Inicio Ocasiones Especiales Desafiados a una mejor vida

Desafiados a una mejor vida

1504
0

Pasaje Bíblico: Hebreos 13:5-6

Compartir

En la IBI  predicó hoy el pastor Luis Méndez  con el mensaje  titulado Desafiados A Una Mejor Vida ( Primera Parte ), basado en los versículos 5 y 6 del capítulo 13 de la carta a los Hebreos.

Hebreos está dirigida a creyentes judíos que conociendo las Escrituras, estaban sometidos a persecución y manifestaciones de intolerancia entre quienes les rodeaban.  El tema principal del libro es la superioridad de Cristo y del cristianismo sobre la religión judía. Se dirigió, como ya anotamos, a personas que tenían conocimiento de la Ley. Algunos estaban tentados a volver atrás, pero el autor sale al paso para alentarlos al resaltar la obra de Jesucristo que les salva, restablece la relación con el Padre y vela por Su pueblo.

El inicio de cada año es tiempo de establecer propósitos de vida, pero lo más importante es tener a Dios presente siempre, a fin de que si no se cumplen esos propósitos o deseos, no se origine una situación perjudicial, que sea dañina para nuestras vidas, y evitar que haya incertidumbre, amargura o frustración.  Por lo tanto, como cristianos debemos aprender a poner todas nuestras aspiraciones en completa alineación con las promesas de Dios.

Estos versículos muestran exhortaciones a diversos deberes cristianos y a estar contentos con lo que asigna la providencia.  Los cristianos tienen razón para estar contentos con su situación actual. Esta promesa contiene la suma y la sustancia de todas las promesas: No te desampararé ni te dejaré.  En el lenguaje original hay no menos de cinco negativas juntas para confirmar la promesa:  el creyente verdadero tendrá la presencia bondadosa de Dios consigo en la vida, en la muerte, y por siempre. Los hombres no pueden hacer nada contra Dios, y Dios puede hacer que resulte para bien todo lo que los hombres hacen contra su pueblo.

La dinámica de una vida excelente debe ser vivir bien ahora disfrutando de lo que Dios nos ha dado y deseando aún más lo que Dios nos ha prometido.  Ese es el desafío. De ahí es el título de este mensaje ( Desafiados A Una Mejor Vida ). Debemos aprender a estar satisfechos y confiados en Dios.  Es la mayor exhortación. Sea nuestro carácter sin avaricia.

Esta exhortación está dirigida a nuestro carácter, está dirigida a nuestra forma de vivir, a nuestra vida completa, a nuestro estilo de vida. Que no estemos controlados por un deseo fuerte de acumular cosas materiales que Dios no nos ha dado, deseando cosas de otras personas. La avaricia es un gran mal. Nos gobierna y afecta nuestra vida.

Para ver el gran mal que es la avaricia podemos traer tres (3) ilustraciones bíblicas:

1.- En 2 Reyes 5 encontramos la historia de Naamán, quien siendo un capitán del ejército muy querido y popular por las grandes batallas que había ganado, enfermó de lepra, por lo que le recomendaron ir al profeta Eliseo para que lo curara. Al llegar donde Eliseo, se sintió rechazado, ya que éste no lo había tratado con la importancia que pensaba de sí mismo y trató de marcharse, pero uno de sus ayudantes lo convenció de que hiciera lo que Eliseo le había dicho. Lo hizo y fue curado de la lepra. Inmediatamente fue donde Eliseo a entregarle regalos y ofrendas, pero el profeta lo rechazó. Para él no era tiempo de aceptar dinero. Pero Giezi, criado de Eliseo, pensaba diferente y cuando Naamán salió, inmediatamente Giezi le fue detrás para pedirle la ofrenda.  

Al regresar le mintió a Eliseo y éste lo maldijo diciéndole que la lepra de Naamán se le pegaría a él y su descendencia para siempre. 

La codicia de Giezi fue capaz de cambiar las bendiciones de Dios viviendo al lado de Eliseo, por el dinero que Eliseo había rechazado.

