Inicio Blog La fe sin obras está muerta

La fe sin obras está muerta

1101
0

Pasaje Bíblico: Santiago 2:14-17

Compartir

¿De qué sirve, hermanos míos, si alguno dice que tiene fe, pero no tiene obras? ¿Acaso puede esa fe salvarlo? Si un hermano o una hermana no tienen ropa y carecen del sustento diario, y uno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais lo necesario para su cuerpo, ¿de qué sirve? Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta.” (Santiago 2:14-17)

 

Si soy salvo por fe y no por obras, ¿por qué en Santiago dice que la fe sin obras es muerta? ¡Porque es verdad! La realidad es que si tu verdaderamente has puesto tu fe en Cristo como Señor y Salvador, has sido regenerado y dado una nueva naturaleza. Esa nueva naturaleza es dada por medio de la morada del espíritu la cual cambia tu forma de ver la vida, sentir, y pensar y luego, de forma natural, te incentiva a hacer obras de bien, no para ganarte tu salvación, sino como respuesta a ser salvo.

Déjame ilustrar con algo que vi cuando estaba muy pequeño. Mi padre llegó a plantar matas de rosa macho que no producían rosas. Eventualmente, las injertó con otras matas de rosas que sí producían rosas abriendo tallos de la mata macho e insertando un pedacito adentro de la mata que si producía. Varios meses después, vi la mata de rosas macho producir rosas incluso más hermosas que la mata anterior. ¿Que trabajo o esfuerzo le tocó hacer para producir flores? Absolutamente nada. Estaba produciendo flores porque su naturaleza había sido cambiada por medio de un injerto. El cristiano ha sido “injertado” con el Espíritu Santo que ha venido a morar en el. Como su naturaleza cambió, su nueva naturaleza va a generar frutos sin esfuerzo. Como dirían los reformadores, si no hay santificación–en este caso, si no hay frutos producidos–tampoco hubo justificación.

Santiago no escribió una carta al aire, a quien le pueda interesar; el la escribió para responder a problemas particulares que estaba teniendo la iglesia en Jerusalén. Uno de esos problemas era que esta iglesia estaba compuesta de mayormente judíos que se habían convertido. Por esto, existían personas que creían que eran salvas pero no hacían nada por el prójimo ni tenían obras que demostraban conversión genuina. La respuesta de Santiago a esta situación fue, “Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta. Pero alguno dirá: Tú tienes fe y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.” (Santiago 2:17-18).

Santiago dice que somos justificados por las obras porque la Palabra de Dios habla de la justificación de dos maneras: justificación ante Dios y justificación ante los hombres. Somos justificados ante los hombres por las obras porque los hombres no tienen ningún otra manera de saber quién está en la fe. Pero ante Dios, somos justificados por gracia. Efesios 2:8-9 dice “Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”. Dios nos salvó por gracia a través de nuestra fe en Cristo Jesús, algo de lo cual no puedo gloriarme porque es un don de Dios.

 

 

Tomado del podcast “No Es Tan Simple Como Parece”, episodio “Podcast 6 – “Si soy salvo por fe y no por obras, ¿por qué en Santiago dice que la fe sin obras es muerta?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.