Inicio Podcasts Mujer Para la Gloria de Dios La esperanza que sostiene un alma en depresión

La esperanza que sostiene un alma en depresión

344
0

Aileen: Bienvenida MPGD Aileen Pagan de Salcedo, Cathy Scheraldi de Núñez y Mayra

MPLGDD es una producción del Ministerio de mujeres Ezer, de la IBI, bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría. ¡Les invitamos a suscribirse al canal de YouTube de Integridad y Sabiduría, darle me gusta a este video y compartirlo para que este contenido sea de edificación para muchos! Seguimos desarrollando la serie “Un túnel llamado depresión”, y este programa lo hemos titulado “La esperanza que sostiene un alma en depresión”.

Cathy: ¡Muchas gracias a todas las que nos siguen y comparten mensajes de afirmación, de nuevo gracias!

Hoy queremos comenzar planteando esta pregunta “¿Como perseveras en la esperanza en Jesús en los días tristes?” Mantengan esta pregunta en mente, mientras desarrollamos el programa hoy.

Mayra: Otra forma que tenemos para alentarlas a indagar más en lo que estamos estudiando, es a través de algunas preguntas que estamos posteando en Instagram. ¡No dejen de responderlas! 

Y como siempre antes de iniciar con nuestro estudio, vamos a presentarnos a nuestro Señor, oremos.

Aileen: La semana pasada estudiamos la depresión de Jonás, causada por su rebeldía. Dios lo utilizó para producir el mayor avivamiento descrito en la Biblia. Sin embargo Jonás no se pudo gozar en esto, sino que se deprimió porque ocurrió en medio de un pueblo sanguinario y enemigo de los judíos. ¡Este es un ejemplo de por qué es importante siempre que analicemos lo que Dios está haciendo a nuestro alrededor para unirnos a Su causa, y gozarnos con lo que Él está haciendo!

Cathy: Hoy queremos estudiar a una mujer llamada Noemí, quien se deprimió al quedar sola por perder a su marido e hijos, en medio de una cultura patriarcal.

Dios trajo sobre Noemí gran amargura.  Y fue tal, que de hecho veremos cómo hasta quiso cambiarse el nombre de Noemí, que apuntaba a cualidades como dulzura, simpatía y bondad!

La historia de Noemí revela el poder y los propósitos de Dios que actúan en y a través de quienes lo han perdido todo y, sin embargo, se aferran a la esperanza asegurada en Dios.

Mayra: Comenzando por el principio de su historia, leemos en Rut capitulo 1, que dada la hambruna que llego a vivirse en Israel, Elimelec, su esposa Noemí y sus dos hijos Mahón y Quelión, efrateos de Belén de Judá,  salieron del país para ir a Moab. 

Es importante entender que, aunque Moab era una tierra enemiga, aquellos eran tiempos de tolerancia entre los 2 países. Y pudiéramos preguntarnos si el salir del país era visto como pecado porque realmente la Biblia no nos dice, pero por motivos de supervivencia era permitido en ese momento. 

Tampoco sabemos cuánto tiempo pasó entre la muerte de su esposo Elimelec, y el casamiento de sus dos hijos con 2 mujeres moabitas.  Lo cual no era permitido para los judíos, como leemos en Deuteronomio 7:3.

Aileen: Estos se quedaron 10 años más en Moab y no tenemos detalles de cómo, pero los 2 hijos también murieron. Y especulo que esta salida y estos casamientos, fueron todo parte del plan de Dios porque al leer el libro entero, sabemos que El Mesías vino de una de las nueras de Noemi, de Rut. Y para cualquier mujer, el experimentar estas pérdidas tan seguidas es una experiencia muy difícil de sobrellevar. Cuanto más para Noemí en un tiempo en que las mujeres dependían de los hombres para su sustento, y sobre todo en un país extranjero.

Cathy: Muy posiblemente para este momento Noemí estaba depresiva. ¡Ella estaba totalmente desamparada!!  El Señor le quitó a Noemí todos sus puntos de apoyo, para ponerla en una situación de total dependencia de Él, ¡como Su único Señor! Un tiempo muy difícil, sin embargo, un tiempo que podía ser de mucho crecimiento, si se refugiaba en Dios. 

Mayra: Como menciona Cathy, dada las conversaciones que Noemí tuvo con sus 2 nueras, podemos inferir que ya estaba deprimida para este momento. Noemí decidió volver a su país porque en Moab ya no tenía nada que la retuviera. Sin embargo, en Belén, su tierra, todavía tenía quienes podían ayudarla.

