempre, vamos a orar para iniciar…

Mayra: En el programa anterior vimos como Cristo tuvo muy claro el propósito de su vida: ¡obedecer a Su Padre! Además de como orquestaba la historia del pueblo judío apuntando hacia a Él mismo, ¡como el Mesías esperado!

Isaías apuntó hacia Jesús cuando escribió sobre el rey que reinaría con justicia. En el libro de Isaías se puede leer sobre esto en el capítulo 9:6 y en el 32:1. Desde aquí vemos que Su soberanía y paz no tendrán nunca fin. ¡Jesús cumpliría lo que David no podía hacer!

Aileen: Los judíos habían disfrutado de riqueza y gloria bajo el dominio del rey David.  El pueblo esperaba esto de nuevo, una meta muy inferior a lo que Dios tenía en mente. Dios no estaba formando a un estado judío que reinaría por siempre. Sino a una nueva Jerusalén en donde Jesús reinaría por siempre. Sus caminos siempre van más allá de lo que pudiéramos imaginar (Efesios 3:20).

Cathy: Para este momento, los judíos todavía vivían bajo el antiguo pacto. Estos no sabían que Jesús había venido para establecer un pacto nuevo, un pacto eterno, ¡un pacto glorioso! El nuevo se edificaría sobre el antiguo para traer mucho más que riquezas y poder temporal. Porque traería una gloria que brillaría para siempre, ¡una vez que Cristo ganará la batalla espiritual a través de sufrir, morir y resucitar!

Mayra: Los judíos habían caminado 40 años en el desierto. El mismo desierto en que Jesús fue tentado por el mismo Satanás, antes de comenzar Su ministerio (Mateo 4:1). Mas Jesús vencería y cumpliría con lo que el pueblo fue incapaz de hacer: ¡resistir la tentación del maligno! Todos los reyes anteriores, inclusive hasta el gran David, sucumbieron ante la tentación. Sin embargo, este nuevo rey, Jesús, ¡comenzó su ministerio demostrando a Satanás que sus días estaban contados!

Aileen: Satanás estaba enfrentando a Aquel que era capaz de resistirle, y su destino estaba establecido al punto de cumplirse. Y este no fue un anuncio dirigido al mundo, sino un anuncio dirigido a Satanás. Muy osadamente, Satanás incito a Jesús a cambiar la piedra en pan, algo que, aunque NO lo hizo, Jesús si era capaz de hacerlo. Sobre todo cuando tuvo hambre después de pasar 40 días de ayuno, ¿Acaso era pecado comer?!

Cathy: ¡Claro que no! Comer es una necesidad biológica y en si no es pecaminosa

Aileen: Sin embargo, el obedecer a Satanás si es pecado porque es equivalente a una crisis de fe, ¿Jesús obedecería a Su Padre o a la serpiente?

Mayra: ¡Claro que a Su padre! Déjenme recordarles que la caída en Génesis 3 también fue sobre comida: ¡por la fruta del árbol prohibido!

Cathy: La pregunta para nosotras es si confiaremos en Dios para nuestra provisión, o la buscaremos a nuestra manera. Jesús decidió confiar y obedecer, a pesar de las circunstancias y el costo que esto le implicó. Vemos como en el momento en que Jesús tuvo hambre, su respuesta cuando Satanás lo tentó fue precisamente lo que Moisés dijo al pueblo judío en este mismo desierto: “el hombre no sólo vive de pan, sino que vive de todo lo que procede de la boca del SEÑOR” (Deuteronomio 8:3).

Mayra: Jesucristo vino para instituir el nuevo pacto, y un reino eterno en donde a través del Espíritu Santo tendremos el poder de confiar plenamente en Dios. En este reino eterno la abundancia será mucho más allá de la satisfacción de una simple comida.

Otra tentación que le hizo Satanás a Jesús fue que este se lanzara del pináculo del templo, a sabiendas de lo que Salmo 91:11-12 dice que los ángeles le protegerían. Satanás sabía que el Mesías vendría de repente al templo, como Miqueas profetizó en el capítulo 3:1.

En esta última tentación se ve claramente que Satanás está tratando de amenazar la magnitud del reino de Dios. La palabra griega para tentar significa poner a prueba el carácter y el poder de Dios.   

Aileen: Justamente lo que Moisés advirtió al pueblo en el desierto en Deuteronomio 8, que tenían que obedecer todos los mandamientos, para poder tomar posesión de la tierra prometida.

