Inicio Mujer Para la Gloria de Dios Jesús, Una Vida Única El logos es Jesús

El logos es Jesús

224
0
Compartir

Aileen: Bienvenidas a Mujer para la gloria de Dios, quien les habla Aileen Pagan de Salcedo, Cathy Scheraldi de Núñez y Mayra Beltrán de Ortiz. MPLGDD es una producción del Ministerio de mujeres Ezer, de la IBI, bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría. Continuamos hoy con nuestra serie sobre “Jesús una vida única”.

Cathy: Hemos titulado este programa “El logos es Jesús”. Para mayor introspección sobre nuestro contenido hacemos esta pregunta ¿Evidencia tu vida lo invaluable que es tu salvación? Oremos para comenzar…

Mayra: Hemos visto cómo Jesús ha desplegado ante toda Su deidad, ¡hasta los discípulos reconocerle como el Hijo de Dios!

Empecemos por analizar el lugar tan particular en donde tuvo lugar esta conversación tan importante entre Jesús y Sus discípulos. La cueva de Banias, en Cesárea de Filipo.

Aileen: La cueva de Banías se encontraba en la cuesta suroeste del Monte Hermón, en un área habitada por gentiles.  Y en el tiempo de Jesús, de allí brotaba una corriente de agua, de un afluente del río Jordán.  La cueva era tan profunda que la gente de aquella época pensaba que no tenía fondo.

Esta cueva la denominaron la “cueva santa”, o “Panías” que cambiaron a Banías, porque en árabe no existe la letra P.

En el periodo helenístico era el área donde se celebraban los cultos a los dioses Baal-Gad, el dios de la fortuna (Josué 11:17) y al dios Baal-Hermon, el dios de la destrucción (Jueces 3:3). Durante la época de Alejandro Magno, la cueva también se dedicó al dios Pan, considerado mitad hombre y mitad chivo, y quien creían era el dios de la naturaleza.  La cueva entonces también se convirtió en el santuario del dios Pan, donde los paganos traían ofrendas y participaban en cultos a sus dioses.

Cathy: Es decir que tanto la cueva como el resto del área de Banias, en los tiempos de Jesús, estaba llena de templos y altares a todos estos dioses paganos.  La profundidad de la cueva de Banías era tan impresionante que la consideraban la entrada al infierno. Por eso también la llamaban la puerta al Hades. Esta región era considerada por los judíos, como el área más pecaminosa de Israel porque era uno de los mayores centros de sacrificios, no solamente de animales sino también de seres humanos.

A lo largo de los años, los arqueólogos han encontrado en esta zona muchos nichos llenos de huesos de chivos y ovejas sacrificados.

Mayra: Como el dios de Pan y el dios de Baal o de la fertilidad, eran conocidos por su apetito sexual, podemos imaginar los pecados sexuales que ocurrieron allí.

Esta área de Banías se encuentra al norte de Israel. No estaba cerca de Galilea, el centro del ministerio de Jesús.  Desplazar hasta allí a todos los discípulos conllevaba un gran esfuerzo y mucho tiempo.

¿Por qué entonces Jesús escogió aquel lugar en particular para cuestionar a Sus discípulos acerca de Su identidad?

Aquel era el último lugar a donde iría un rabí; ¡y mucho más Jesús, un Dios Santo!
Como Dios tiene un propósito en todo lo que hace, nos apremia el indagar el “por qué” de su elección? El versículo 18 nos da una pista no solamente de lo que Jesús estaba enseñando a Sus discípulos, sino también de lo que le estaba ilustrando.

Aileen: Mateo 16:18 nos dice, “Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.”  Imaginemos aquella escena de Jesús comunicándoles este mensaje en específico a Sus discípulos, en un lugar de tanta iniquidad. ¡¡Ante la que era considerada la entrada al infierno, todo lo opuestos a lo que Jesús representaba!!

El compartirles este mensaje a Sus discípulos en aquel lugar, ¡¡definitivamente tenía un propósito eterno!!

Cathy: Los discípulos escucharon a Jesús contemplando aquella gran cueva en medio de una inmensa montana de roca.  Mientras Jesús, Cristo se declaraba a Sí mismo como la única Roca que tendría el poder de dominar el pecado, cumpliendo lo que Isaías 28:16 profetizó: “He aquí, pongo por fundamento en Sion una piedra, una piedra probada, angular, preciosa, fundamental, bien colocada. El que crea en ella no será perturbado.”