 Sus 2 nueras, que también estaban de luto por perder a sus esposos, se ofrecieron para regresar con ella, ¡pero Noemí les dijo que regresaran a sus casas para rehacer sus vidas porque ella no las podía ayudar!

Aileen: Y reflexionando en las palabras de Noemí, y desde un enfoque horizontal, era atinado que Noemí ya no percibiera un futuro alentador para ella, ¡su prueba era muy dura!

Noemí estaba totalmente enfocada en si misma porque les dice a sus nuevas: “eso es más difícil para mí que para ustedes, pues la mano del Señor se ha levantado contra mí” (1:13). Para ese momento Noemí no estaba captando lo que Dios estaba haciendo, porque realmente no era evidente todavía. 

Cathy: Y sabemos que Orfa la obedeció, la besó y volvió a su casa, pero Rut dice lo que todas conocemos en 1:16-17 “No insistas en que te deje o que deje de seguirte; porque adonde tú vayas, yo iré, y donde tú mores, moraré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú mueras, allí moriré, y allí seré sepultada. Así haga el Señor conmigo, y aún peor, si algo, excepto la muerte, nos separa”.

Mayra: ¿No les llama la atención cuando dice Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios?

Aileen: ¡¡Si!!, ¡llama la atención porque este voto de Rut evidencia que había creído en el Dios de Noemí, además de que era una evidencia clara de la salvación por elección!

Mayra: ¡Así es! Sabemos que pasaron 10 años después de que Orfa y Rut se casaron con los hijos de Noemí.  Lo que no sabemos es el impacto que Noemí y sus hijos tuvieron sobre sus nueras en ese tiempo. Pero pudiéramos inferir que estos le habían testificado bien como para alentarlas a conocer a Jehová como su Dios. ¡Todo esto es especulación, pero lo que sí es evidente es que Rut había nacido de nuevo!

Aileen: Y aunque ciertamente Noemí se deprimió, y es fácil entender el por qué. A Noemí le toco experimentar circunstancias más precarias y desesperadas. Por ejemplo, Noemí tenía más de 10 años sin compartir con su familia extendida, y sin ir al templo a adorar, ¡a su Dios!

Y la vida en comunidad es más importante de lo que nos percatamos. Dios nos ha puesto en una familia por nuestro bien.  Cuando vivimos en interacción con una comunidad nos sentimos amados, cuidados y apoyados. ¡Sobre todo, en medio de nuestra familia de la fe! 

Cathy: Me alegro mucho de que mencionaras esto. Proverbios 27:17 nos ayuda entender eso “El hierro con hierro se afila,
Y un hombre aguza a otro.” Si bien nuestra relación con Jesucristo es personal, ninguna de nosotras podemos vivir solas. El mundo es mucho más hostil y peligroso de lo que podemos imaginar. ¡Nos necesitamos los unos a los otros, especialmente si nos toca vivir una depresión!

Mayra: Qué grandioso es que servimos a “Aquel que es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que obra en nosotros,” (Efesios 3:20).

Y hay un aspecto de la depresión que Noemí manifestó, y aun no lo hemos mencionado. Y es que Noemí llegó a un punto en que se sintió que no tenía valor. Esto fue cuando quiso cambiarse el nombre, leamos “No me llamen Noemí, llámenme, Mara, porque el trato del Todopoderoso me ha llenado de amargura. Llena me fui, pero vacía me ha hecho volver el Señor. ¿Por qué me llaman Noemí, ya que el Señor ha dado testimonio contra mí y el Todopoderoso me ha afligido?” (1:20-21)

Aileen: Noemí tenía bien clara la soberanía de Dios, pero había perdido de vista un aspecto importante, y es la bondad de Dios. Pablo nos ayuda a afirmar Su bondad cuando dice en Rom. 8:28 “para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito.”

Por eso es por lo que, en medio de la depresión, se hace tan importante la compañía de otros hermanos en la fe. ¡Para que cuando en medio de la depresión perdamos la perspectiva de Dios, los hermanos nos la recuerden! 

Cathy: Nuestras hermanas entonces nos ayudan a caminar por fe y no por vista (Hebreos 11:1).  ¡Y poco a poco, Dios encarrila de nuevo nuestras vidas!

Dios en su fidelidad comenzó a revelar a Noemí su orquestación, a través de circunstancias con el pariente redentor, más cerca de su difunto esposo, llamado este Booz.

Para este tiempo, Noemí ni se recordaba de Booz. No fue hasta cuando Rut regresó a la casa, luego de haber estado trabajando en el campo espigando todo el día, al mencionar el nombre de Booz, ¡que Noemí abrió sus ojos a lo que Dios está haciendo! 

