Inicio Podcasts Mujer Para la Gloria de Dios Jesús, un ejemplo de obediencia

Jesús, un ejemplo de obediencia

174
0
Compartir

Aileen: Bienvenidas a Mujer para la gloria de Dios, quien les habla Aileen Pagan de Salcedo, Cathy Scheraldi de Núñez y Mayra Beltrán de Ortiz.

MPLGDD es una producción del Ministerio de mujeres Ezer, de la IBI, bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría. 

El programa de hoy lo hemos titulado “Jesús, un ejemplo de obediencia”

Cathy: Gracias a Dios por todas aquellas que nos apoyan con su sintonía y mensajes.  En verdad es una bendición poder compartir con todas a través de este espacio y las preguntas que estamos posteando en Instagram, para que le saquen mayor provecho personal al contenido de MPLGDD. De momento, esperamos que al final de este programa podamos contestar a esta pregunta ¿Tratamos de obedecer a Dios, así como Cristo obedeció a Su Padre?

Y como siempre antes de iniciar con nuestro estudio, nuestro Señor, oremos.

Mayra: La semana pasada estudiamos a Judas Iscariote, y los eventos que precedieron la traición a Jesús. Y propósito de lo ocurrido con Judas, quiero citar una frase de Carlos Spurgeon que dice “nadie es más miserable que aquel que peca secretamente, pero trata de preservar su imagen delante de los hombres”. Como vimos en el programa anterior, Judas supo guardar las apariencias tan bien, que nadie nunca sospecho de él como ladrón, ¡o como el que habría de traicionar al maestro! 

Aileen: Terminamos este programa con lo que dijo Jesús, en la cena del aposento alto.  Jesús dijo que lo que ocurriría glorificaría al Padre, al deshacer lo que Adán hizo, y derrotar el poder de Satanás sobre nosotros. ¡Así como cambiar de una vez y para siempre la dirección de nuestro destino! 

La segunda declaración de gloria es que Jesús dijo que “Dios es glorificado en El”. Y hay varias formas en que este es glorificado, la primera es que la cruz demostró la justicia de Dios. 

Cathy: Según Hebreos 9:22 “sin derramamiento de sangre no hay perdón”. Entonces alguien tenía que morir para el perdón del pecado de todos. Y la bondad y misericordia de Dios fue demostrada, en que Dios mismo pagó la deuda que ninguno de nosotros pudiéramos pagar. Además de que Su santidad quedo demostrada. Aun cuando su único hijo Jesús, quien vivió una vida perfecta estaba en la cruz, Dios volteó su cara. Habacuc 1:13 nos recuerda que “Muy limpios son tus ojos para mirar el mal”.

Aileen: Cuando cristo cargó con nuestros pecados, Su Padre no pudo ni verlo. Esta fue la única instancia que el Hijo no sintió la presencia de Su Padre y “Él exclamó a gran voz, Dios mio, Dios mio, ¿por qué me has abandonado?”

Esta fue la demostración mas evidente en que Dios mostro Su odio hacia el pecado, cuando Su único hijo amado sufrió en la cruz.  Jesús no solamente sufrió dado el dolor físico, sino el dolor emocional de no tener el favor de Su Padre.

Mayra: La cruz también demostró la fidelidad de Dios. En Génesis 3, Dios prometió un rescatador, aunque sucediera que muchos de ellos murieran sin verlo.  Y esta promesa es afirmada a lo largo del AT con Abraham, con los profetas, y con David, ¡y todos estos murieron sin verle! 

Sin embargo, un día un ángel se le presentó a María, y a través de ella, trajo al tan esperado Salvador.  Porque, aunque el tiempo de Dios no es igual que el nuestro, Dios siempre cumple todas sus promesas!

Cathy: Y no podemos olvidar que la cruz también demostró Su amor por nosotros. Juan 15:13 nos enseña “Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos.” Y el amor de Dios va aun mas allá, la única razón por la que somos sus amigos es porque Jesús murió por nosotros, cuando aun nosotros éramos Sus enemigos! 

Escuchemos Romanos 5:8 “Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Y el versículo 10 completa la idea “Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida”.

