Inicio Mujer Para la Gloria de Dios El descanso La bendición de descansar en Dios

La bendición de descansar en Dios

206
0
Compartir

“santificad mis días de reposo; y que sean una señal entre yo y vosotros, para que sepáis que yo soy el SEÑOR vuestro Dios.” (Ezequiel 20:20)

Aileen: Bienvenidas a Mujer para la gloria de Dios, quien les habla Aileen Pagan de Salcedo y Cathy Scheraldi de Núñez. MPLGDD es una producción del Ministerio de mujeres Ezer, de La IBI, bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría.

La intención de este espacio es poder estudiar la Biblia, el carácter de Dios y cómo aplicar el evangelio centrado en Cristo en nuestro rol de mujeres. 

¡Buscamos que las verdades bíblicas perméen nuestra mente y transformen nuestra cosmovisión para disfrutar de vidas plenas que glorifiquen a Cristo!

¡Les invitamos a suscribirse al canal de YouTube de Integridad y Sabiduría, darle me gusta a este video y compartirlo para que este contenido sea de edificación para muchos!

El programa de hoy lo hemos titulado “La bendición de descansar en Dios”

Cathy: Gracias a Dios por todas aquellas que nos apoyan con su sintonía y mensajes.  En verdad es una bendición poder compartir con ustedes!  Dios permita que para el cierre de este programa estemos claras en la respuesta a la pregunta que nos planteamos al iniciar el programa de hoy: ¿Qué tanto practico el descanso a la manera de Dios?

Recuerden que tenemos además otra forma más para compartir con ustedes: a través de algunas preguntas que estamos posteando en Instagram, para que puedan sacar mayor provecho personal al contenido de MPLGDD.  ¡No dejen de responderlas!

Y como siempre antes de iniciar con nuestro estudio, vamos a presentarnos a nuestro Señor, oremos.

Aileen: En el programa anterior reflexionamos sobre la mentalidad de esclavitud versus la mentalidad de libertad.  En la primera priman los pensamientos de escasez, egolatría y miedos. Mientras que en la mentalidad de libertad priman los pensamientos de abundancia, generosidad y plenitud.

Hoy queremos terminar con este estudio sobre el descanso de Priscilla Shirer, titulado Respirar. Hoy queremos enfocarnos en cómo nuestras vidas deben mostrar que Dios es el dueño soberano de la tierra, y nosotros, Sus criaturas solamente somos los gerentes. Comenzaremos leyendo Deuteronomio 5:12-15, que es cuando el pueblo judío está a punto de entrar en la tierra prometida, y Moisés está recordándoles los mandamientos del Señor. Leamos: “Si un hermano tuyo, hebreo o hebrea, te es vendido, te servirá por seis años, pero al séptimo año lo pondrás en libertad. Y cuando lo libertes, no lo enviarás con las manos vacías. Le abastecerás liberalmente de tu rebaño, de tu era y de tu lagar; le darás conforme te haya bendecido el SEÑOR tu Dios. Y te acordarás que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que el SEÑOR tu Dios te redimió; por eso te ordeno esto hoy.”

Cathy: A modo de repaso sobre lo que hemos aprendido en esta serie, hay 3 principios sobre el día de reposo que necesitamos recordar:

  1. Necesitamos resistir el impulso de trabajar en todo tiempo. 
  2. Recordemos cómo éramos antes, dado el obrar de Dios en nuestras vidas, y
  3. Recordar la esclavitud de la que Dios nos liberó. Como esclavos en egipcio los judíos fueron entrenados a trabajar 24/7, y esta práctica es muy común en nuestras culturas. Y, ¿por qué? Porque el príncipe de este mundo es Satanás, y su deseo es mantenernos desenfocadas de la verdad liberadora de Dios.

Dado que parte del propósito de Dios al establecer el día de descanso es para enfocarnos en adorarle a Él, Satanás hará todo lo posible para prevenirnos de guardar este día de reposo. Él quiere que permanezcamos en esclavitud a nuestros ídolos, tales como el trabajar, comer, beber, mantener el cuerpo, y todos los placeres en general. Por esto es por lo que  necesitamos establecer límites en todas estas áreas, para no dar pie a que nada de esto se vuelva un ídolo. Cada vez que damos prioridad a los recursos que Dios nos da, por encima de la fuente de los recursos que es Dios mismo, estamos viviendo fuera del diseño de Dios y esto es pecado.