Como sabemos, Satanás no solamente tienta a los judíos, sino al mundo entero, a cada persona en particular según sus puntos débiles. ¡Prometiendo a cambio todos los reinos del mundo si le adoran a él!

¡Qué bueno es conocer lo que Dios nos dice a través de Pablo en 1 Corintios 10:13, que no seremos tentados más allá de lo que podamos soportar! 

Cathy: Jesús respondió a la tentación que le hiciera Satanás citándole el AT, reafirmando que el caminar de los hijos de Dios es adorar y servir solamente a Dios (Mateo 4:10). Esto me recuerda lo que dijo Warren Wiersbe: “antes de que un rey pueda gobernar a otros, debe demostrar que puede gobernarse a sí mismo.” El mismo principio que sostiene Proverbios 31, sobre gobernarse a sí mismo y caminar en justicia, el cual Betsabé enseño a Salomón.    

Mayra: Precisamente después de esta experiencia con Satanás, Jesús comenzó su ministerio caminando justamente donde antes habían reinado David y Salomón. En un principio el pueblo de nuevo comenzó a tener esperanza, sin embargo, como los caminos de Dios no son los nuestros y Sus planes van más allá de lo que nosotros podemos pensar, lo que esperaban los judíos, no era lo que Jesús estaba proponiéndoles. 

Aileen: La mente de los judíos estaba enfocada en lo terrenal, mientras Jesús se enfocaba en lo eterno. Dios les ofrecía el regalo de una libertad muy superior. El plan redentor a través de Jesús habría de remover no solamente el dominio de los romanos, sino la esclavitud de todo pecado.

A través de parábolas, y Su propio accionar, Jesús explicó todo lo que estaba haciendo, para que estos conocieran y fueran salvos. Entre estas parábolas tenemos la parábola del buen pastor, en que las ovejas identifican su voz y le siguen. La de Jesús presentándose a sí mismo como la única puerta. Sin embargo, como estos estaban más enfocados en lo terrenal, no entendieron lo que Jesús estaba tratando de enseñarles!  

Cathy: Hoy quiero que nos preguntemos, ¿cuántas de las enseñanzas bíblicas que leemos, la pasamos por alto debido a nuestro desenfoque de lo eterno? Dios siempre quiere darnos mucho más de lo que esperamos, pero para recibir todas Sus bendiciones, es necesario renovar nuestras mentes y transformarlas. ¡Solo así los principios bíblicos serán los que prevalezcan!

Me llama mucho la atención que después de compartir esta parábola, fue cuando Jesús eligió a sus apóstoles. Y sin prometerles seguridad financiera, estos dejaron todo para seguirle.

Mayra: Así como las ovejas oyen la voz de su pastor, los discípulos siguieron a Jesús hasta el final. Si bien estos en ocasiones tropezaron, pecaron y hasta abandonaron a Jesús cuando lo arrestaron, una vez tuvieron la morada del Espíritu Santo, dándoles la capacidad de entender y el poder de hacer, estos discípulos se convirtieron en lideres ejemplares. ¡Todos menos Juan murieron mártires por la causa de Jesucristo!

Aileen: La abundancia sobre la que Jesús enseñaba no era sobre riquezas terrenales, aunque no hay nada de malo en ellas. Las riquezas son moralmente neutrales y pueden hasta ser utilizadas para el reino. Sin embargo, no hay muchas personas que sepan cómo manejarlas correctamente. Muchos incluso ponen su confianza y seguridad en sus posesiones, en vez de seguir dependiendo de Dios. 

Cathy: ¡Solo hasta cuando la enfermedad o la muerte nos toca cerca, es cuando asimilamos la realidad de que hasta las riquezas no tienen todo el poder que asumimos!  

Incluso Jesús, conociendo la avaricia del corazón humano, nos compartió a modo de advertencia la parábola del hombre rico que edificó graneros más grandes para almacenar sus cosechas. Pero un día inesperadamente, ¡el Señor mandó a reclamar su alma y este murió!  

Necesitamos depender solo de Dios, ¡el único Soberano y Omnipotente que venció la muerte!

Mayra: Cuando tenemos muchos recursos, nos es fácil desarrollar la avaricia, en vez de utilizar estos recursos para el reino. Nuestra esperanza nunca puede estar en nuestras posesiones, sino en Dios quien nos ha provisto todo lo que tenemos. Nuestras vidas, ya sea con o sin riquezas, ¡deben mostrar una dependencia absoluta de Dios usando lo que Él nos ha regalado para Su gloria!