Aileen: En sus últimos días, antes de ser crucificado Jesús compartió sus últimas lecciones sobre el amor, la permanencia en Él, el compañerismo de los unos con los otros, la promesa del Espíritu Santo, ¡y luego como Su muerte sacrificial iniciaría un nuevo reino y un nuevo pacto!

Hoy en día todos estamos muy familiarizados con el pasaje de Mateo 26:26-29, porque este es un punto clave del cristianismo. Sin embargo, cuando Jesús compartió este mensaje con los apóstoles, su reacción fue de gran confusión. 

Mayra: Escuchemos “Mientras comían, Jesús tomó pan, y habiéndolo bendecido, lo partió, y dándoselo a los discípulos, dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando una copa, y habiendo dado gracias, se la dio, diciendo: Bebed todos de ella; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que es derramada por muchos para el perdón de los pecados. Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día cuando lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre”. ¿El pan era su cuerpo y el vino su sangre?

Cathy: Imagino que estos no entendieron la primera parte, y en realidad tampoco la segunda parte. Sin embargo, me imagino que como anhelaban que Cristo reinara físicamente sobre los romanos, probablemente pensaron que al mencionar el reino de su padre, se refería a esto.

Aileen: Especulo que por esto fue que se anticiparon y comenzaron a discutir sobre quien seria el mayor, al punto que Lucas 22:24 nos dice que suscitó entre ellos un altercado donde Jesús tuvo que intervenir para establecer que, en el cielo, los que sirven serán los mayores. 

Mayra: Y no es la primera vez que Jesús enseña esto, en Marcos 9:35, después de una discusión entre los apóstoles de quien será primero en el reino de los cielos, Cristo dijo “Si alguno desea ser el primero, será el último de todos y el servidor de todos”. Jesús les continúa preparando para lo que venia, y les explica que todos le abandonarían. A lo que Pedro en su forma típica responde “Señor, estoy dispuesto a ir contigo tanto a la cárcel como a la muerte,” (Lucas 22:33) y Cristo predice su negación “el gallo no cantará hoy hasta que tú hayas negado tres veces que me conoces”. (22:34)

Cathy: Hay muchos comentarios negativos sobre Pedro, sin embargo, no creo que él fuera peor que cualquiera de nosotras. Solemos pensar que somos mejores o más fuertes de lo que realmente somos, y no es hasta que tropezamos cuando nos damos cuenta de nuestras debilidades. Pedro aprendió mucho con esto, recordemos que cuando Cristo resucitó y le preguntó tres veces si él le amaba, Pedro fue mucho más cauteloso en sus respuestas.

Aileen: Continuando con los hechos ocurridos en la ultima cena, era costumbre que los judíos cantaran en la Pascua el Hallel, que eran los Salmos 113-118. El Salmo 118, el cual recuerda a los judíos no temer por la misericordia de Dios que siempre es fiel, fue el que los discípulos cantaron al salir hacia el monte de los Olivos. Con esto quiero apuntar a la orquestación tan perfecta de Dios.

Mayra: Leamos también los versículos del 20-25 “Esta es la puerta del SEÑOR; los justos entrarán por ella. Te daré gracias porque me has respondido, y has sido mi salvación. La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser la piedra principal del ángulo. Obra del SEÑOR es esto; admirable a nuestros ojos. Este es el día que el SEÑOR ha hecho; regocijémonos y alegrémonos en él. Te rogamos, oh SEÑOR: sálvanos ahora;” 

Cathy: Según Mathew Henry, el Salmista anhelaba entrar en el santuario de Dios para celebrar la gloria de aquel que venia en el nombre del Señor. 

Se estaba cumpliendo lo que había sido escrito alrededor de 1000 años antes de Cristo. ¡¡Y la única forma de cumplir con esto al pie de la letra era dada la orquestación de un Dios soberano, todopoderoso y omnisciente!!

Aileen: Ahora, quiero que evaluemos la profundidad del odio de los lideres religiosos, versus la orquestación de Dios. Esta era la fiesta más santa de todas las fiestas judías, la cual representa el reconocimiento de sus pecados y la necesidad de pedir perdón. 

Recordemos que los religiosos habían decidido matar a Jesús. Solo estaban buscando el cómo y cuándo hacerlo. 

Mayra: Jesús era muy conocido y amado por el pueblo porque la mayoría lo concebía como un profeta de Dios. Por tanto, los religiosos necesitaban procurar la ocasión cuando Jesús estuviera solo.