Aileen: El segundo principio es recordar como éramos antes de que Dios nos redimiera. Su objetivo no es para que nos deprimamos, sino para agradecerle por sacarnos de esta esclavitud y disfrutar de la libertad que tenemos ahora.

Dada nuestra naturaleza pecaminosa tenemos la tendencia a dar por sentado lo que tenemos. Y a menos de que reflexionemos en esto, perdemos de vista que es Dios, quien en Su gracia y misericordia nos ama y quiere lo mejor para nosotras.

El tercer principio es recordar cómo Dios nos ha liberado de la esclavitud. Dios en Su omnisciencia sabía que idolatraríamos a dioses falsos, y que nos quejaríamos de lo que tenemos.  Y que al igual que los judíos recordaríamos el pasado en Egipto con añoranzas,   queriendo incluso regresar a nuestro egipcio.  Dios nos ha libertado de la esclavitud de este mundo salvándonos por medio del sacrificio de Jesús. Dios nos cambió y nos dio la morada del Espíritu Santo para guiarnos y así  poder dejar de perseguir nuestras ambiciones, e ir tras el cumplimiento de Su voluntad en nuestras vidas!

Cathy: Es interesante notar que este fue el único mandamiento acompañado con una explicación. Todos los demás mandamientos fueron establecidos en una sola oración: no matarás, no cometerás adulterio, no hurtarás etc. Obviamente esto era importante para Dios.

Como cristianos, el establecer límites en nuestras vidas nos puede prevenir de la formación de ídolos, y promover nuestra cercanía a Dios. Y todo lo que Dios hace en la vida es para Su gloria. En Éxodo 9, el Señor mandó a Moisés a ir donde el Faraón para pedirle a este que dejara al pueblo ir a servirle. Y el versículo 16 nos dice, “Pero en verdad, por esta razón te he permitido permanecer: para mostrarte mi poder y para proclamar mi nombre por toda la tierra.” Aun hasta las 10 plagas que Dios envió a los egipcios fueron para Su glorificación. A través de las plagas, los egipcios aprendieron que Yahweh era más poderoso que todos sus dioses. Al mismo tiempo que le demostró a Su pueblo escogido Su amor y protección. 

Aileen: Aun hoy, el Espíritu Santo esta continuamente glorificando a Jesús, declarándonos Su grandeza (Juan 16:14).

Al Dios restablecer el día de descanso a los judíos, Dios estaba formalizando en sus vidas un tiempo especial para evaluar lo que Dios había hecho, y así reflexionar en la magnitud de Su amor para con ellos.  Esto consecuentemente les ayudaría a transformar su cosmovisión, para así asimilar que su valor no era relativo a su productividad en el trabajo, sino al hecho de que los judíos eran Su pueblo escogido. ¡Ya estos no eran más esclavos sino libres!

El Sabbat, o sea el día de descanso fue creado por Dios para que todos nosotros aun hoy día podamos enfocarnos singularmente en Dios en este día especial. Y así tomar este tiempo para alabar a Dios, aprender más de Él, y crear una mayor intimidad con Él. Leamos sobre la importancia que Dios pone al día de reposo, en Isaías 58:13-14.  

Cathy: Déjenme leerlo: “Si por causa del día de reposo apartas tu pie para no hacer lo que te plazca en mi día santo, y llamas al día de reposo delicia, al día santo del SEÑOR, honorable, y lo honras, no siguiendo tus caminos, ni buscando tu placer, ni hablando de tus propios asuntos, entonces te deleitarás en el SEÑOR, y yo te haré cabalgar sobre las alturas de la tierra, y te alimentaré con la heredad de tu padre Jacob;”

Es una realidad que mientras honramos más a Dios, desarrollamos nuestro carácter en pos de Su santidad. Lucas 16:10 nos enseña, “El que es fiel en lo muy poco, es fiel también en lo mucho; y el que es injusto en lo muy poco, también es injusto en lo mucho.”

Dios se manifiesta a aquellos que le obedecen. “El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él.” (Juan 14:21)

Aileen: Sandra Richter escribió un libro titulado “La epopeya del Edén” donde ella define la creación en diferentes organizaciones. La primera organización es cuando en el día 1, el Señor separó el día de la noche. En el día 2, el Señor separó la expansión de las aguas.  En el día 3 Dios secó la tierra y produjo vegetaciones. La segunda organización es a partir del día 4, cuando Dios creó el sol y la luna.  En el día 5, Dios creó los peces y las aves, y en el sexto día creó las bestias de la tierra. Luego creó al hombre y a la mujer. Si notan, en la primera organización Dios creó la tierra física, y luego la vegetación en preparación para la segunda organización. En el día uno Dios creo la noche y el día. En el día 2 creo los cielos y mares. Y en el día 3 Dios creo la tierra y vegetación para las bestias de la tierra, y luego para los seres humanos. Para el día 4 creo las lumbreras en el cielo, y así creo el sol y la luna. En el día 5 creo las aves y peces.