Aileen: Lo que debemos preguntarnos ¿es cuál es esta abundancia que los discípulos recibieron? Si vamos al libro de Juan, vemos que desde la primera línea comienza explicando quién es Jesús, el Dios eterno, creador de todo y la Luz del mundo. Los regalos de Dios no son los que el mundo nos ofrece, ¡sino los que solamente Dios puede proveernos eternamente!

Cathy: El Espíritu Santo nos ayuda a entender lo que el mundo no puede entender, sin la ayuda de Dios.

Revisemos el encuentro con Nicodemo, que nos enseña justo esto. Este era un fariseo, parte del Sanedrín, conocedor de las Escrituras y muy respetado como teólogo en el pueblo.  Nicodemo fue un hombre que buscaba sinceramente la verdad, y cuando Jesús le dice que: “el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3), ¡se quedó estupefacto!

Mayra: Ni aun toda la educación de la Torá, le ayudó a Nicodemo para entender algo tan básico, como es el ser salvo. Nosotras que vivimos de este lado de la cruz, estamos muy familiarizadas con la expresión.  Sin embargo, esto fue algo radical en aquel tiempo. Al Nicodemo no encontrar una explicación físicamente posible, y como sinceramente buscaba la verdad, ciertamente se dio cuenta de que Jesús se refería a otra cosa. 

Aileen: Un comentarista llamado Merrill Tenney, evaluando el nacimiento desde una perspectiva filosófica dice que “el nacimiento es nuestro modo de entrada al mundo y trae incluido el equipo potencial para adaptarse al mundo.” De un momento a otro, los seres humanos pasamos de un ambiente como la matriz maternal, a otro como es el mundo físico. Al nacer no estamos equipados para sobrevivir solos. Aunque si necesitamos de la ayuda de nuestros padres, ¡al mismo tiempo estamos capacitados con un potencial de supervivencia!

Cathy: Siempre enfatizamos que al estudiar la Biblia es importante entender el significado de las palabras en el texto originar.  Porque en la traducción se pierde parte del significado. Por ejemplo, la palabra griega en la expresión “nacido de nuevo” es un adverbio que significa “desde arriba”. Las personas de esta época entendían que la ayuda venia de Dios. Entonces, regresando al comentario de Merrill Tenney, la persona nacida desde arriba significa también una transformación para entrar en otro mundo, con la capacidad de adaptarse a sus condiciones.

Mayra: O sea, este nuevo nacimiento al que Jesús se refiere implica que pertenecemos al reino celestial. Si bien la madre tiene un rol y el partero o medico ayuda, Dios es realmente el creador del nacimiento natural. Quiero preguntar algo: ¿cuál es el rol que tiene el bebé?

Aileen: ¡Ninguno!

Mayra: El bebé no hace nada para formarse y tener vida. Fu Dios quien lo creó. ¡Esto es igual con nuestro nuevo nacimiento, es una obra 100% de Dios!

Aileen: Nicodemo cae en cuenta de que Jesús se refería a un reino al que él no pertenece. Entonces Jesús continúa profundizando hasta llevar a Nicodemo a un entendimiento que combina el nacimiento de agua, y el del Espíritu.

Como explicamos en un programa anterior, los judíos asociaban el bautismo con el “mikvah” o ritual de baño purificador. Mientras que el bautismo al que se refería Jesús era por arrepentimiento, dado “desde arriba”.

Jesús entonces le hizo referencia a Nicodemo de lo que está escrito en Ezequiel 36, en donde Dios profetizó que Él los limpiaría rociándolos con agua, y poniéndoles un nuevo corazón y espíritu dentro de ellos.

Cathy: Que bueno es que al terminar el programa de hoy recordemos que nuestra salvación es un don de Dios. Que no hay forma humana de entender este regalo, ¡a menos de que Dios “desde arriba” abra nuestros ojos espirituales!

No dejen de sintonizarnos en nuestro próximo programa donde seguiremos con esta serie sobre “Jesús, una vida única”.  

Mayra: Recuerden siempre orar por el programa Mujer Para la Gloria de Dios. ¡Necesitamos la protección de nuestro Señor!

Aileen: Ya saben que pueden seguirnos en Twitter e Instagram escribiendo a @MPLGDD y en Facebook Mujer para la gloria de Dios. Les esperamos en nuestro próximo encuentro, ¡bendiciones!