Mayra: A partir de este momento, Noemi comenzó a salir de su ensimismamiento que la enfrascaba en la autocompasión.  Para comenzar a pensar en el bienestar de Rut (¡una acción clave para salir de la depresión!). Noemí no ignora sus pérdidas, pero las asume y decide seguir adelante. Por eso al regresar a su tierra, y ya en medio de su parentela, comienza a mentorear a Rut para asegurar su futuro sin saber que Dios estaba orquestando algo grandiosos, algo que todo judío había esperado por años: la llegada del Mesías. ¡Este era el sueño de cada judía! 

Cathy: ¿Y cuál fue la relación de Rut con David? ¡Si sabemos que Rut no fue quien dio a luz a Jesús!

Mayra: Rut dio a luz a Obed, el futuro abuelo del rey David. Y sabemos que Jesús era del linaje de David, y que David representaba a Jesús como rey. ¡Grandiosos el plan de Dios!

Aileen: Dios que es siempre fiel, actúa a través de nuestra pérdida y dolor para llevar a cabo Sus grandes propósitos, tanto para nosotros como para el mundo, ¡propósitos que no podríamos imaginar durante los tiempos inciertos de nuestro sufrimiento y dolor!

Noemí entonces le explicó a Rut con todo detalle, lo que debía hacer para que Booz entendiera sus intenciones, y así Booz entendió claramente. Esto lo leemos en capítulo 4:9

Cathy: Al Noemí invertirse en ayudar a Rut a salir a camino, fue lo que en gran manera coopero para que esta superara su dolor y consecuente depresión.  Al punto que cedió su derecho de volverse a casar. Rut por su parte se sometió en obediencia a la práctica del pariente redentor.   

La determinación de Noemí de ver su vida con claridad y ejercer su influencia para conseguir una vida mejor para Rut, a pesar de sus pruebas personales y sus pérdidas inimaginables es para nosotros un modelo de perseverancia en la esperanza dada en Dios.

Mayra: Deuteronomio 25:5-9 nos explica esta costumbre judía en la que, cuando un hombre fallecía sin dejar hijos, el pariente más cercano debía casarse con la esposa del defunto para que ella pudiera tener hijos, en nombre del difunto esposo. Esta práctica era a su vez una analogía de lo que Dios haría con su pueblo Israel. Por eso Booz conocía bien el mensaje implícito en el proceder que Noemí le había marcado a Rut. Booz entendió claramente lo que Noemí le estaba pidiendo a través de Rut.

Aileen: Y aunque podemos especular que para este momento Noemí no tenía ni idea de que, de esta unión, nacería un hijo que sería parte del linaje del Mesías, siendo Rut una extranjera.

El proceder de Noemí nos enseña varias lecciones. Una es que es “más bienaventurado el dar que recibir.” (Hechos 20:35) También que los pensamientos y caminos de Dios no son los nuestros (Isaías 55:8), y Dios puede bendecirnos de maneras inimaginables!

Cathy: Por eso es por lo que, como nosotras no sabemos los planes de Dios, debemos estar siempre listas para evaluar las circunstancias que estamos viviendo. Noemí culpo a Dios, cuando la realidad era que Él tenía un plan maravilloso para su vida. 

Y ¿con que frecuencia no hacemos nosotras lo mismo? Yo ciertamente lo ha hecho. Dios, en su misericordia había preservado a Noemí…

Mayra: Fue Él quien providencialmente la dirigió a volver a Belén.  Fue Dios también quien salvó a Rut llamándola al redil, para que esta luego fuera quien velara por Noemí.  Además de que Dios la usaría como parte del linaje del Mesías. 

Y debemos pausar y preguntarnos ¿en nuestras vidas? ¿Estamos buscando identificar la mano de Dios en nuestros tiempos oscuros?

Aileen: Que buen punto para terminar el programa de hoy. Nos quedamos con muchas lecciones para evaluar esta semana. 

Y si estas sumergidas en medio de una depresión, busca ayuda en tu iglesia local, en tu familia, estudia Su palabra, ¡y ora pidiéndole a Dios mostrarte Sus propósitos para tu vida!

Cathy: La semana que viene tendremos nuestro último programa en torno a la depresión, y queremos repasar algunas pautas de cómo lidiar bíblicamente con la depresión. No dejen de sintonizarnos en nuestro próximo programa.  

Mayra: Todas tenemos tiempos oscuros, todas tenemos tribulaciones, por eso debemos orar en todo tiempo, para que podamos encontrar la paz en medio de estos tiempos difíciles.

Y entre sus oraciones, recuerden también orar por el programa Mujer Para la Gloria de Dios. 

Cathy: Les esperamos en nuestro próximo encuentro, Dios delante, Bendiciones