Inicio Hasta los confines de la tierra Predicación bajo oposición

Predicación bajo oposición

407
0

Pasaje Bíblico: Hechos 4:1-13

Compartir

El pastor Miguel Núñez continúa hoy con su serie Hasta Los Confines de la Tierra sobre el libro de Los Hechos. Esta semana nos trae el mensaje titulado: Predicación Bajo Oposición, basado en los versículos del 1 al 13 del capítulo 4 de este libro.

Recordamos que el sermón anterior de esta serie llamado La Osadía de la Predicación trató sobre el segundo sermón del apóstol Pedro después de haber sanado junto con Juan a un paralítico que acostumbraban colocar a la entrada del templo para pedir limosnas, y de este hecho y del sermón de Pedro hay evidencias que se convirtieron cerca de 5,000 personas. La osadía de esta predicación fue que pese a la hostilidad y oposición de los judíos a estas nuevas doctrinas que les predicaba, Pedro les muestra lo enorme de su delito al permitir la crucifixión de Cristo. Les hizo ver la necesidad de arrepentimiento para el perdón de sus pecados. Fue un discurso fuerte para advertir a los judíos de las consecuencias temibles por su incredulidad. Les hizo ver que Cristo vino a traer una bendición y envió Su espíritu para que fuera la gran bendición. Cristo vino a bendecirnos convirtiéndonos de nuestras iniquidades y salvándonos de nuestros pecados. Pedro conecta a Jesús con el pasado, les recuerda sus antepasados y sus profetas, centrando su sermón en Jesús, el autor del milagro que acaban de ver y que ellos crucificaron. Les hizo ver que las escrituras están centradas en ese Jesús, el Cristo.

Los versículos de hoy narran el momento en que Pedro y Juan fueron encarcelados después de la sanación del paralítico y el sermón de Pedro lleno del Espíritu y osadía por medio del cual se convirtieron cerca de 5,000 almas, y cómo ellos testifican de Cristo con denuedo ante el concilio.  Aquí se inicia la oposición y persecución contra la iglesia. Bajo una gran oposición los apóstoles predicaron  la resurrección de los muertos por medio de Jesús. Predicaron a través de Jesucristo, porque sólo por medio de Él se puede obtener. Estando lleno del Espíritu Santo, Pedro deseaba que todos entendieran que el milagro había sido obrado en el nombre y el poder de Jesús de Nazaret, el Mesías, al que ellos habían crucificado; y esto confirmaba el testimonio de su resurrección de entre los muertos, lo cual  probaba que era el Mesías. El nombre de Jesús es dado a los hombres de toda edad y nación, porque los creyentes son salvos de la ira venidera sólo por Él. Sin embargo, cuando la codicia, el orgullo o cualquier pasión corrupta reina por dentro, los hombres cierran sus ojos y sus corazones, con enemistad contra la luz, considerando ignorantes e indoctos a todos los que desean  no saber nada si no es Cristo crucificado. Los seguidores de Cristo actuarán de esa forma para que todos los que hablen con ellos sepan que han estado con Jesús. Esto los hace santos, celestiales, espirituales y jubilosos, y los eleva por encima de este mundo.

Ya Jesús les había previsto de esta persecución. Está registrado en Juan 15, que todo aquel que crea en Él sería perseguido y atormentado, porque el mundo aborrece la luz de Cristo,  y lo podemos ver en este libro de Los Hechos cuan Saulo perseguía la iglesia y se le aparece Cristo preguntándole, Saulo, Saulo ¿por qué me persigues?, lo que hace evidente que la iglesia y Cristo es una misma cosa, son inseparables.

En estos versículos se observa una gran diferencia entre el Pedro negador de Cristo y el Pedro de ahora lleno del Espíritu Santo, y podemos ver algunas ponderaciones de este inicio de la iglesia. Estas ponderaciones no podrán verse todas, ya que el tiempo no alcanzará, por lo que seguirá la semana próxima. Las ponderación son:

El Comienzo de la oposición. Las autoridades judiciales y eclesiásticas del pueblo se les echaron encima y los apresan. Estaban el capitán de la guardia, los saduceos, los sacerdotes, ancianos, escribas, el sumo sacerdote Ananías, y Caifás, etc. Este apresamiento fue producto de su indignación por la predicación sobre la resurrección de Jesús de entre los muertos. Este es el primer encuentro entre el reino de la luz y el reino de las tinieblas. 

El poder de Dios en medio de la oposición. Vemos que con toda la oposición que se observa se había predicado, y aún Cristo había muerto cerca de dos meses antes, esta predicación tocó el corazón de unos 5,000 hombres. Es decir que en unos dos meses después de la muerte de Jesús la iglesia pasó de once personas, los apóstoles, a unos 8,000.  Los 3,000 que se convirtieron el día de Pentecostés y estos 5,000.

El interrogatorio de la oposición. Al día siguiente se reunió el concilio para interrogar a Pedro y Juan,  interrogándolos sobre en qué poder y en qué nombre hacían estas cosas, refiriéndose a la sanación del paralítico. Entonces, Pedro lleno del Espíritu Santo les responde con denuedo y fortaleza que fue en nombre de Jesús que hicieron esto. Aprovecha y vuelve a recordarles su pecado con la crucifixión de Jesús, el que rechazaron es la Piedra Angular y sólo en Su nombre es que hay salvación. Todos necesitamos a Dios, pero también necesitamos la vida de Cristo, y su muerte nos da vida. Cristo es el camino que debemos seguir, es la verdad que tenemos creer, la vida que tenemos que copiar. 

La próxima semana el pastor terminará con estos versículos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here