Inicio Ocasiones Especiales La historia de dos templos

La historia de dos templos

99
0

Pasaje Bíblico: Efesios 3:14-21

Compartir

Hoy ha sido invitado a predicar en la IBI el pastor Timothy Paul Jones, quien trajo  el mensaje La Historia de Dos Templos basado en el capítulo 3 de la carta del apóstol Pablo a los Efesios, versículos del 14 al 21. El Dr. Jones  vino invitado por la IBI a impartir una serie de charlas tituladas Discipulado Familiar, como parte del curriculum del Instituto Integridad y Sabiduría.

El pastor Núñez presentó al Dr. Jones diciendo  que en la actualidad sirve como profesor y Vicepresidente Asociado en The Southern Baptist Theological Seminary, considerado como uno de los mejores seminarios bautista del mundo, y a la vez es pastor de predicación de la iglesia Sojourn Community Church. También es autor de diversos libros sobre temas de apologética y ministerio familiar.  

Esta carta a los Efesios fue escrita por Pablo estando en prisión en Roma con la intención de fortalecer a los hermanos de esta ciudad en la fe de Cristo. Les muestra que fueron salvados por gracia y que ahora tienen iguales privilegios que los judíos, y a la vez los exhorta y estimula a perseverar en su vocación cristiana para que anden de manera consecuente a su confesión, desempeñando fielmente los deberes generales y comunes de la religión, y los deberes especiales de las relaciones particulares.

En estos versículos que se estudian hoy, el apóstol Pablo ora por los Efesios, y agrega una acción de gracia. Pablo se observa muy ansioso por los creyentes, no sea que se desanimen y desfallezcan por sus tribulaciones, y pide bendiciones espirituales que son las mejores bendiciones.  Ora por ellos por fuerza del Espíritu de Dios en el hombre interior; fuerza en el alma; el poder de la fe para servir a Dios y cumplir nuestro deber. Si la ley de Cristo está escrita en nuestros corazones, y el amor de Cristo es derramado por todas partes, entonces Cristo habita en nosotros. Y donde habita su Espíritu, ahí habita Él.

Nos dice que la anchura muestra su magnitud a todas las naciones y rangos; la longitud, que va de eternidad a eternidad; la profundidad, la salvación de los sumidos en las profundidades del pecado y la miseria; la altura, su elevación a la dicha y gloria celestiales.  Puede decirse ahora que los Efesios están llenos con la plenitud de Dios,  que reciben gracia por gracia. Al terminar en los versículos 20 y 21, nos recuerda que siempre es bueno terminar las oraciones con alabanzas, alentados por lo que Cristo ya ha hecho por nuestras almas, estando seguros de que la conversión de los pecadores y el consuelo de los creyentes, será para Su gloria por siempre.

El pastor Jones inició su prédica haciendo referencia al Gran Cañón de Colorado, cuando una vez lo visitó  observando su majestuosidad y grandeza, algo magnifico de la naturaleza, quedó maravillado.  Sin embargo, varios años después  llevó un grupo y uno de los jóvenes al desmontarse del vehículo hizo la siguiente pregunta: recorrimos  todo este trayecto de tantas horas para sólo ver todo este polvo y estas rocas?  El comentario del Dr. Jones fue que verdaderamente el mundo ha cambiado, y no es que el Cañón de Colorado ha cambiado, los que hemos cambiado somos nosotros al no maravillarnos al ver la maravilla de la creación de Dios. Estamos hambrientos de un verdadero asombro acerca del poder de Dios al ver Su creación.

Cuando Pablo habla de caer de rodillas en el versículo 14, más que el significado literal, es una expresión para reflejar su deseo de rendirse a Dios.  

El pueblo de Dios en Éfeso adoraba en dos templos diferentes. Uno en Éfeso, el cual estaba dedicado a la diosa Artemis y el otro templo estaba en Jerusalén, el cual era visitado también por los Efesios por lo menos una vez al año y adoraban en este templo también. 

Entonces aparece Pablo diciéndoles que Dios estaba reconciliando Su pueblo con Él y tanto judíos como gentiles podían adorar juntos en un solo templo, al mismo Dios. Y aunque esta carta se envió unos 10 años después de la visita de Pablo a Éfeso, por lo cual hubo un gran revuelo por el tema de este templo dedicado a Artemis, les recuerda que Cristo es suficiente para reunir judíos y gentiles, ya los Efesios, al igual que nosotros,  no son extraños, son hijos de Dios, son ciudadanos de Su reino, miembros de Su familia, son Sus hijos.  Pablo les dice que no pueden adorar en dos templos diferentes, que ahora el Espíritu de Dios los ha llenado, y ahora son ellos el templo del Espíritu de Dios. Ahora son el verdadero templo por medio de Cristo Jesús. Y por esta razón Pablo dobla sus rodillas para orar por este pueblo y dar gracias a Dios y así como Dios nos ha adoptado y ha mostrado un modelo de paternidad y de familia, así debemos nosotros copiar este modelo.

Luego Pablo pasa a hacer una descripción del templo, con sus dimensiones, su longitud, anchura, altura, profundidad, y en esa descripción  incluye todos los santos. Porque Dios trae a todos al que le interesa para construcción de Su templo, por lo que nosotros no debemos juzgar a Dios por traer alguien a la iglesia, todo al que trae es porque es necesario. Si realmente somos hijos de Dios, somos necesarios en la iglesia, y debemos servir a Dios a través de ella. Dios saca a los pecadores de lo más profundo de su extravío, para llevarlo a Servirle. Trae pecadores a servirle a pecadores.

Al finalizar Pablo, en oración y dando gracias, les dice que Dios seguirá trabajando por el resto de la eternidad, y en cada uno de nosotros ha construido un templo para Su Santo Espíritu, y Su iglesia va a permanecer por el resto de la eternidad, hasta la venida de Cristo.

Para terminar su prédica el pastor Jones recomienda que como familia de Dios, demos la bienvenida y recibamos  a cada uno que llega a la iglesia, porque si Dios lo trajo es importante y debemos ayudarlo para que sirva al Señor en la iglesia.  Igualmente, debemos maravillarnos de lo que Dios está haciendo con cada uno de nosotros e igual que Pablo caer de rodillas por todas esas maravillas.

Padre celestial, fortalece nuestra fe. Te damos gracias por tu iglesia, tu Espíritu, y por la salvación que ahora nos permite llegar a Ti a través de Cristo Jesús. Permite que recibamos a todos los que nos visitan y los adoptemos como familia.  Bendiciones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here