¡Es decir que los lideres que debían liderar al pueblo hacia Dios, eran los que estaban planeando la muerte del Salvador! 

Cathy: Judas entonces identificó cuál era el momento mas fácil para atraparle, cuando estuviera solamente con los 11 discípulos. Decidieron buscarlo con algunos de los guardianes del templo, y como Caifás y los saduceos no querían fallar en este plan, pidieron al procurador enviarles 600 soldados romanos armados. Y aquella noche, Judas planeó identificarlo con un beso, muy probablemente para no levantar sospecha entre los apóstoles.

Aileen: Y mientras estos planeaban sus malvados pasos, Jesús está luchando con la tentación de no seguir adelante con el plan de Su Padre. Aunque como Dios, Jesús entendía lo que iba a suceder, sin embargo, como hombre estaba aterrorizado. ¡Él iba a sufrir por todo el pecado presente y por venir de toda la humanidad! 

Sin embargo, el Espíritu Santo, el amor de Jesús por nosotros, y la sumisión y obediencia al Padre, bastaron para mantenerle firme hasta cumplir con el plan redentor! 

Mayra: En medio de aquel momento de agonía, siendo Jesús Dios mismo, este supo procurar ayuda.  Y Jesús le pidió a Su Padre 3 veces quitarle la copa, sin embargo, rindió su voluntad ante la de Su Padre. 

¡¿Y esta debe ser una lección y ejemplo para nosotras, porque cuánto mas nosotras necesitamos de Su ayuda y rendir nuestra voluntad a El?!

Cathy: El pedirle a Dios lo que queremos, siempre y cuando nuestras peticiones se alineen con los mandamientos de Dios no es pecado.  ¡Lo que si es pecado es no rendirnos a la voluntad de Dios! Los apósteles vieron la angustia de Jesús, sin embargo, no captaron el peligro del momento porque se quedaron durmiendo, ¡aun cuando Jesús les pidió en varias ocasiones que oraran!

¡Y cuantas veces nosotras no hacemos lo mismo, alguien nos pide oración y nos olvidamos de orar!

Aileen: Entonces llego el ejercito al huerto del Getsemani, y Judas llamo a Jesús, se le acerco y luego lo beso. Si hay algo que debemos aprender aquí es que necesitamos discernimiento para evaluar la vida. Jesús sabía exactamente la traición que estaba ocurriendo porque su repuesta a Judas fue “¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?”.

Mayra: No sabemos cuándo exactamente Judas se dio cuenta de lo que hizo.  Sin embargo, seguramente comenzó a tener dudas al escuchar esta pregunta y lo que luego dijo Jesús, “Amigo, haz lo que viniste a hacer y entonces ellos se acercaron, echaron mano a Jesús y le prendieron”. (Mateo 26:50) 

Jesús demostró no solamente Su liderazgo y Su omnisciencia, sino que todo lo que se estaba llevando a cabo fue planeado desde antes de la fundación del mundo!

Cathy: Déjenme leer Mateo 26:51-54 “Y sucedió que uno de los que estaban con Jesús, extendiendo la mano, sacó su espada, e hiriendo al siervo del sumo sacerdote, le cortó la oreja. Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su sitio, porque todos los que tomen la espada, a espada perecerán. ¿O piensas que no puedo rogar a mi Padre, y El pondría a mi disposición ahora mismo más de doce legiones de ángeles? Pero ¿cómo se cumplirían entonces las Escrituras de que así debe suceder?”

Aileen: Desafortunadamente debemos terminar.  Y por esto quiero exhortarles a que meditamos sobre el precio que Jesús pagó por nuestra salvación. ¡Es un hecho que hemos escuchado tantas veces, que no captamos ni apreciamos lo que realmente Cristo hizo por nosotros!

Mayra: Encarecidamente les pedimos sus oraciones por el programa de Mujer Para la Gloria de Dios, y toda iniciativa en llevar el evangelio para edificación de Su pueblo.

Cathy: Ya saben que pueden seguirnos en twitter e Instagram escribiendo a @MPLGDD y en Facebook Mujer para la gloria de Dios. Les esperamos en nuestro próximo encuentro, ¡Dios delante, bendiciones!