Los que creyeran en esta Roca, Jesucristo, no solamente serían salvos, sino que también se convertirían en los obreros del Reino, para predicar las buenas nuevas y vencer el pecado. Los discípulos serían los primeros hombres que Jesús enviaría al mundo, luego de Su partida.

Mayra: Él estaba enseñándoles que Su poder, así como la solidez de la Roca, sería suficiente para sostenerles. Tal como nos dice Mateo 21:44, “Y el que caiga sobre esta piedra será hecho pedazos; pero sobre quien ella caiga, lo esparcirá como polvo.” Jesús los preparaba para que entendieran que Su iglesia no solamente prevalecería, sino que también dominaría el pecado y ¡ganaría la batalla contra Satanás! Ésta es una sabiduría desmesurada; una forma gráfica para ilustrar lo que Dios dijo al rey Josafat en 2 Crónicas 20:15, No temáis, ni os acobardéis delante de esta gran multitud, porque la batalla no es vuestra, sino de Dios.”

Aileen: ¿Y para nosotras? ¿Tal fiabilidad en Dios ha cambiado? ¡Claro que no! “Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos” (Hebreos 13:8). Lo que El hizo en el pasado, lo sigue haciendo hoy.  Y, ¿qué podemos aprender hoy de este accionar de Jesús? Cuando estés abrumada por la maldad, o sientas que no puedes dar un paso más, recuerda Sus planes prevalecerán porque nadie puede estorbar los planes del Señor (Job 42:2).  Todas Sus promesas son ¡sí y amén en Cristo! (2 Corintios 1:20). El Salmo 118:22 se ha hecho una realidad, “La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser la piedra principal del ángulo.” Es imposible aceptar a Cristo, sin rechazar el mundo.

Cathy: Santiago 4:4 nos enseña: “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” ¡¡Dios demanda de nuestra exclusividad hacia Él!!

Algunas personas reconocen a Jesús como un gran maestro, y hacedor de milagros, pero no como a Dios. Y yo pregunto ¿no resulta incongruente reconocer a una persona como un gran maestro y hacedor de milagros, y a la misma vez no aceptar su principal enseñanza? ¿De qué Jesús es Dios? ¡¡Por la cual incluso estuvo dispuesto a morir!!

Para ser coherentes, ¡o lo definimos como un maestro al validar todas Sus enseñanzas, o lo definimos como un loco!

Además, ¿Cómo podemos explicar los cientos de personas que a lo largo de los años sus vidas han sido transformadas, o incluso han estado dispuestas a morir por no negar la deidad de Cristo?

Mayra: Si nos profesamos cristianos no podemos aceptar algunas partes de la Biblia y negar otras, porque toda la Biblia ha sido inspirada por Dios, y esta es inerrante. ¡Es todo o nada, porque quien no está con Jesús está en contra de Él! (Lucas 11:23).

El apóstol Juan decidió escribir su libro sobre Jesús porque en aquel momento, todos los testigos que compartieron con Jesús mismo habían muerto, y surgieron muchos falsos profetas. Juan 20:30-31 nos dice, “Y muchas otras señales hizo también Jesús en presencia de sus discípulos, que no están escritas en este libro; pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que, al creer, tengáis vida en su nombre.”

Aileen: Es importante entender el propósito de los 4 evangelios porque cada uno fue escrito para demostrar el cumplimiento de la profecía. Como mencionamos, Juan en particular fue escrito dirigido a todo el mundo, para mostrar la deidad de Cristo, al cumplir con Isaías 35:4, “Decid a los de corazón tímido: Esforzaos, no temáis. He aquí, vuestro Dios viene con venganza; la retribución vendrá de Dios mismo, más Él os salvará.” Mateo, por otro lado, fue dirigido en especial a los judíos, para demostrarles que Cristo era su rey, que cumplía con lo establecido en Zacarías 9:9, “Regocíjate sobremanera, hija de Sion. Da voces de júbilo, hija de Jerusalén. He aquí, tu rey viene a ti, justo y dotado de salvación, humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo de asna.”

Por otro lado, el libro de Marcos fue escrito a los romanos, para mostrar a Cristo como a un siervo, al cumplir con Isaías 42:1, “He aquí mi Siervo, a quien yo sostengo, mi escogido, en quien mi alma se complace. He puesto mi Espíritu sobre El; Él traerá justicia a las naciones.” 

