Inicio Mujer Para la Gloria de Dios Jesús, Una Vida Única Mujer, ¿conoces el descanso que ofrece Jesús?

Mujer, ¿conoces el descanso que ofrece Jesús?

337
0
Compartir

Aileen: Bienvenidas a MPLGDD, quien les habla Aileen Pagan de Salcedo y Cathy Scheraldi de Núñez. ¡Nuestra querida Mayra Beltrán de Ortiz quien nos continúa acompañando a lo largo de esta serie sobre Jesús!

MPLGDD es una producción del Ministerio de mujeres Ezer, de La IBI, bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría.

Mayra: ¡Les invitamos a suscribirse al canal de YouTube de Integridad y Sabiduría, darle me gusta a este video y compartirlo para que este contenido sea de edificación para muchos! El programa de hoy lo hemos titulado “¿cuál es el descanso que ofrece Jesús?”

Cathy: Gracias a Dios por todas aquellas que nos apoyan con su sintonía y mensajes.  En verdad es una bendición poder compartir con ustedes. Dios permita que para el cierre de este programa estemos claras en la respuesta a la pregunta que nos planteamos al iniciar el programa de hoy: ¿Te roban las presiones del mundo el descanso que has recibido en Cristo Jesús?

Aileen: Recuerden que tenemos una forma más para compartir con ustedes: a través de algunas preguntas que estamos posteando en Instagram, para que puedan sacar mayor provecho personal al contenido de MPLGDD. ¡No dejen de responderlas!

Como siempre, antes de iniciar con nuestro estudio, vamos a presentarnos a nuestro Señor, oremos.

Cathy: En el programa anterior, analizamos cómo el yugo de Cristo no es una carga de legalismo como los fariseos impusieron al pueblo judío.  Los 10 mandamientos de Dios tenían la intención de ser una guía de descanso para el alma.

Cuando Jesús dijo al pueblo: “Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí” en Mateo 11:29, Él les estaba invitando a intercambiar su carga de legalismo, por una vida de descanso en Él.

Mayra: Es como David dijo en Salmos 23:1-3, “El SEÑOR es mi pastor, nada me faltará. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre.” David no se estaba refiriendo a la ausencia de problemas, de hecho, el versículo siguiente dice: “Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo;”

Aileen: David estaba enseñando que no debemos de seguirle solamente por ser el Mesías, sino también como una forma de vivir. ¡Debemos rechazar la esclavitud que pueda producir en nosotras la religión, las riquezas, el estatus social, o cualquier otra cosa que nos agobie, preservar celosamente la libertad que Cristo nos da!

Mateo, el apóstol que escribió el libro de Mateo, siendo un exrecaudador de impuestos entendía el peso de esta carga muy bien. Mateo entendía como se sentía el ser rechazado y marginado por aquellos que estaban supuestos a representar a Dios.

Cathy: Jesús sabía que la única forma de penetrar al corazón del rechazado es a través de la gracia y el amor. La gracia o “chesed”, en hebreo se refiere al implacable y sobreabundante amor de Dios por Su pueblo, a pesar de su infidelidad.  Y esta misma palabra en griego es “charis”, que significa deleite y gozo. Jesús estaba llamando a los marginados, y repeliendo a los más santurrones. Por eso, mientras los marginados celebraban con Levi, ¡los fariseos lo cuestionaban porque este comía con los pecadores!

Mayra: Me rio al escuchar esto porque su actitud revela lo que hay en sus corazones. Los fariseos sentían que merecían una relación preferencial con Dios, mientras que los recaudadores no.  Cuando la realidad es que su pecado de orgullo era mayor ante los ojos de Dios, que los pecados de los marginados. De nuevo, los caminos de Dios no son los nuestros, y es más fácil arrepentirse, para alguien que reconoce su condición pecadora, que para alguien que cree que está bien.

La gracia de Dios es tal que el Señor cambió el nombre de Levi a Mateo, y este es el apóstol que escribió el libro de Mateo.  

Aileen: En nuestra condición humana, es difícil para nosotras entender completamente el descanso al que Jesús se refiere. Vivimos en un mundo que nunca duerme, que promueve que es necesario trabajar 24/7, que hay que sobresalir, acumular riquezas etc. 

Para los judíos, el día de reposo siempre ha existido. Desde el inicio de la creación Dios, que no se cansa, instituyo el descanso porque el descansó.

