La más noble labor

la-mas-noble-labor

¿Qué es, pues, Apolos? Y ¿qué es Pablo? Servidores mediante los cuales vosotros habéis creído, según el Señor dio oportunidad a cada uno. 6 Yo planté, Apolos regó, pero Dios ha dado el crecimiento. 7 Así que ni el que planta ni el que riega es algo, sino Dios que da el crecimiento. 8 Ahora bien, el que planta y el que riega son una misma cosa, pero cada uno recibirá su propia recompensa conforme a su propia labor. 9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. 1ª Corintios 3:5-9

Este pasaje debe impactar la perspectiva de aquel a quien se le haya privilegiado con la distinción de ser llamado por Dios a “colaborar” con Él en el cuidado de Su rebaño. Todos los pastores somos tentados a pensar que “somos alguien” por nuestra posición, que somos merecedores de alguna distinción especial de parte del pueblo de Dios. Algunos hasta pudieran sentir que los resultados en sus iglesias se deben a que ellos han hecho una buena labor como pastores y líderes. Pero este texto del apóstol Pablo, refiriéndose a los líderes que sirven en la iglesia, nos pone a todos en un plano sumamente acertado: “… ni el que planta ni el que riega es ALGO…” Yo necesito escuchar esa frase una y otra vez. Me ubica y me recuerda quien soy realmente y cual es mi verdadera contribución a ese proceso. Me llama a recordar que en Cristo ya soy aceptado como Su hijo, a pesar de que en mí nunca ha habido ni habrá ningún mérito digno de esa aceptación.

A Él le place llevar a cabo Su obra y cuidar de “Su labranza” por medio de colaboradores imperfectos y limitados como yo.

Pero además, este texto me ilustra la grandiosa labor a la que he sido llamado como un simple siervo del Rey y Señor de todo. Pablo describe a los líderes – incluyéndose a sí mismo – como “…colaboradores de Dios”. Es increíble, ¿quién soy yo para que nuestro Dios me llame a ser Su “colaborador”? Sé que no me necesita y sé que Él es el que hace toda la obra por medio de Su gracia y poder. Entonces, ¿para qué llamarme? Esa es una de las razones por las que nuestro Dios es asombroso y completamente distinto a nosotros. A Él le place llevar a cabo Su obra y cuidar de “Su labranza” por medio de colaboradores imperfectos y limitados como yo. Nos llama porque nos ama como sus hijos para encomendarnos una labor que es a su vez hermosa y tremenda. Estamos llamados a ayudar a cultivar los campos de nuestro Padre y Señor.

El llamado de Dios a los pastores y líderes de la iglesia es precisamente a colaborar con Dios en su labranza, pero el medio principal para llevar a cabo esa labor es precisamente la predicación de su Palabra y del glorioso Evangelio de la Gracia de Dios.

Es ese sentido de gran privilegio y responsabilidad que inspira el tema de nuestra 3ª Conferencia para Pastores y Líderes “Fieles a Su llamado 2015”. En este año hemos decidido concentrarnos en “La noble labor”, una labor a la vez grandiosa y tremenda a la cual nos ha llamado nuestro Señor como sus colaboradores y siervos. Estamos en un tiempo histórico en que Dios está refrescando el apetito de los creyentes a una nueva Reforma en Latinoamérica. Una reforma en donde se recupere la primacía de la exposición de la Palabra de Dios como la semilla y alimento absolutamente necesario y suficiente para la edificación de Su Santa Iglesia. El llamado de Dios a los pastores y líderes de la iglesia es precisamente a colaborar con Dios en su labranza, pero el medio principal para llevar a cabo esa labor es precisamente la predicación de su Palabra y del glorioso Evangelio de la Gracia de Dios. Entender ese llamado ayuda grandemente a enfocar correctamente nuestro ministerio.

 La labor del pastor es muy sencilla, fuimos llamados a hacer discípulos por medio de la predicación efectiva de la Palabra de Dios

El llamado del pastor no es a tener éxito siendo capaz de reunir una buena cantidad de personas en una congregación, no es llegar a ser un predicador reconocido, ni lograr formar múltiples ministerios en la iglesia. La labor del pastor es muy sencilla, fuimos llamados a hacer discípulos por medio de la predicación efectiva de la Palabra de Dios, al grado que los creyentes maduran y dan fruto como verdaderos discípulos de Cristo. La función de un campesino es trabajar un campo para que reciba la semilla y bajo el cuidado permanente y el riego adecuado, ese campo produzca una cosecha de fruto para el dueño de la labranza. Esa es una ilustración del discipulado efectivo, uno que está basado en la instrucción continua de la Palabra de Dios. Ese fue el tema de nuestra Conferencia el año pasado.

“La única verdadera medida del éxito de un ministerio es la calidad (el grado de madurez y fruto) de los discípulos que produce”

Nuestro invitado especial de este año, el pastor Miguel Núñez, ha descrito la efectividad del ministerio pastoral de esta forma: “La única verdadera medida del éxito de un ministerio es la calidad (el grado de madurez y fruto) de los discípulos que produce”. Ese fruto no se logra necesariamente por seguir métodos prácticos. El pasaje de 1ª. Corintios mencionado nos indica que es Dios mismo el que da el crecimiento de la cosecha. Entonces, nos damos cuenta que lo que ese colaborador necesita es simplemente ser fiel al llamado que se le encomienda, y esa fidelidad es producto de un corazón humilde y sumiso que permanece dependiendo de la gracia, poder y dirección de su Señor. En otras palabras, el fruto y, por lo tanto el éxito, de una labor pastoral depende en gran medida del carácter del pastor y de su comunión con el Dios que lo llamó como su siervo. Y ese será el énfasis de nuestra conferencia este año.

Quiero aprovechar entonces para invitar a los ministros del evangelio y a todos los siervos que tienen el privilegio de trabajar de alguna forma a considerar asistir a Fieles a Su llamado 2015 en Ciudad Juárez, Chihuahua, México. Acompáñenos a explorar juntos las características de lo que significa haber sido llamados a tan suprema “Noble labor”. Para más informes por favor visite nuestra página en www.fielesasullamado.com.


Nota del Editor: El pastor Miguel Núñez estará participando de “La Noble Labor”  los días 12-14 de Agosto, 2015. “La Noble Labor” es la 3ª Conferencia para pastores y líderes Fieles a Su Llamado organizada por el pastor Carlos Contreras, pastor principal de la iglesia Gracia Soberana de Cd. Juárez, también contará con la presencia de Jeff Purswell, decano del Colegio de Pastores de Gracia Soberana, Bob Kauflin, director de Sovereign Grace Music y Jonathan Jerez, líder de adoración y canta-autor de nuestra iglesia (IBI).  

2 comentarios

  1. Exelentísima exposición y permita el Señor de los campos que envíe más obreros completos, maduros y con exelencia doctrinal a la mies; saludos y mis más sinceras felicitaciónes

  2. bendiciones pastor, yo estoy saliendo de una iglesia con es tipo de doctrina, yo le pedí al Señor que me pusiera predicadores de sana doctrina y pues me puso este sitio y que volvier a la senda antigua. todavía me está aclarando muchas dudas, está fuerte la apostasia y las iglesias están siendo contaminadas grandemente, yo le doy gracias a mi Padre por ir abriendo mis ojos. yo les mando una palabra de bendición y gratitud. y los amo en el amor de Jesucristo.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *