Inicio Ocasiones Especiales Verdaderamente libres

Verdaderamente libres

122
0

Pasaje Bíblico: Juan 8:31-36

Compartir

Hoy ha predicado en la IBI ( Iglesia Bautista Internacional ) el pastor Luis Núñez, sobre el pasaje descrito en el capítulo 8 del evangelio de Juan, versículos del 31 al 36, con el título: Verdaderamente Libres.

El objetivo del evangelio escrito por Juan parece ser la transmisión al mundo cristiano de nociones justas de la naturaleza, el oficio y el carácter verdadero del Maestro Divino, que vino a instruir y a redimir a la humanidad. Por esta razón Juan fue guiado por el Espíritu Santo a elegir en su narración los pasajes de la vida de Cristo que muestran más claramente su autoridad y su poder divino, así como aquellos discursos que hablaban con claridad, además de su naturaleza, del poder de su muerte como expiación por los pecados del mundo.

En estos versículos que vemos hoy, del 31 al 36 del capítulo 8, Jesús habla de su poder, de forma tal que muchos se convencieron y profesaron creer en Él. Él los estimuló para que escucharan sus enseñanzas, a confiar en sus promesas, y obedecer sus mandamientos a pesar de todas las tentaciones. Iban a ser verdaderamente sus discípulos haciendo eso, y aprenderían, por la enseñanza de su palabra y su Espíritu, donde están la esperanza y la fuerza de ellos. Cristo habló de libertad espiritual, pero los corazones carnales no sienten otros pesares aparte de los que molestan al cuerpo y perturban sus asuntos mundanos. Si se les habla de su libertad y propiedad, del despilfarro perpetrado en sus tierras o del daño infligido a sus casas, entenderán muy bien, pero por el contrario se les habla de la esclavitud del pecado, de la cautividad con Satanás, del mal provocado a sus almas, y el riesgo de su bienestar eterno, entonces usted estaría llevando cosas raras a sus oídos. Jesús les recordó claramente que el hombre que practica cualquier pecado es, efectivamente, un esclavo del pecado, como era el caso de la mayoría de ellos. Cristo nos ofrece libertad en el evangelio; El tiene poder para darla, y aquellos a quienes Cristo hace libres, realmente lo son.

Con el concepto de libertad estamos muy familiarizados, pero en el contexto bíblico tenemos que considerar que nos dice que debe ser a partir de nuestra pérdida de libertad en Génesis 3, donde se narra que tuvimos la perdida de la libertad por el pecado y a la vez tenemos una gran promesa de liberación.

El mundo sigue buscando libertad con gran afán, pero se sumerge más hondo en las profundidades del pecado, en las profundidades de la esclavitud del pecado. Pero para el cristiano el concepto de libertad define mejor el concepto de salvación, y Cristo fue enviado a libertarnos de esa esclavitud del pecado, por lo que también es nuestro Salvador.

Es importante entender cómo somos libres espiritualmente. Porque somos pecadores por naturaleza, por lo que somos esclavos del pecado que practicamos. Pero Cristo vino a liberarnos de esa esclavitud. Al creer en Jesucristo y sus promesas vencemos el pecado y somos libertados. Cristo vino a hacernos verdaderamente libres, libres de esa práctica del pecado y de su esclavitud. Por eso, si conocemos la verdad, que es Cristo, seremos libres.

Cómo confirmamos que creemos en Cristo? Si permanecemos en el cumplimiento de Su Palabra, confirmamos que verdaderamente somos discípulos de Cristo, por lo tanto vivimos en libertad. Y esta libertad se manifiesta a través de los frutos que damos en nuestra vida diaria, que hemos sido renovados, que hemos nacido de nuevo.
Éste que nos salvó volverá para reinar por siempre y entonces seremos verdaderamente libres. Ya el pecado no es el amo, ahora el amo es Cristo.

Estamos viviendo la era de la gracia, el año de jubileo, el año favorable del Señor, por lo que estamos a tiempo de arrepentirnos de nuestros pecados, creer en las promesas de Cristo, ser su verdadero discípulo y ser libre de la esclavitud del pecado. Cristo ofrece la verdadera libertad.

Compartir
Artículo anteriorTesis 83 Hoy muchos tienen una idea tan distorsionada de la gracia que piensan que como Dios es quien lo hace todo, nosotros no tenemos ninguna responsabilidad en nuestro proceso de santificación.
Artículo siguiente¿Cómo discernir entre la inspiración de Dios y la inspiración humana en los escritos de la Biblia?
Luis Núñez
Luis sirve como pastor de Adoración en la Iglesia Bautista Internacional IBI de Santo Domingo, República Dominicana. Se convirtió en el año 1983 cuando era un niño. Tiene más de 25 años involucrado en ministerios de adoración y música, desde que siendo un adolescentes fue llamado por el Señor a servirle en esta área. Desde entonces ha ocupado funciones como músico, líder de adoración, director musical y actualmente pastor de ese ministerio que ocupa por varios años. Ha estado en la IBI desde sus inicios en el año 1998 y a partir del año 2000 pasó a ser el primer miembro oficial trabajando a tiempo completo en el staff de la iglesia. En el año 2004 fue ordenado como pastor y durante varios años ocupó la función de Pastor Administrativo. Es graduado con una Licenciatura en Administración de Empresas del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC). Con cuanto a sus estudios y formación en el área teológica y ministerial, es egresado de la primera promoción del Instituto Integridad & Sabiduría, en la concentración de Ministerio Pastoral, y posteriormente completó una Maestría en Divinidad (MDiv), Ministerios Cristianos, del Southern Baptist Theological Seminary (Seminario Teológico Bautista del Sur) en Louisville, Kentucky, Estados Unidos. Está casado desde el año 1999 con Carolina Joa y juntos tienen tres hijos: Daniel José, Emma Carolina y Sarah Carolina.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here