Dios creó un mundo que era bueno en gran manera y Él quería que lo disfrutáramos.  Antes de la caída esto funcionó así. Sin embargo, con la caída, todo se trastornó y el trabajo que era fácil ahora es difícil, arduo y esclavizante.  

Cathy: La única manera de trabajar en una forma que no sea esclavizante es cuando trabajamos con la perspectiva correcta, de que trabajamos para Dios y no por razones egoístas. Una diferencia entre los judíos y el hombre moderno es que cuando los judíos se sentían esclavizados ellos sabían a dónde acudir: ¡clamaban al Señor y Él le mandaba a alguien para rescatarles! ¡El hombre moderno que no cree en la existencia de Dios, se inventa otros ídolos para sustituirle, reforzando aún más sus ataduras pecaminosas esclavizantes!

Mayra: Cuando los judíos estuvieron en esclavitud en Egipto, Dios mandó a Moisés para liberarlos y llevarlos a la tierra que Él le había prometido a Abraham y sus descendientes. Y esta tierra fue llamada el “lugar de reposo” (Deuteronomio 12:8-9), un lugar espacioso y de donde manaba leche y miel.  Pero había un problema con esta tierra, era el lugar de los cananeos, de los heteos, de los amorreos, de los ferezeos, de los heveos y de los jebuseos (Éxodo 3:8).  Y toda la gente que vieron allí eran hombres de gran estatura (Números 13:32).

Aileen: Al ver esto los judíos se asustaron, y en vez de obedecer a Dios que quería darles el reposo que sus corazones anhelaban, caminaron en el desierto por 40 años. Hasta que todos los que tenían más de 20 años y no creían en Dios, murieron en el desierto.

El pueblo judío llegó a estar justo en frente del lugar que Dios les preparó.  Sin embargo, no entraron por falta de fe. Muchos creen que la salvación por fe es un concepto del Nuevo Testamento, sin embargo, como vemos aquí, el pueblo de Dios siempre ha vivido por fe. Pareciera que aquellos que no entraron en la tierra prometida fue por su desobediencia, ¡Pero su desobediencia fue dada su falta de fe! 

Vemos claramente que Pablo nos dijo en Romanos 1:17 y Gálatas 3:11, “EL JUSTO POR LA FE VIVIRA,” y el profeta Habacuc dijo lo mismo en el capítulo 2:4, y aunque esto no se menciona en Éxodo, Números y Deuteronomio, ¡la evidencia es clara de que es por fe!

Cathy: Antes de entrar en este lugar de reposo, la tierra prometida, Dios les advirtió a través de Moisés que Él fue quien los sacó de la esclavitud y les proveyó esta tierra lista para ser disfrutada. ¡Solo debían de tener cuidado para no olvidarse de su Dios! Desafortunadamente, después de los judíos entrar en esta tierra, no adoraron a Dios exclusivamente por falta de confianza en Él.  Aunque vivieron en la tierra prometida, nunca disfrutaron del descanso que Dios quería darles. Dios de nuevo les habló a través del profeta Jeremías, en el capítulo 6:16 exhortándoles a caminar por el buen camino porque “hallaréis descanso para vuestras almas.” Pero dijeron: “No andaremos en él.”

Mayra: Al escuchar esto recuerdo lo sucedido en el jardín de Edén. Dios les proveyó de todo en un paraíso, pero Adán y Eva prefirieron desobedecer y comer del único árbol prohibido.  En consecuencia, perdieron el descanso que Dios les había provisto.

El pueblo judío no pudo ver que Dios les proveyó todo lo que necesitaron en el desierto durante 40 años. Porque a pesar de todas dificultades que les sucedieron en el desierto, estos no tuvieron que trabajar para sobrevivir.  La tierra prometida tenía cisternas cavadas que no cavaron, viñas y olivos que no plantaron para que pudieran saciarse (Deuteronomio 6:11).  ¡Todo esto realmente era solo una muestra que les apuntaba al descanso que hubieran disfrutado de haber vivido para Dios!

Aileen: Aun cuando los judíos tienen un estado reconocido como un país independiente, Israel, hasta el día de hoy los judíos no disfrutan del descanso de Dios. Viven constantemente asediados por sus vecinos.