2.- En Mateo 26 y 27 vemos la narración de lo sucedido a Judas, quien llevaba las finanzas del  grupo de los discípulos  de Cristo, un discípulo muy querido. Su avaricia vendió a Jesús, luego su arrepentimiento lo llevó al suicidio ahorcándose.  

La codicia fue tan fuerte en el corazón de Judas que fue capaz de vender al hombre que más lo había bendecido.

3.- En Hechos 5 tenemos la narración de lo sucedido con Ananías y Safira, quienes ayudaban en la formación de la iglesia de Cristo, y mintieron al Espíritu Santo para no entregar el producto de la venta de una propiedad. 

La avaricia los llevó a quedarse con esa porción y cuando fueron confrontados murieron.

El efecto más dañino que tiene el mal de la avaricia es que apaga el temor de Dios. En vez de vivir deleitándonos en sus promesas, vivimos provocando sus juicios.  Por eso debemos combatirla, enfría nuestro deleite en Dios.

La avaricia nos hace miserables. Por eso el autor de Hebreos nos exhorta a tener un carácter sin avaricia.   Es importante señalar que el tener dinero no es pecado, el pecado es amar el dinero sobre todas las cosas. Lo importante es hallar un balance en nuestra vida entre la satisfacción y agradecimiento con lo que Dios nos ha dado, y nuestros deseos y aspiraciones.

El contentamiento es el antídoto contra la avaricia. Contentamiento con lo que Dios nos ha dado ahora. Tener a Jesús en el corazón es el verdadero gozo, es la fuente del contentamiento, es todo lo que necesitamos. 

De estos pasajes podemos aprender a llevar nuestras aspiraciones y deseos a la palabra de Dios. Estar seguros que nuestros deseos y aspiraciones traerán satisfacciones espirituales más que materiales.   Aprendamos a confiar más en 

Dios. Él nos llama a una vida diferente.

Padre celestial, fortalece nuestra fe. Ayúdanos con Tu gracia a poder responder cuando nos llames a otra vida.  Queremos crecer  con el gozo de Tu presencia, y no con las cosas materiales de este mundo. Bendiciones.

Compartir
Artículo anterior¿A qué se refiere la Biblia con que los líderes en la Iglesia deben ser maridos de una sola mujer?
Artículo siguienteTu trabajo como vocación
Luis Méndez
Luis nació en Santiago, República Dominicana. El conoció al Señor Jesucristo mientras cursaba sus estudios universitarios en 1985. Desde ese momento empezó a asistir a la Iglesia Bautista de la Gracia en la ciudad de Santiago donde Dios le concedió crecer en el conocimiento de su gracia, y allí más tarde sirvió como diácono desde 1987. En agosto del 1997, cinco años más tarde, en esa misma iglesia, recibió su llamado al ministerio pastoral y allí sirvió como pastor desde el 1997 hasta el 2006. En Julio del 2006, después de un largo tiempo de oración y consideración, Luis decide mudarse junto a toda su familia a Minneapolis, MN para recibir un entrenamiento teológico formal en el Instituto Teológico de Bethlehem Baptist Church, bajo la guía del pastor John Piper. Luego de completar sus estudios, allí se desempeñó como pastor y anciano hasta Agosto del 2016. En Septiembre del 2016 Luis ha iniciado un proceso de transición para integrarse al liderato de la IBI enfocado principalmente en el área de Consejería. Luis es miembro de la Asociación de Consejeros Bíblicos Certificados en Estados Unidos (ACBC) y también un Life Coaching Certificado con la American Association of Christian Counselors y ejerce parcialmente esa labor con varias organizaciones y personas particulares, incluyendo entre otros los jugadores hispanos de diferentes organizaciones de baseball profesional en los Estados Unidos. Luis está casado con Vilma desde 1988, junto a quien ha procreado tres hijos: Raquel, Eva y Luis Jr y su residencia esta compartida en Arizona, USA y Santo Domingo, R. D.