Inicio Sermones Ocasiones Especiales El Evangelio En Comunidad

El Evangelio En Comunidad

2427
0

Pasaje Bíblico: Hechos 2:42-27

Compartir

Debido a indisposiciones de salud del pastor Miguel Nuñez que le impidieron predicar, de improviso hoy ha predicado en la IBI el pastor Luis Mendez, con un mensaje  basado sobre el libros de Los Hechos De Los Apóstoles, capítulo 2, versículos del 42 al 47, el cual tiene por titulo: El Evangelio En Comunidad.  Como el evangelio nos reta  a compartir sus enseñanzas y vivir en comunidad. 

En este capítulo se narra que después de la ascensión de Jesús a los cielos, se había reunido una multitud el día de pentecostés. Gente con diferentes culturas y diferentes idiomas, pero todos estaban adorando al Señor. Todos adoraban a Dios en sus propios idiomas. Pedro al ver esto comenzó a explicar cual es el milagro que estaba sucediendo, que es lo que estaba pasando en ese momento, proclamando que el Jesús que habían crucificado es el Señor de Señores. 

Luego de escuchar el mensaje de Pedro fueron añadidos unas 3,000 almas a la fe. Fue el nacimiento de la iglesia cristiana. Esta primera iglesia de Jerusalén crearon el modelo de vivir juntos.

En estos versículos vemos 7 características de cómo vivían en comunidad, la forma de iglesia bíblica. Podemos observar el inicio de la iglesia como ejemplo.  Las características son las siguientes:

1.- Centrada en la Biblia. Se dedicaban continuamente a las enseñanzas de los apóstoles. Este fue el mensaje que Pedro proclamó, es el evangelio puro. También Pablo se lo exhorta a Tito para que las enseñanzas continúen de generación en generación.

2.- Promovía la comunión. Además del estudio de las Escrituras se dedicaban a la comunión entre ellos, compartían lo que tenían. Esta iglesia del inicio nos reta a vivir en comunidad. Vive como familia, a vivir juntos.  Porque el vivir juntos en la iglesia es parte del proceso de santificación.  Es imposible la santificación sin congregarnos.  Por eso Dios tiene un propósito con cada persona en particular que lleva a una congregación, y los dones y talentos de esa persona, que son dados por Dios, son para ser usados en esa congregación.

3.- Saturada de oración. Esta iglesia tenia como primer objetivo la oración. Aunque la oración no es para informar a Dios, si es para Glorificarlo, y reconocer Su grandeza delante de nuestras debilidades. Una iglesia sana es una iglesia que ora. Esta iglesia se mantenía junta, unánime, en oración.

4.- Apoderada del Espíritu Santo. En Hechos nos indica que todos tenían temor, referencia, sus corazones estaban dolidos por la crucifixión de Cristo. Entonces Pedro los exhorta al arrepentimiento y que se bauticen en el nombre del Jesucristo, para que reciban la promesa de que el Espíritu Santo morará en ellos, para que reciban el poder del Espíritu Santo. En esa ocasión 3,000 personas se arrepintieron y fueron bautizados en el Espíritu. Esta iglesia vivía el poder de Dios, el poder del Espíritu Santo.  Porque Dios solo puede transformar cosas ordinarias en extraordinarias.

5.- Compartía todo lo que tenían. Vendían todos sus bienes para compartirlo con los demás. Continuaban viviendo en comunidad, compartían el pan diario, y se mantenían orando. Los creyentes debemos pensar en plural, no en singular, eliminar el individualismo que hoy existe.

6.- Era una iglesia gozosa. Una iglesia que es generosa es una iglesia gozosa. Vivían agradecidos de lo que Dios les había dado, compartiendo lo que Dios les había dado. Vivían juntos en oración, contentos y gozosos.

7.- Bendecida por Dios. Era una iglesia muy bendecida. El Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos. La iglesia ganó el favor de la comunidad. 

Haciendo una mirada en retrospectiva, con las características revisadas, podemos ver como es una buena iglesia. Por lo tanto, podemos aprender de ella y copiarla. La IBI es semejante, tiene muchas de las característica de esta primera iglesia. Además de copiar a esta primera iglesia, lo importante es que el nombre de Cristo sea glorificado.

Padre celestial, fortalece nuestra fe. Que esta fe nos mueva a vivir como los primeros creyentes y con nuestra vida podamos glorificar a Dios.

Compartir
Artículo anteriorEl sufrimiento como bendición de Dios
Artículo siguienteEl sufrimiento como bendición de Dios 2da parte
Luis nació en Santiago, República Dominicana. El conoció al Señor Jesucristo mientras cursaba sus estudios universitarios en 1985. Desde ese momento empezó a asistir a la Iglesia Bautista de la Gracia en la ciudad de Santiago donde Dios le concedió crecer en el conocimiento de su gracia, y allí más tarde sirvió como diácono desde 1987. En agosto del 1997, cinco años más tarde, en esa misma iglesia, recibió su llamado al ministerio pastoral y allí sirvió como pastor desde el 1997 hasta el 2006. En Julio del 2006, después de un largo tiempo de oración y consideración, Luis decide mudarse junto a toda su familia a Minneapolis, MN para recibir un entrenamiento teológico formal en el Instituto Teológico de Bethlehem Baptist Church, bajo la guía del pastor John Piper. Luego de completar sus estudios, allí se desempeñó como pastor y anciano hasta Agosto del 2016. En Septiembre del 2016 Luis ha iniciado un proceso de transición para integrarse al liderato de la IBI enfocado principalmente en el área de Consejería. Luis es miembro de la Asociación de Consejeros Bíblicos Certificados en Estados Unidos (ACBC) y también un Life Coaching Certificado con la American Association of Christian Counselors y ejerce parcialmente esa labor con varias organizaciones y personas particulares, incluyendo entre otros los jugadores hispanos de diferentes organizaciones de baseball profesional en los Estados Unidos. Luis está casado con Vilma desde 1988, junto a quien ha procreado tres hijos: Raquel, Eva y Luis Jr y su residencia esta compartida en Arizona, USA y Santo Domingo, R. D.