Inicio Artículos Esperando el nuevo año

Esperando el nuevo año

758
0
Compartir

“Todo lo que respira alabe al SEÑOR”
Salmo 150:6

Como ministerio, cada fin de año nos acostumbramos a reflexionar sobre lo que Él Señor ha hecho en nuestras vidas de manera individual y también como iglesia y como siempre, ¡vemos que Dios ha sido fiel!

Ya estamos en el segundo año de la pandemia COVID19 y aunque hemos cambiado la forma de ministrar, no nos ha faltado nada. No solamente la iglesia ha crecido, sino que también los grupos de estudio y oración de las mujeres. Tenemos más grupos, son más numerosos y las mujeres han profundizado en su caminar con el Señor. Hemos visto a muchas mujeres responder al llamado de liderazgo dirigiendo estos grupos y han sido bendecidas por dejar al Señor obrar a través de ellas, y hemos visto a más mujeres llegar a conocer al Señor y/o caminar más de cerca en Él. ¡Dios ha sido bueno!

Además de esto nuestras lideres han estado muy activas compartiendo con mujeres cristianas de otros países y denominaciones, mayormente a través de podcasts, zoom, radio y aun conferencias en línea y hasta algunas de manera presencial. Hemos estrechado lazos con otras cristianas de diferentes lugares del mundo que probablemente nunca las hubiésemos conocido si no fuera por la circunstancia que estamos viviendo. ¡Dios sabe lo que hace!, y nos ha enseñado de nuevo que sus pensamientos y caminos no son los nuestros (Isaías 55:8-9).

Varias de nuestras lideres han publicado libros y hasta una Biblia devocional fue publicada y todo en medio de una pandemia que fue capaz de paralizar el mundo entero por varios meses. Gloria a Dios que su iglesia no puede ser paralizada porque “las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” (Mateo 16:18) Porque “Mi propósito será establecido, y todo lo que quiero realizaré.» (Isaías 46:10).

Estamos viviendo una nueva normalidad y Dios nos ha demostrado Su sabiduría, poder y fidelidad en medio de las dificultades.  No hay forma de no dar gracias a nuestro Dios por todo lo que Él ha hecho a través de Sus siervas reconociendo que “Dios es quien obra en vosotros tanto el querer como el hacer, para su beneplácito.” (Filipenses 2:13) Y aunque nosotras fuimos sorprendidas, Dios no, ya Él había preparado todas las buenas obras de antemano para que anduviéramos en ellas. (Efesios 2:10)

Por todo esto y más hemos decidido elegir el tema de 2022 “Viviendo en Su Gracia”. Nuestro deseo no es que solamente alabemos el Señor con nuestras palabras, sino que, ¡nuestro diario vivir sea una alabanza a Él como el Salmo 150:6 nos enseña!

Dios ha sido grande desde siempre sin embargo en tiempos oscuros es cuando su luz resplandece con más brillantez. Las tinieblas no pueden oscurecer su luz y en su misericordia Él nos utiliza a nosotras, sus hijas, para que reflejemos su luz.

Oren con nosotras para que, en el próximo año, Dios brille en cada hogar, que su Espíritu Santo se mueva poderosamente y que podamos rogar a Dios por la Republica Dominicana y toda América Latina. 

Y entonces veremos como “Todo lo que respira alabe al SEÑOR” (Salmo 150:6).

¡Bendiciones, Feliz Navidad y un año nuevo espiritualmente próspero!

Compartir
Artículo anteriorCuando una libertad mal entendida termina en un amor mal aplicado
Artículo siguienteTeología palabra x palabra: Gracia irresistible
Es la esposa del pastor Miguel Núñez. Cathy es doctora en medicina, con especialidad en endocrinología. Es miembro, diaconisa y directora del ministerio de mujeres Ezer de la Iglesia Bautista Internacional (IBI). Conduce el programa Mujer para la gloria de Dios, que se transmite por el canal de YouTube del Ministerio Integridad & Sabiduría y por Radio Eternidad.