Cathy: Por último, el libro de Lucas fue dirigido a los griegos, mostrándoles a Cristo como un hombre, o ser humano. Cumpliendo así con Zacarías 6:12-13, “Así dice el SEÑOR de los ejércitos: ‘He aquí un hombre cuyo nombre es Renuevo, porque El brotará del lugar donde está y reedificará el templo del SEÑOR. Sí, El reedificará el templo del SEÑOR, y El llevará gloria y se sentará y gobernará en su trono.”

Los primeros 3 evangelios son parecidos entre ellos, haciendo referencia a muchos de los mismos acontecimientos.  Sin embargo, el evangelio de Juan es diferente porque fue el último de los 4 escritos, este es más filosófico y comienza con mucho denuedo: “En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.” (1:1)

El propósito del libro de Juan está bien claro desde el principio. Su libro es evangelistero para que creáis (20:31). Esta palabra traducida como el verbo en Juan 1:1, en el griego original es “logos” y significa “la palabra”. 

Mayra: Un detalle importante a entender sobre “logos” es que, para las personas de la época de Jesús, esta palabra tenía un significado filosófico. El termino fue acuñado por primera vez por Heráclito, 500 años antes de Cristo, fue un principio universal que todos entendían. En estoicismo, la palabra expresa la naturaleza del cosmos teleológicamente con su orden o sea el sentido de la realidad del mundo y los seres humanos. Era el poder cósmico de la razón, del cual el mundo material se despliega. Los judíos entendían que este poder no era un poder sino un ser… Dios. Por lo cual tanto gentiles como judíos entenderían que Juan se refería a la razón de la vida, llamando así la atención de todos.

Aileen: En Juan 1:3, este presenta a Cristo como el creador de todo. El Salmo 33:6 nos enseña lo que Génesis demuestra, que, “Por la palabra del SEÑOR fueron hechos los cielos, y todo su ejército por el aliento de su boca.” Juan 1:1 se refiere a la existencia del logos desde siempre. Después revela algo que es realmente increíble. Algo que hoy como cristianas no nos parece extraño, pero que en aquel momento fue una concepción revolucionara dado el gnosticismo de la cultura judía.  Los judíos creían que la carne era mala solamente lo espiritual era bueno.  Por lo que Juan 1:14 llamó mucho la atención: “el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.”

Cathy: Aunque existen muchas religiones en donde atribuyen a hombres ser dioses, sin embargo, la religión cristiana es la única en la que Dios se hizo carne. ¡Una razón más para entender la resistencia de los discípulos, y el pueblo en general, para aceptar a Jesús como Dios!

Mayra: Es como dijo Geoffrey Chaucer, un escritor inglés, “la familiaridad engendra desprecio.” Jesús dijo esto mismo en otras palabras: “En verdad os digo, que ningún profeta es bien recibido en su propia tierra.” (Lucas 4:24) Juan nos dice que Jesús vino a los suyos, a su pueblo, pero estos le rechazaron (Juan 1:1)

Por otro lado, Pablo también nos dice en Colosenses 1:15-17, “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en El fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de Él y para El. Y Él es antes de todas las cosas, y en Él, todas las cosas permanecen.” Y por si todavía no se entiende, Pablo volvió a escribir en Colosenses 2:9, “Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en El.”

Aileen: Y aunque podemos entender que esta sea una realidad chocante, en verdad Dios se hizo carne y caminó entre nosotros.  Jesús vino para cumplir la totalidad de la ley, y pagar nuestra deuda al ser crucificado. Ahora tenemos su Espíritu morando en nosotras. La pregunta es, ¿si realmente entendemos todo lo que esto implica?

¡Dios nos ayude a que algo tan extraordinario, deje de sorprendernos, y no lo evaluemos en su justa medida cada día de nuestras vidas!

Terminamos este programa exhortándoles a evaluar si, ¿Qué tanto valoramos este maravilloso regalo de la salvación? ¿Meditamos sobre las implicaciones que esto tiene para nuestras vidas?

No dejen de sintonizarnos en nuestro próximo programa sobre la vida única de Jesús.  

Cathy: Oremos por el programa Mujer Para la Gloria de Dios, ¡necesitamos la protección de nuestro Señor!

Mayra: Les esperamos en nuestro próximo encuentro, ¡Dios delante, en MPLGDD!