Cathy: ¿Notan la jerarquía? Cada organización reina sobre la anterior. La segunda organización reinaría sobre la primera organización, y a los seres humanos les fue dado el mandato de sojuzgar la tierra.

En el séptimo día, el sábado o día de reposo de Dios, Él mismo se sentó en Su trono a descansar. El mismo Dios quien gobierna todo lo que anteriormente había creado. Él tiene la máxima soberanía. Él es el Señor del sábado, o día de reposo.

¿Creen que el Señor estuviera tan cansado después de la creación, que en realidad tuviera que descansar?

Aileen: ¡Claro que no! Además de que Él es Omnipotente, todo lo que creó fue con tan solo pronunciar unas palabras.

Cathy: Precisamente, Isaías 40:28 nos dice, “¿Acaso no lo sabes? ¿Es que no lo has oído? El Dios eterno, el SEÑOR, el creador de los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa.” Entonces el descanso no fue en realidad para Dios, sino para beneficio de Sus criaturas.  Con Su creación Él estaba declarando su soberanía y suprema autoridad, sobre todo.

Aileen: Aunque Dios les encomendó a Adán y a Eva sojuzgar la tierra y todo lo que en ella había: “ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.” (Génesis 1:28), la autoridad de estos no era soberana, sino que estaba dada bajo la autoridad de Dios.

Dios es el dueño de todo, mientras que Sus criaturas son tan solo los gerentes de Su creación. Dios tenía la autoridad de poner límites sobre Su creación y Adán y Eva pecaron en no guardar estos límites. El desobedecer estos límites fue una declaración de guerra contra la soberanía del Dios que creó todo. Fue una traición cósmica contra quien tiene toda la autoridad, derecho y poder sobre Su creación. Cuando nosotras no respetamos los límites que Dios nos ha puesto, estamos desobedeciendo en la misma forma en que Adán y Eva desobedecieron, orgullosamente desafiando a Dios!

Cathy: Mas cuando obedecemos y honramos los limites instituidos por Dios, estamos respaldando Su autoridad, y admitimos nuestra necesidad y dependencia de Él.  Cuando honramos a Dios invitamos Sus bendiciones sobre nuestra vida.  Al obedecerle en estos límites, estamos reconociendo que Él sabe mejor que nosotras, nos alineamos con su verdad, y confiamos en su bondad en nuestras vidas.  Y todo esto será de gran influencia en pos de Cristo, en todos aquellos a nuestro alrededor, sobre todo en nuestros hijos! Estos verán que Dios realmente es nuestra prioridad, además de que podrán confirmar una vez más la fidelidad de Dios, al este proveer para todas nuestras necesidades, ¡aun cuando no trabajemos 24/7 y guardemos un día de descanso para dedicarlo a Él y a nuestras familias!

Cuando vivimos de esta manera, los que nos rodean podrán notar la paz que sobrepasa todo entendimiento y la gratitud que tendremos en nuestras vidas por todo lo que tenemos.  Además del contentamiento y la satisfacción de saber que tenemos todo lo que necesitamos.  Si algo Dios no nos da, es por nuestro bien porque reconocemos el infinito amor que Dios tiene para con nosotros Sus hijos.

Aileen: Es de gran testimonio para nuestros hijos el ver a Dios como una parte integral y crucial en nuestras vidas. Al ver a sus padres con una relación íntima y activa con Dios, los hijos desde jóvenes, podrán desarrollar más fácilmente una cosmovisión que incluya a Dios. Y para su adultez muy probablemente tendrán patrones de vida más piadosos.  Estos aprenderán a ver a Dios como parte central en la vida, porque lo habrán experimentado. Cuando honramos a Dios y Su autoridad es respetada, Su favor y bendiciones son derramadas en la vida de nuestras familias, y por ende parte de las experiencias que nuestras hijos han vivido.

