Inicio Artículos Mujeres ¡Dar gracias a Dios por todo!

¡Dar gracias a Dios por todo!

53
0
Compartir

“Den gracias en todo,
porque esta es la voluntad de
Dios para ustedes en Cristo Jesús.”
1 Tesalonicenses 5:18 (NBLA)

La palabra “GRACIAS” tiene un gran significado, es lo que decimos cuando le agradecemos algo a una persona; y en la Biblia, no podía faltar que nos hable sobre eso. Allí se nos enseña bastante sobre el agradecimiento especialmente a nuestro Dios y Creador, por lo que entendemos que para el Señor eso importante.

En la Biblia también se nos enseña a través de diferentes personajes bíblicos sobre el agradecimiento a Dios por todo lo acontecido en sus vidas. Sus historias nos hablan de su importancia.

Así que ya sabemos que para Dios es muy significativo que le demos gracias por todo, esto podemos apreciarlo en diferentes versículos que nos instan directamente a decir esta hermosa palabra, sin importar las circunstancias en las que estemos viviendo.

Dar gracias a Dios por todo es un acto de fe, ya que estamos depositando en Él siempre nuestra confianza para que Él actúe de acuerdo con Su voluntad.

Dios ama que le damos gracias por todo, y más aún cuando de manera personal forma parte de nosotros y cuando lo enseñamos a nuestras familias, teniéndolo como parte de nuestras costumbres y como parte de nuestra adoración a Él.

Por ejemplo, una mujer que da gracias a Dios por todo brinda un corazón diferente a los demás y a los que le rodean, pues está permanentemente expresando a Dios agradecimiento.

¡También unos padres que agradecen a Dios por todo en todo momento enseñan a sus hijos a tener esa misma actitud de “dar gracias a Dios” sin importar por lo que estén atravesando, dándoles a conocer a sus hijos las bondades y misericordias de Dios!

Asaf el salmista dijo en el Salmo 75:1, “Gracias te damos, oh, Dios, gracias te damos, pues cercano está Tu nombre; los hombres declaran Tus maravillas.» (NBLA)

En algunas cartas que Pablo dirigió a sus iglesias, es primordial su mensaje de que ellas den gracias a Dios POR TODO. 

De esos mensajes de Pablo, aprendemos mucho sobre el agradecimiento a Dios por todo y en todo tiempo o circunstancias. A continuación, algunos versículos:

1. ¡Siempre en nuestras oraciones!
«…Perseveren en la oración, velando en ella con acción de gracias” (Colosenses 4:2)

2. ¡Por nuestro triunfo y conocimiento!
“Pero gracias a Dios, que en Cristo siempre nos lleva en triunfo, y que por medio de nosotros manifiesta la fragancia de Su conocimiento en todo lugar.”  (2 Corintios 2:14)

3. ¡Por la victoria que obtenemos!
“Pero a Dios gracias, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.”  (1 Corintios 15:57)

4. ¡Porque nos ha dado libertad!
“Ustedes serán enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual por medio de nosotros produce acción de gracias a Dios.”  (2 Corintios 9:11)

5. ¡Porque Su dádiva es maravillosa!
“¡Gracias a Dios por Su don inefable!” (2 Corintios 9:15)

6. ¡Porque podemos comunicarnos con Dios!
“Por nada estén afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer sus peticiones delante de Dios.”  (Filipenses 4:6)

7. ¡Por todo lo que Dios nos permite hacer!
“Y todo lo que hagan, de palabra o, de hecho, háganlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de Él a Dios el Padre.”  (Colosenses 3:17)

8. ¡Por todo en nuestra existencia!
“Den gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús.”  (1 Tesalonicenses 5:18)

Amigas, demos gracias a Dios por todo, incluyendo el sufrimiento, el dolor y necesidad. Cuando agradecemos a Dios en todo podemos experimentar la paz y la libertad que Él desea que vivamos.

Nancy DeMoss Wolgemuth, en su libro «Como cultivar un corazón agradecido», diceque “la falta de gratitud a Dios es la causa de mucha tristeza, desesperación y abatimiento que nos ha invadido en el día de hoy.”

Ella también escribe, “que las personas de corazón agradecido se sienten fácilmente satisfechas, mientras que las personas que no son agradecidas caen en la amargura y descontento.”

Nancy, en su mismo libro cita a Friedrich Ruckhert, quien dijo, «¡Si hicieras primero una pausa para dar gracias a Dios por cada una de tus alegrías, no tendrías tiempo para llorar tus penas!»

¡Hoy hermana, amiga, te invito a que demos gracias a Dios por todo!

Este artículo es material producido y creado por el equipo del ministerio de mujeres de la Iglesia Bautista Internacional, Ministerio Ezer.

Compartir
Artículo anteriorEl sufrimiento presente a la luz de la gloria venidera
Artículo siguienteUna vida consistente
Yicell de Ortiz
Yicell de Ortiz dirige el blog yicelldeortizblog.com en donde tiene como propósito encaminar a las mujeres a Jesucristo y que ellas tengan vidas, matrimonios y familias fundamentadas en Él, proveyéndoles recursos bíblicos diversos y compartiendo también en las redes sociales. Es esposa y madre. Es miembro junto a su familia de la Iglesia Bautista Internacional (IBI), en donde junto a su esposo colabora en el ministerio de jóvenes Adultos M-AQUI."