Inicio Hasta los confines de la tierra El poder de Dios en acción

El poder de Dios en acción

1258
0

Pasaje Bíblico: Hechos 3:1-12

Compartir

El libro de Los Hechos proporciona la historia de los primeros 30 años del cristianismo, de la formación de la iglesia, y sobre este libro el pastor Miguel Núñez tiene una serie de sermones titulada Hasta Los Confines de la Tierra, ya que Jesús antes de su ascenso instruyó a sus discípulos a que le fueran testigos y llevaran el evangelio a Jersusalén, Judea, Samaria y hasta los confines de la tierra. Cada semana el pastor Núñez nos trae un mensaje basado en una  porción de este libro, por lo que esta semana el mensaje está basado en el capítulo 3, versículos del 1 al 12, y fue titulado El Poder de Dios en Acción.

La semana pasada el mensaje fue titulado Una Comunidad Llena del Espíritu Santo, basada en Hechos 2:41-47, donde se narra cómo el Espíritu Santo transformó las personas y la comunidad que escucharon el primer sermón del apóstol Pedro, lo que marcó el inicio de la formación de la iglesia. Este hecho provocó que estos hermanos se mantuvieran cerca de las ordenanzas santas y abundaran en piedad y devoción; porque el cristianismo, una vez que se admite, dispone el alma a la comunión con Dios para que nos encontremos con Él. El Espíritu Santo los llenó con tal amor que hizo que cada uno fuera para el otro como para sí mismo, que todas las cosas fueran en común, suprimiendo el egoísmo. Igualmente se dedicaban a la oración, a fin de escudriñar el corazón de Dios, conocer Su carácter, para entrar en Sus propósitos y participar de Su gloria. Así mismo, pasaban el día en adoración, que es el ofrecimiento de mi vida a Dios.  Esta iglesia no solo ofreció sus bienes materiales, ofrecieron sus vidas a Dios, eran el reflejo de lo que adoraban. Fue una comunidad llena del Espíritu Santo y a la vez testigos de Cristo.

En los versículos de hoy vemos el poder de Dios en acción. Estos versículos narran  que los apóstoles y los primeros creyentes asistían al servicio de adoración en el templo y uno de esos días Pedro y Juan se detuvieron frente a un cojo discapacitado  que colocaban a la entrada para pedir limosnas, y por dirección divina obraron un milagro en este hombre, ordenándole en el nombre de Jesús de Nazaret que se levantara, y caminando junto a los apóstoles  el hombre entró al templo saltando de alegría y alabando a Dios.  Así, si intentamos con buen propósito la sanidad de las almas de los hombres, debemos ir en el nombre de Jesucristo, llamando a los pecadores incapacitados que se levanten y anden en el camino de la santidad por fe en Él.

Es importante notar la diferencia en el modo de hacer los milagros. Nuestro Señor siempre hablaba como teniendo poder omnipotente, sin vacilar jamás para recibir la honra más grande que le fue conferida por sus milagros divinos. Pero los apóstoles referían todo al Señor y se negaban a recibir honra, excepto por ser sus instrumentos sin méritos. Esto muestra que Jesús era uno con el Padre, e igual que Él. Mientras, los apóstoles sabían que eran hombres débiles y pecadores, se reconocían dependientes en todo de Jesús, cuyo poder era el que curaba. Por lo que toda corona debe ser puesta a los pies de Cristo.

En la antigüedad se consideraba a los discapacitados como una disciplina de parte de Dios, por lo que los llevaban a las puertas de los templos a pedir limosnas para su sostenimiento. En este caso el discapacitado se dirige a Pedro y Juan para pedirles alguna limosna, pero Pedro le dice que no tenía plata ni oro, pero lo que tenía le daba, y en el nombre de Jesús lo ayudó y le ordenó a que se levantara. Entonces la pregunta que surge es: que hay detrás de un nombre?, del nombre de Jesús?

Un nombre representa un carácter, una reputación y una confianza. El nombre es lo que identifica una persona y cuando se da el nombre marca el inicio de una relación.Por lo que orar en el nombre de Jesús significa que reconocemos que Él tiene toda la autoridad que le fue conferida por Dios. Él tiene el poder, el derecho y la autoridad sobre todo lo creado. Por eso también tiene poder sobre las enfermedades y las discapacidades, y Pedro y Juan oraban en nombre de Jesús, el cojo fue sanado y el nombre de Jesús fue glorificado. Este es el primer milagro de Pedro.

El milagro es una señal que señala a la majestuosidad de Jesús, por eso Juan no utiliza la palabra milagro en su evangelio, utiliza la palabra señal. Este milagro a través de Pedro representa lo que Dios puede hacer con la humanidad que está discapacitada espiritualmente. Con la limosna que Pedro y Juan le hubieran podido dar este hombre quedaría exactamente en el mismo sitio, sin embargo Dios le da algo mucho mayor con lo que le cambió su vida completa. Dios está dispuesto a cambiar nuestras vidas si lo pedimos con fe. Así como reaccionó con gozo el cojo al ver que podía caminar, así reaccionamos nosotros al ver que somos sanados espiritualmente, nos llenamos de gozo y sentimos que hemos nacido de nuevo.

Todo el pueblo que vio este milagro se maravillaba y se asombraba, por lo que Pedro, al ver esta reacción les llama la atención para ayudarlos a entender el significado del milagro, que no eran ellos lo que habían hecho esto, que era únicamente por el poder de Cristo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here