Modestia…¿Cómo la practico?

ModestiaComoLaPractico-Banner

“Tú carácter es el cuadro y tu apariencia es el marco”. Sandy Krasling

Al hablar del tema de la modestia, algunos pudieran argumentar que estamos incurriendo en el terreno del legalismo. La realidad es que toda actividad humana requiere de cierto orden, estructura, organización y reglas. David y Diana Vaughan, en su libro “The Beauty of Modesty”, hablan de que “el negar la necesidad de regular, no es liberación; es ceguera. Es rehusar reconocer las limitaciones que son parte del orden de la creación”. Lo que estos autores están reconociendo es la necesidad de que nuestras actividades diarias sean mantenidas dentro de un marco de organización y orden, que no necesariamente corresponde a lo que muchos llaman legalismo.

Debemos reconocer que la modestia, más que ser un problema externo, es un problema interno; es un problema del corazón. Cristo comentó acerca de algo similar en Marcos 7:21-23 : “Porque de adentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, avaricias, maldades, engaños, sensualidad, envidia, calumnia, orgullo e insensatez. Todas estas maldades de adentro salen, y contaminan al hombre”. Esa es la razón por la que entendemos que la modestia o inmodestia es un reflejo de nuestra condición interna.

Pocas personas, aun aquellos llamados cristianos, meditan lo suficiente en estas cosas, porque nos hemos acostumbrado a la inmodestia cultural. Vivimos en medio de una generación que presta una atención desmedida a todo lo que es externo y descuida lo que es interno. Por eso no es un accidente el que la palabra de Dios se exprese en estos términos de 1 Timoteo 2:9-10 “Asimismo, que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia, no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos; sino con buenas obras, como corresponde a las mujeres que profesan la piedad”.

Creo que uno de los problemas mayores en cuanto a la modestia al vestir tiene que ver con que la población de hoy en día, y quizás la de todas las generaciones, no ha terminado de comprender cuál es el propósito de la vestimenta. La vestimenta tiene el propósito de glorificar a Dios (1 Corintios 10:31 ), al igual que todo lo demás que nosotros hacemos. Pero, lamentablemente, hoy en día muchos se visten para que los demás lo noten, y hagan comentarios acerca de cómo lucen.

Un segundo propósito de la vestimenta es cubrir y esconder aquellas áreas más privadas, o que pueden ser piedra de tropiezo para el sexo opuesto. Sin embargo, muchos se visten para descubrir, revelar o resaltar esas mismas áreas, que entonces llaman la atención y provocan la imaginación.

Entonces, ¿cómo sé la forma en que debo vestirme?

Creo que las siguientes preguntas pudieran ayudar al lector o lectora a discernir a la hora de vestirse:

1)¿Es demasiado corto? ¿Demasiado pegado? ¿Demasiado delgado?

2)Si alguien me mira, ¿hacia dónde se van sus ojos de manera natural?

3)¿Adónde quiero que me miren los hombres?

4)¿Hay escritos o pinturas en mi ropa que enfatizan partes privadas de mi cuerpo?

5)Cuando doblo las piernas o me inclino hacia adelante, ¿qué muestro?

Creo que muchos no se hacen estas preguntas porque precisamente la vestimenta está siendo usada para destacar áreas particulares del cuerpo, y para provocar que los ojos se vayan detrás de esa persona al momento de ser observada. Nancy Leigh DeMoss, en su libro “Mirror, Mirror on the Wall”, nos dice que: “Tu ropa debe ser los suficientemente estrecha para mostrar que eres una mujer, y lo suficientemente suelta para mostrar que eres una dama”. Creo que esa es una buena recomendación a tomar en cuenta a la hora de determinar cómo lucir.

A la hora de vestirnos, debemos considerar que comenzamos a pecar cuando entramos en una de estas áreas:

  • Ostentación; esto habla de aquello que es excesivo, extremo y lujoso, y que es exhibido con la intención de que otros me consideren superior o de mejor estatus.
  • Las formas unisex las consideramos inapropiadas y potencialmente pecaminosas, porque son contrarias al diseño de Dios. Dios ha querido establecer claramente desde el principio la diferenciación entre lo que es femenino y lo que es masculino.
  • Lo sensual obviamente lo consideramos pecaminoso, porque despierta la lujuria.

Unas palabras de consejo para nuestras mujeres.

¿Por qué prestar tanta atención a la parte externa del cuerpo, cuando Dios nos ha llamado a cuidar nuestro ser interior? Prestemos atención a lo que la Palabra nos dice en 1 Pedro 3:3-4 : “Y que vuestro adorno no sea externo: peinados ostentosos, joyas de oro o vestidos lujosos, sino que sea el yo interno, con el adorno incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios”. Sin lugar a dudas, lo externo siempre será una afirmación clara de lo que soy en mi interior, no importa si es mi hablar, mi vestir o mi conducta.

En ocasiones escuchamos a alguien decir que “se siente bien ante el Señor”, pero que no ha podido estar bien delante de los hombres. Queremos recordar que si nosotros no estamos bien delante de los hombres, es muy posible que no estemos bien delante de Dios. La mejor prueba de esto es el texto de 2 Corintios 8:21 , que dice“pues nos preocupamos por lo que es honrado no solo ante los ojos del Señor sino también ante los ojos de los hombres”. Dios nos ha mandado a mantener una conducta irreprochable ante los hombres que en algún momento pudieran llegar a conocerle.

Sobre la modestia a la hora de vestir, creo que sería bueno pensar si alguien revisara mi closet, ¿qué descubriría acerca de mi corazón? Cuando salgo vestida a la calle, y otros me ven y sus ojos se van tras mi figura, ¿cuál sería el mensaje que mi imagen está proyectando? ¿Cuál es la invitación que mi cuerpo está haciendo a otros? Creo que estas preguntas son de capital importancia, sobre todo si vamos a afirmar que Cristo es el Señor de mi vestimenta, al igual que el Señor del resto de mi vida. El señorío de Cristo o es ejercido sobre toda la vida, o no es ejercido en lo más mínimo.

Como conclusión, C.J. Mahaney tiene un mensaje de particular importancia que podemos escuchar en el siguiente video:

2 comentarios

  1. Excelente artículo , es necesario practicar la modestia en nuestras vidas como una clara evidencia del señorío de Cristo en nuestras vidas_Dios siga bendiciendo al Ps. Miguel Nuñez y al ministerio Integridad y Sabiduría.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *