Inicio Podcasts Mujer Para la Gloria de Dios La depresión: Mitos y realidades

La depresión: Mitos y realidades

296
0

Aileen: ¡Que bueno es poder compartir nueva vez con ustedes en este espacio e MPGD! Les damos la bienvenida Cathy Scheraldi de Núñez (saludo espontaneo), Mayra Beltrán de Ortiz (saludo espontaneo) y Aileen Pagan de Salcedo.

¡Hoy iniciamos con una nueva serie, que no dudamos nos será de ayuda para lidiar con las circunstancias propias de vivir en un mundo caído!

Esta nueva serie se titula “Un túnel llamado depresión”, y el programa que compartiremos hoy “La depresión: Mitos y realidades”.

Cathy: ¡Gracias a Dios por bendecirnos con su sintonía y mensajes, no damos esto por sentado! 

Y al iniciar esta nueva serie queremos enfatizar que la única forma en que MPGD puede impactar en nuestros corazones es por la intervención del Espíritu Santo, por eso necesitamos orar que nuestro Señor abra nuestras mentes para escuchar Su voz, oremos.

Mayra: En el programa anterior terminamos con la serie sobre la “Esclavitud de la ansiedad”. Y dada la relación que sabemos existe entre la ansiedad y la depresión, decidimos continuar con una serie sobre la depresión. La depresión es muy común, sobre todo en las mujeres, dada nuestra estructura cerebral. 

Quiero leer un escrito publicado en la revista “Psychology today” o “Sicología de hoy”, sobre la relación entre la ansiedad y la depresión.  Cito: “La depresión a menudo proviene de sentir que no hay esperanza de que puedas escoger tu camino hacia un mejor lugar. Del mismo modo, la ansiedad a menudo se deriva de sentir que (escuchen bien ahora) que no tienes control sobre lo que sea que temes”.

Aileen: Fíjense como este escrito hace referencia a la misma idea de donde partimos: ¡el control! Si no han escuchado la serie que hicimos en MPGD titulada “El control, el aguijón de las mujeres”, los animamos a escucharla.

Solo para citar algo de lo que repasamos en esta serie sobre el control, les recuerdo que el Señor quiere que le cedamos el control a Él, ¡porque en verdad el creernos que tenemos el control siempre será solo una ilusión!

Mayra: Siempre será mejor promover nuestra confianza en el Señor, y preguntarnos “si Dios está en control, ¿qué Dios me está tratando de enseñar en medio de esta situación?  

Al aprender a buscar respuesta en los principios que Dios nos ha dado, encontraremos ánimo y esperanza porque Él nos dará una razón válida, de por qué las cosas están ocurriendo aun cuando no me gusten, ¡o ni siquiera las entienda bien!

Cathy: Sabemos que esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo dada la rebeldía de nuestro corazón, que se resiste a someterse a las maneras de Dios. Por esto quiero empezar por aclarar algunos mitos sobre la depresión, que son comunes en la iglesia.

Aileen: Es bueno decir que, a manera general, los cristianos tienden a clasificar las emociones como negativas y positivas.  Y generalizan que todas las emociones negativas (tristeza, ira, desanimo, ¡etc) son pecaminosas y evidencian un fracaso espiritual!

Cathy: Exactamente Aileen.  Y es en torno a estas creencias que se han perpetuado estos mitos que vamos a revisar.

El primer mito es que los cristianos no se deprimen. ¿Ustedes creen que la depresión es un padecimiento moderno de nuestros días? 

Mayra: ¡Claro que no! Desde muy temprano la Biblia nos refiere de importantes personajes que se deprimieron. Porque, así como los inconversos, los cristianos también son perturbados por sus emociones. Moisés se deprimió, Elías se deprimió, Noemí, Ana, Job, ¡y pudiéramos continuar con el listado!

Cathy: También hay un sentir errado de que la depresión solamente ocurre en personas débiles, o en aquellos que tienen falta de fe. ¿Ustedes creen que esto es verdad?

Aileen: ¡Para nada! ¿Acaso podemos decir que los personajes bíblicos que mencionó Mayra no fueron hombres y mujeres de fe? Por ejemplo, Moisés confrontó a su familia adoptiva, y luego accedió al llamado de Dios de guiar al pueblo hebreo.  ¡Y caminó con este pueblo quejón por 40 años!

¡O Elías, quien confrontó a 450 profetas paganos y luego personalmente los degolló! ¡Estos tuvieron una fe impresionante!

Cathy: ¡Otro mito o mentira que existe en el mundo cristiano en torno al tema de la depresión, es que en si misma esta es un pecado! 

Así como hemos visto con las series anteriores, que, dada nuestra naturaleza pecadora, aun sin quererlo, podemos ser controladores, ansiosos, o compulsivos en nuestras conductas, ¡así también podemos experimentar estados depresivos! 

Y si bien hay depresiones que surgen como producto del pecado, por ejemplo, cuando David se deprimió, después de pecar con Betsabé. Sin embargo, no siempre la depresión surge por un pecado en específico. ¡La depresión también puede ser una enfermedad que surge dado un desbalance químico!

Mayra: ¡Ahora es bueno enfatizar que hasta aquellos que son depresivos dado un desbalance químico, dependiendo de la forma en que manejen su depresión pueden pecar y agudizar su condición! 

Uno de los reforzadores de la depresión es el ensimismamiento, o sobre enfoque en uno mismo. Lo que lleva a la persona a aferrarse a la autocompasión y/o la ira, y desplazar a Dios del 1er lugar de su vida. 

Es importante que entendamos que parte de la clave para contrarrestar la depresión es cambiar nuestro enfoque hacia Dios, y lo que Él está haciendo en nuestra vida.

Aileen: A partir de los principios bíblicos es que el cristiano está llamado a revisar la manera en que responde a sus emociones. La Biblia nos puede ayudar a identificar la mentira de la verdad sobre las emociones. Empezando por la verdad de que la presencia de todas las emociones en el ser humano son parte esencial de ser portadores de la imagen de Dios.  

Mayra: Jesús mismo estuvo triste y se airó. Lo podemos confirmar en Juan 11:32-36/Lucas 19:41-42/Marcos 3:1-6/Juan 2:15-17, y otros pasajes más!

Aileen: Lo que si puede ser pecaminoso es la motivación que dispara la emoción, y la forma en que proceso o respondo a la emoción. Entender esto es importante para establecer una buena relación con Dios y con las demás personas que me rodean.  

¡No hay mayor satisfacción o gozo a largo plazo que el que resulta de poner a Dios en el centro de nuestras vidas! 

Cathy: ¡Así es! Aun cuando de manera inmediata experimentemos éxito, si el centro de nuestros afectos no es Dios y tenemos otros ídolos, ¡eventualmente estos nos alejaran de Dios! Y ¿saben por qué?

Mayra: Claro, porque nos destruyen, escuchemos Salmos 106:36 “y sirvieron a sus ídolos que se convirtieron en lazo para ellos”.

Cathy: Leamos también lo que nos dice Jonás 2:8, en la Nueva versión Internacional, porque esta expresado más claramente: “Los que siguen a ídolos vanos abandonan el amor de Dios”. Y a propósito, quiero compartirles mi testimonio, de cuando estuve deprimida por un largo tiempo.  

Hoy, al mirar hacia atrás, puedo ver cómo la depresión fue una herramienta de santificación en las manos de Dios. El trato de Dios conmigo en medio de mi depresión me ayudo a identificar mi pecado, y reconocer los ídolos que desplazaban a Dios del centro de mi vida. ¡Fue el Señor quien me ayudo a ganar esta batalla, al centrar mi vida alrededor de Él y no de los ídolos que tenia en mi corazón! ¡Honestamente hay cosas que uno solamente puede aprender a través del sufrimiento!

Mayra: Y como nuestro Dios es perfecto, amoroso y quiere lo mejor para nosotras Sus hijas, El siempre usara los medios más efectivos para enseñarnos Sus propósitos. En el proceso, solo debemos confiar mientras evaluamos nuestros corazones para desechar lo pecaminoso. 

Y esta es una práctica bíblica en sí misma, según nos enseña 1 Tesalonicenses 5:21-24. Porque ¿quién nos conoce mejor que El 
Señor que nos creó?

Aileen: ¡Nuestro creador! El mismo que nos dejó el manual de vida que es la biblia, para que le conozcamos, y para enseñarnos y advertirnos acerca del peligro de dejarnos guiar por nuestras emociones, en medio de la batalla espiritual en que vivimos los cristianos como blanco del enemigo.

Gracias Señor porque “para los que te aman, todas las cosas cooperan para bien” (Romanos 8:28). 

En cuanto a la depresión, aunque la Biblia nunca utiliza esta palabra para describir la condición de ningún personaje bíblico, como Mayra ya menciono al principio, si hay personajes bíblicos que experimentaron depresión. Y en esta serie lo que pretendemos es evaluar las razones por la que algunos de estos hombres y mujeres se deprimieron. ¡Y sobre todo aprender cómo se sobrepusieron a la depresión y tuvieron vidas que glorificaron a Dios a pesar de!

Cathy: Escuchemos uno de los Salmos de David, 143:7-8,“ Respóndeme pronto, oh SEÑOR, porque mi espíritu desfallece; no escondas de mí tu rostro, para que no llegue yo a ser como los que descienden a la sepultura. Por la mañana hazme oír tu misericordia, porque en ti confío; enséñame el camino por el que debo andar, pues a ti elevo mi alma.” ¿Notan su angustia y desesperación? ¡Sobre todo, al David reconocer que no era capaz de prevenirlo!