Con respecto a Adán y Eva, podemos ver un antes y un después en sus vidas. Cuando vivían alineados con Dios, dentro de los límites que Dios había establecido, por ende, no tenían miedos, preocupaciones, vergüenza o egocentrismo. Su vida era perfecta, todo funcionaba en orden entre ellos y Dios, y entre ellos mismos!

Cathy: Su vida fue productiva, y ni pensaron que la improductividad era una posibilidad. Imagínense vivir en un mundo de confianza total. ¡Paz con Dios, con su esposo y con toda la creación!

Observemos ahora lo que ocurrió por no obedecer los límites de Dios… la paz desapareció no solamente para con su relación con Dios, sino también en todos los otros renglones. ¡Ahora ellos tenían que trabajar más forzadamente, ¡y aun así su productividad disminuyó!

Los limites son para nuestro beneficio no para restringirnos. Cuando buscamos ser nuestro propio gobernante, como no somos soberanas, estaremos trabajando más duro para obtener resultados cada vez menos satisfactorios, y menos fructíferos.

Aileen: Cathy equivocadamente muchas veces creemos que necesitamos trabajar muy forzadamente para demostrar a otros nuestro amor por el Señor, porque Él ha hecho tanto por nosotras! El problema es que actuamos en base a una mentira, haciendo de nuestra productividad un ídolo.

Podemos identificar que estamos haciendo más de lo que podemos, si tenemos que dejar de dormir, de comer, de pasar tiempo invaluable con la familia, entonces estamos haciendo más de lo que El Señor está pidiéndonos y tenemos que evaluarnos. Muy probablemente hayamos olvidado quien es Dios, cuáles son sus capacidades, y nos hayamos puestos a nosotras mismas en el trono que solo pertenece al Señor. Muchas veces esto no es más que orgullo, “si no lo hago yo, nadie lo hará bien” 

Cathy: El corazón es engañoso y debemos evaluarnos continuamente. Esto no significa que no haya etapas en nuestras vidas en donde nos sobrecarguemos. Esto nos puede ocurrir a todas, sin embargo cuando es un estilo de vida ya es diferente.  Muy probablemente terminemos sobrecargadas porque no sabemos poner límites, o porque nuestra autoestima dependa de lo que hacemos, y no de cómo estamos agradando a nuestro Señor.

Y si alguna de las que nos escucha se encuentra en esta posición, pause, ore, y pida perdón al Señor.  Pídanle a Dios que le muestre en dónde se desviaron, para así tratar de prevenirlo en el futuro, y volver a priorizar tu vida. Tienes que decidir en oración con el Señor, cuáles cosas debes dejar atrás completamente, o por lo menos por el momento disminuirlas. Dios sabe lo que es mejor para cada una de nosotras. ¡Busquemos Su rostro porque Él siempre está esperándonos para ayudarnos! ¡Les aseguro que el nivel de productividad aumentara!

Aileen: Que buen punto para terminar el programa de hoy; evaluar nuestras vidas con los lentes de Dios. Obviamente no podemos entender a Dios en su totalidad, sin embargo, Él quiere que confiemos tanto en Él, que le obedezcamos aun cuando no entendamos. Los caminos de Dios nunca son los nuestros, mas cuando vemos los resultados de nuestra obediencia, somos implícitamente estimulados a obedecerle cada vez más. Todo comienza por el primer paso… el obedecer.

Evaluemos lo que Dios ha hecho en nuestras vidas mientras seguimos estudiando Su Palabra esta semana. Al descansar en Él, al tomar el tiempo para conocerle mejor, creceremos en discernimiento y fe para que Dios sea glorificado. No dejen de sintonizarnos en nuestro próximo programa donde comenzaremos con una serie nueva sobre la vida del mismo Cristo, la 2da persona de la Trinidad cuando caminó aquí en la tierra. ¿Qué mejor ejemplo tenemos que Jesús mismo? ¡¡Vayamos directamente a la fuente!!  

Cathy: Queridas hermanas, queremos recordarles que tenemos una real necesidad de sus oraciones para seguir llevando el mensaje del evangelio para edificación de Su pueblo. No dejen de orar por el programa Mujer Para la Gloria de Dios, y toda iniciativa por compartir el evangelio. ¡Necesitamos la protección de nuestro Señor!

Aileen: Ya saben que pueden seguirnos en Twitter e Instagram escribiendo a @MPLGDD y en Facebook Mujer para la gloria de Dios. Les esperamos en nuestro próximo encuentro, ¡Dios delante!