En el Antiguo Testamento, la tierra prometida se refiere a un lugar geográfico, sin embargo, el descanso al que hace referencia el Nuevo Testamento puede estar en cualquier lugar del mundo, ¡porque es un descanso que resulta de una relación íntima con Cristo!

En aquel momento, los judíos no pudieron entender estos planteamientos porque la oferta era tan generosa e incondicional, que chocaba con las leyes religiosas bajo las cuales habían vivido.

Esto no es diferente hoy en día. En el mundo, es necesario trabajar para ganarse la vida, y la oferta de Cristo parece demasiado buena para ser verdad.

Cathy: ¿Cuantas veces hemos oído personas cuestionando que la salvación no puede ser tan fácil? ¿Que no tengan que hacer nada sino solo creer en Jesús? La oferta les resulta tan absurda y contraria a la forma natural de pensar, que muchos se resisten a creerle a Dios y prefieren vivir agobiados. 

Incluso hay hasta cristianos que en vez de vivir en gratitud por lo que Dios les ha regalado, hacen justamente lo que los judíos hacían: vivir en la tierra prometida sin descansar en Él.

Esto no fue diferente para los cristianos del primer siglo tampoco. El autor de Hebreos escribe en el capítulo 4:1-2: “Por tanto, temamos, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado. Porque en verdad, a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva, como también a ellos; pero la palabra que ellos oyeron no les aprovechó por no ir acompañada por la fe en los que oyeron.”

Mayra: Los versículos 9-11 dicen: “Queda, por tanto, un reposo sagrado para el pueblo de Dios. Pues el que ha entrado a su reposo, él mismo ha reposado de sus obras, como Dios reposó de las suyas. Por tanto, esforcémonos por entrar en ese reposo, no sea que alguno caiga siguiendo el mismo ejemplo de desobediencia.” Notamos aquí que el autor se refirió al descanso de la tierra prometida, el descanso del día de reposo que Dios ordenó basado en que Él mismo descanso con la creación.  También se refiere al descanso personal que Dios ofrece a Su pueblo. Lo que el autor exhorta es a “entrar” en el descanso de Dios porque necesitamos hacerlo.

Aileen: Es como si estuviéramos entrando en un refugio, un área de protección. Esta invitación, basada en las buenas nuevas, implica que nosotros somos quienes necesitamos hacerlo.

A menos de que entremos en este reposo, seremos como los judíos, quienes, aun viviendo en la tierra prometida, dada su incredulidad y desobediencia, no disfrutaron del descanso.

Cathy: De los 12 espías que fueron enviados a reconocer la tierra prometida, solamente dos creyeron.  Los 10 restantes desviaron su vista de la promesa de Dios y se fijaron en su propia capacidad. ¡Así mismo nos sucede a nosotras!

Para que entremos en nuestro descanso del Sabbat, tenemos que dejar de creer en nuestras habilidades y confiar en que Dios nos dará lo que necesitamos, en Su tiempo.

Obviamente esto incluye las decisiones que hacemos todos los días. ¡Son las decisiones pequeñas que nos ayudan a entrenarnos para ser capaces de decidir por Cristo cuando las decisiones grandes se nos presenten!

Mayra: El cristianismo es una vida de obediencia, tanto en las cosas pequeñas como en las grandes. Si no somos obedientes en las cosas pequeñas, menos lo seremos en las cosas grandes.

Qué bueno terminar el programa de hoy promoviendo un entendimiento bíblico sobre el descanso, el cual es muy diferente a nuestro entendimiento humano. Esto no viene automáticamente cuando nos convertimos, sino a través de decisiones que hacemos diariamente, al vivir en obediencia a Cristo. ¡Es dejar atrás los ídolos mundanos para adorar exclusivamente a Dios!

En el próximo programa seguiremos abundando sobre el descanso, al evaluar cómo la vida de Jesús nos da el perfecto ejemplo para seguir. 

Cathy: Evaluemos lo que Dios ha hecho en nuestras vidas y si permanecemos desgastándonos en los afanes como el mundo lo hace, ¡o si descansamos en Él!

Por favor no olviden que necesitamos de sus oraciones. Es solamente en Su poder que seguimos adelante. ¡Oren por MPLGDD cada vez que puedan!

Aileen: Ya saben que pueden seguirnos en Twitter e Instagram escribiendo a @MPLGDD y en Facebook Mujer para la gloria de Dios.

Les esperamos en nuestro próximo encuentro en MPLGDD.