Mayra: Y también vemos cómo David reconoce que es solamente Dios quien puede salvarle. En el NT, en 2 Corintios 1:8-10 leemos cómo Pablo explica lo mismo sobre algo que les ocurrió en Asia “fuimos abrumados sobremanera, más allá de nuestras fuerzas, de modo que hasta perdimos la esperanza de salir con vida. De hecho, dentro de nosotros mismos ya teníamos la sentencia de muerte, a fin de que no confiáramos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos, el cual nos libró de tan gran peligro de muerte y nos librará, y en quien hemos puesto nuestra esperanza”.

Aileen: ¿Observan como estos aprendieron a tener su confianza solamente en Dios? ¿Creen que hubieran aprendido a confiar más, sin pasar por este tipo de circunstancias difíciles?

Cathy: Claro está que leyendo la Biblia podemos adquirir gran conocimiento, sin embargo, la confianza y la fe crecen exponencialmente cuando se viven situaciones que nos forzar a depender 100% de Dios, donde no hay una salida sin la intervención de Dios…

Aileen: En este punto ya no se trata solo de conocimiento, sino de una experiencia transformadora que nos vincula a Dios de una manera muy especial. ¡El corazón cambia y nunca volveremos a ser igual!  

Cathy: Cuando en medio de la depresión, nos refugiamos en el Señor, les puedo asegurar por experiencia propia que sucede, ¡así como Aileen describe! 

Se aprende que las promesas de Dios son confiables y más que suficientes para darnos esperanza. A pesar de que la depresión te hace sentir como que estas cayendo por un túnel sin fin, del cual nunca saldrás, ¡el Señor si puede sacarnos!

Si una persona deprimida remplaza la mentira por Su verdad, y decididamente da pasos para vivir según Su verdad, esta podrá experimentar cambios en su mente, corazón y espíritu.  Y estos cambios pueden llegar a ser tales que la persona termine dando gracias a Dios por el efecto redentor que tuvo la depresión en su vida. ¡Porque ni la más severa de las depresiones puede anular las promesas de Dios como las que nos enseña Santiago 1:2, Juan 16:20 o 2 Corintios 7:10!

Mayra: Si hay algo que la depresión nos enseña es que no se puede simplemente salir de este estado al decidir estar contento. Este es un tiempo donde se aprende a caminar por fe y no por vista. Y además de Su palabra, la oración es parte vital del proceso.

No se trata de pedirle a una persona deprimida que ores más. Porque la persona deprimida siente que sus oraciones no pasan del techo. Dada su condición, se sienten lejos de Dios porque durante la depresión se producen cambios fisiológicos que ocurren en el cerebro. 

Mientras mayor sea la depresión, más lejos la persona deprimida percibe a Dios.   

Aileen: Por eso es por lo que cuando decimos que las oraciones son vitales, nos referimos también al poder de la oración de los hermanos. Si bien Dios escucha todas las oraciones, las personas deprimidas no lo reconocen en su corazón. Y por eso les es de mucho estimulo saber que hay personas que quieren ayudarles y sostenerles en oración cuando ni si quiera pueden salir de la cama, prefieren la soledad, o no tienen la energía ni el deseo de orar. 

La persona deprimida experimenta mucha culpa por múltiples razones. Entre ellas porque saben que, dado su pobre estado emocional, su compañía no es muy placentera. No quieren ni pueden hablar y pueden ser hasta ásperos en su trato hacia los demás.  

Cathy: Aileen, Proverbios 12:25 nos dice esto mismo “La ansiedad en el corazón del hombre lo deprime,

más la buena palabra lo alegra”. La palabra hebrea usada en el original para deprime es “shachah”, que significa inclinarse o deprimirse. 

Es posible que la persona deprimida no parezca estar reaccionando a la oración, sin embargo, debemos persistir porque la obra es del Espíritu Santo. Además, no podemos olvidar que Dios tiene propósito en todo, ¡tanto en la vida de la persona deprimida como en el hermano que le sostiene en oración! 

Mayra: Dios está obrando en todo tiempo y de muchas formas diferentes. Si alguna de las hermanas que nos escucha está en medio de una depresión, o conoce a alguien que esta deprimido, les exhortamos a apoyarse en el poder de la oración. El Espíritu Santo les respaldará y dará la sabiduría para desarmar todo pensamiento depresivo. Recordemos lo que nos dice Salmos 27:13 “Hubiera yo desmayado, si no hubiera creído que había de ver la bondad del SEÑOR

en la tierra de los vivientes”.

Aileen: Que buena exhortación para terminar

el programa de hoy. Si estas en medio de una depresión, pide ayuda a tus hermanos para recordar la bondad de Dios.  

¡Y si por otro lado estas cerca de alguien que está deprimido, apóyale en oración para que le recuerdes sobre la bondad del Señor!

Mayra: Repasemos todos los versículos que citamos en el programa de hoy, porque nos apuntan a las promesas de Dios, ¡¡que nos infunden aliento mientras luchamos contra la depresión!! 

Cathy: Por favor no olviden orar por MPGD, siempre necesitamos sus oraciones.

¡Les esperamos en nuestro próximo encuentro para continuar aprendiendo sobre lo que podemos aprender sobre la depresión a través de la Biblia!